Reac­ción tar­día del se­na­dor Har­boe

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Des­pués de leer con aten­ción la úl­ti­ma co­lum­na del se­na­dor Har­boe, “Ma­rio, don Ma­rio” pu­bli­ca­da en su Dia­rio, no pue­do de­jar pa­sar una se­rie de co­men­ta­rios que creo re­le­van­te ma­ni­fes­tar, da­do el al­to car­go que os­ten­ta y su ac­ce­so a las al­tas es­fe­ras del ac­tual Gobierno (si mal no re­cuer­do en su pro­pa­gan­da apa­re­ce siem­pre son­rien­te jun­to a la ac­tual Pre­si­den­ta).

Me sor­pren­de gra­ta­men­te su ac­tual po­si­ción fren­te a la fa­mo­sa “re­tro­ex­ca­va­do­ra” del se­na­dor Quin­ta­na y otros, ade­más de su mi­ra­da de fu­tu­ro y no de pa­sa­do. Oja­lá que sus co­le­gas lo si­gan en tal per­cep­ción.

Pe­ro lla­ma pro­fun­da­men­te la aten­ción que, fren­te a te­mas tan re­le- van­tes, ten­ga que pa­sar tan­to tiem­po pa­ra dar­se cuen­ta de los re­sul­ta­dos ge­ne­ra­dos con las po­lí­ti­cas pú­bli­cas im­ple­men­ta­das en es­tos dos úl­ti­mos años. Lo que sí es­tá cla­ro es que la fa­mo­sa má­qui­na pa­só, y co­mo di­jo la Pre­si­den­ta, la obra grue­sa es­tá com­ple­ta, só­lo fal­tan los ajus­tes.

La re­tro ya hi­zo una re­for­ma tri­bu­ta­ria que des­pués de im­ple­men­ta­da sig­ni­fi­có fre­nar la in­ver­sión y el cre­ci­mien­to, tra­yen­do só­lo in­cer­ti­dum­bre, la que has­ta los téc­ni­cos más ca­pa­ci­ta­dos de dis­tin­to co­lor po­lí­ti­co du­dan que lo­gre sus be­ne­fi­cios.

La re­tro tam­bién pa­só por la edu­ca­ción, don­de fue­ra de una se­rie de con­sig­nas va­gas co­mo el “sa­car­le los patines a al­gu­nos es­tu­dian­tes “, no de­jó con­ten­to a los es­tu­dian­tes, ni qué de­cir de los sos­te­ne­do­res, las uni­ver­si­da­des, en­tre otros. Pa­ra qué se­guir, só­lo bas­ta leer a un ex­per­to (con un cu­rrí­cu­lum in­dis­cu­ti­ble) en edu­ca­ción, Joa­quín Brun­ner, co­rre­li­gio­na­rio del par­la­men­ta­rio, quien don­de pue­de ma­ni­fies­ta que la re­for­ma es un fra­ca­so.

La re­tro es­tá fren­te al mun­do la­bo­ral, el re­sul­ta­do es­tá a la vis­ta. La ce­san­tía ha au­men­ta­do en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, y es­tas ci­fras no han si­do ma­yo­res gra­cias a la con­tra­ta­ción del sec­tor pú­bli­co (PEM) y el im­por­tan­te au­men­to de tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes (tra­ba­jo in­for­mal sin pre­vi­sión).

Aho­ra la re­tro es­tá ope­ran­do en la Cons­ti­tu­ción, lo que al pa­re­cer a ca­si a na­die in­tere­sa, con­si­de­ran­do la pau­pé­rri­ma par­ti­ci­pa­ción “ciu­da­da­na” en los ca­bil­dos, su­ma­da a la des­afor­tu­na­da de­cla­ra­ción del se­ñor In­sul­sa, don­de la in­cer­ti­dum­bre que ello ge­ne­ra equi­va­le a dos má­qui­nas tra­ba­jan­do jun­tas.

Me pre­gun­to, ¿cuál es el mí­ni­mo co­mún múl­ti­plo o el área de coin­ci­den­cias en con­jun­to con el se­na­dor Quin­ta­na, Gi­rar­di y otros ex­per­tos en de­mo­li­ción? Se­ría in­tere­san­te co­no­cer­lo.

Creo que afor­tu­na­da­men­te el chi­leno reac­cio­nó ha­ce mu­cho tiem­po en con­tra de la fa­mo­sa re­tro­ex­ca­va­do­ra, es­tán a la vis­ta los re­sul­ta­dos que mues­tran las en­cues­tas, só­lo la­men­ta­mos que au­to­ri­da­des co­mo el se­ñor Har­boe ha­yan reac­cio­na­do tan tar­día­men­te a es­tos he­chos, aun­que, más va­le tar­de que nun­ca. Pe­ro la­men­ta­ble­men­te, co­mo di­jo un co­lum­nis­ta ha­ce po­co “los apu­ros pa­san y las em­ba­rra­das que­dan (usó otro tér­mino más ex­plí­ci­to)”.

Siem­pre es tiem­po de rec­ti­fi­car y cons­truir el fu­tu­ro, la ta­rea va a ser lar­ga, pe­ro Chi­le pue­de. Ro­dri­go Va­len­zue­la Cer­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.