Co­mo siem­pre: el suel­do pro­me­dio

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Sea cual sea la zo­na de com­pa­ra­ción, los suel­dos en nues­tro país si­guen sien­do ba­jos. ¿Res­pon­den a los va­lo­res de mer­ca­do? Por cier­to, pe­ro po­cos ha­blan de la jus­ti­cia en aque­llo, y en va­rias pro­fe­sio­nes, di­cho con­cep­to sim­ple­men­te no exis­te.

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas (INE), pu­bli­có du­ran­te la jor­na­da del día mar­tes, el in­gre­so me­dio que re­gis­tra­ron los tra­ba­ja­do­res chi­le­nos en­tre oc­tu­bre y di­ciem­bre del año 2015.

Se­gún el INE, du­ran­te el pe­rio­do que se reali­zó el es­tu­dio, ha­bía po­co más de 7 mi­llo­nes y me­dio de per­so­nas ocu­pa­das en el país, los cua­les ob­tu­vie­ron un sa­la­rio pro­me­dio de $505.477.

Hay que acla­rar que, la ci­fra men­cio­na­da an­te­rior­men­te, es úni­ca­men­te el pro­me­dio na­cio­nal, pe­ro que dis­ta bas­tan­te de la reali­dad por re­gión del Bío Bío.

Sien­do más es­tric­tos, los $422.253 que re­ci­be en pro­me­dio el tra­ba­ja­dor de nues­tra re­gión, se ale­ja bas­tan­te de la reali­dad na­cio­nal. Pa­ra qué ha­blar de aque­llas que es­tán a más de $300 mil pe­sos de di­fe­ren­cia, co­mo la de Ma­ga­lla­nes, que tie­ne un in­gre­so me­dio en­tre hom­bres y mu­je­res de $740.561.

Pa­ra no sen­tir­nos tan mal, po­de­mos en­mar­car una dis­tan­cia me­nor con el pro­me­dio na­cio­nal, ya que hay una di­fe­ren­cia de $83.224. La ver­dad, es que sea cual sea la zo­na de com­pa­ra­ción, los suel­dos en nues­tro país si­guen sien­do ba­jos. ¿Res­pon­den a los va­lo­res de mer­ca­do? Por cier­to, pe­ro po­cos ha­blan de la jus­ti­cia en aque­llo, y en va­rias pro­fe­sio­nes, di­cho con­cep­to sim- ple­men­te no exis­te.

Nues­tro país no pue­de se­guir li­dian­do con la lu­cha de cla­ses, pe­ro pa­ra ello tam­bién se de­be tra­ba­jar en otras aris­tas, co­mo por ejem­plo, que un em­plea­dor en­tre­gue he­rra­mien­tas la­bo­ra­les a sus em­plea­dos, les fa­ci­li­te las jor­na­das de tra­ba­jo, y se vea que hay un es­fuer­zo adi­cio­nal por me­jo­rar las con­di­cio­nes que ca­da per­so­na tie­ne, aun­que –pro­ba­ble­men­te- eso no con­si­de­re un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en la re­mu­ne­ra­ción, pe­ro ha­rá que el em­plea­do ten­ga otra con­cep­ción de su si­tua­ción.

Lo an­te­rior­men­te se­ña­la­do po­dría ser un in­ten­to por al­can­zar un ideal, ya que evi­den­te­men­te lo co­rrec­to se­ría que pro­gre­si­va­men­te los suel­dos au­men­ta­ran. Así no só­lo la aten­ción se con­cen­tra­rá en las pen­sio­nes, ya que con bue­nos suel­dos, pro­ba­ble­men­te la co­ti­za­ción sea ma­yor, y qui­zá se pue­da com­ple­men­tar con el aho­rro vo­lun­ta­rio.

Es cier­to que se re­quie­re una me­jo­ra con­trac­tual, so­bre to­do en nues­tra re­gión, ya que al ser la se­gun­da zo­na geo­grá­fi­ca del país, no de­be­ría te­ner re­mu­ne­ra­cio­nes tan ‘mez­qui­nas’, ya que no re­fle­ja la im­por­tan­cia que tie­ne es­te te­rri­to­rio y lo re­le­van­te que es pa­ra la eco­no­mía na­cio­nal, co­mo por ejem­plo, en el sec­tor agrí­co­la y fo­res­tal, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la pro­vin­cia bio­ben­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.