Pro­fe­sor ga­na jui­cio de tu­te­la la­bo­ral en con­tra de je­fe DAEM an­ge­lino

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - POLÍTICA - Marcos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Des­de el mu­ni­ci­pio des­es­ti­ma­ron los car­gos y ase­gu­ra­ron que ape­la­rán al fa­llo.

Una vic­to­ria ju­di­cial ob­tu­vo el pa­sa­do mar­tes el do­cen­te del sis­te­ma edu­ca­cio­nal an­ge­lino, Juan Marcos Díaz, quien du­ran­te el mes de abril en­ta­bló un jui­cio de tu­te­la la­bo­ral en con­tra del je­fe del De­par­ta­men­to de Edu­ca­ción Mu­ni­ci­pal (DAEM), Car­los Lang, por el car­go de vul­ne­ra­ción de de­re­chos fun­da­men­ta­les en el tra­ba­jo.

El fa­llo, re­suel­to el pa­sa­do mar­tes en el Juz­ga­do de Le­tras del Tra­ba­jo de la co­mu­na, es­ti­mó que la de­ci­sión de re­ubi­car al pro­fe­sor en un car­go de me­nor je­rar­quía, fue una trans­gre­sión a sus de­re­chos la­bo­ra­les, ya que se le hi­zo per­der su ca­li­dad de do­cen­te de car­go di­rec­ti­vo, si­tua­ción que le pro­vo­có un me­nos­ca­bo que lo afec­tó fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te.

Es­ta si­tua­ción fue ex­pli­ca­da por su abo­ga­do, Juan Fran­cis­co Are­llano, quien na­rró la de­gra­da­ción pro­fe­sio­nal de la que ha­bría si­do víc­ti­ma el do­cen­te y que fue acre­di­ta­da en el li­ti­gio. “El ca­so se cen­tra en una re­ubi­ca­ción ile­gí­ti­ma de su car­go, pa­san­do del pues­to ad­ju­di­ca­do por concurso pú­bli­co co­mo ins­pec­tor ge­ne­ral, a uno de me­nor im­por­tan­cia que es ayu­dan­te de je­fe de UTP. (…) Es­ta si­tua­ción le pro­vo­có da­ños a su in­te­gri­dad fí­si­ca y psí­qui­ca, co­mo tam­bién per­jui­cios a su hon­ra”, de­ta­lló.

So­bre si en jui­cio se pu­do es­ta­ble­cer la ar­bi­tra­rie­dad de la me­di­da adop­ta­da –su­pues­ta­men­te- por el je­fe DAEM, el jurista ex­pu­so que “no­so­tros se­ña­la­mos en la ac­ción que exis­ten in­di­cios que efec­ti­va­men­te hu­bo una suer­te de re­pre­sa­lia, ya que jus­to an­tes de un mes que se le re­ubi­ca­ra, él hi­zo una de­nun­cia en con­tra del di­rec­tor DAEM en el Con­ce­jo Co­mu­nal, en don­de da­ba cuen­ta de las irre­gu­la­ri­da­des en su de­sig­na­ción”, ar­gu­men­tó.

CON­SE­CUEN­CIAS DEL FA­LLO

En­tre las me­di­das re­pa­ra­to­rias que dis­pu­so la re­so­lu­ción ju­di­cial por la vul­ne­ra­ción de de­re­chos, acre­di­ta­da en jui­cio, se cuen­ta una in­dem­ni­za­ción eco­nó­mi­ca de 12 mi­llo­nes de pe­sos por el da­ño mo­ral, la re­po­si­ción a su an­ti­guo pues­to la­bo­ral co­mo ins­pec­tor ge­ne­ral en el Li­ceo In­dus­trial, y la pre­sen­ta­ción de dis­cul­pas pú­bli­cas por par­te del di­rec­tor DAEM a tra­vés del me­dio im­pre­so, La Tri­bu­na.

El abo­ga­do del do­cen­te apro­ve­chó es­te pun­to pa­ra re­sal­tar el fa­llo, sos­te­nien­do que “si bien el fa­llo no se en­cuen­tra fir­me y eje­cu­to­ria­do, es de­cir, se pue­de pe­dir re­ver­tir, re­pre­sen­ta to­do un pre­ce­den­te en la co­mu­na. Por lo an­te­rior, es­pe­ro que sir­va co­mo ejem­plo pa­ra to­do los pro­fe­so­res que su­fren vul­ne­ra­ción de sus de­re­chos”, sen­ten­ció.

RES­PUES­TA DES­DE DAEM

Con la fi­na­li­dad de co­no­cer la po­si­ción del mu­ni­ci­pio an­ge­lino y más pre­ci­sa­men­te del alu­di­do, Dia­rio La Tri­bu­na se en­tre­vis­tó con el di­rec­tor del DAEM, Car­los Lang, en su ofi­ci­na si­tua­da en ca­lle Co­lo Co­lo.

La pri­me­ra con­sul­ta efec­tua­da al je­fe DAEM, con­sis­tió en su res­pon­sa­bi­li­dad en la re­ubi­ca­ción del do­cen­te, Juan Marcos Díaz. An­te lo cual, Lang con­tes­tó que “los pro­ce­sos en don­de Díaz fue asig­na­do, só­lo se me co­mu­ni­ca­ron, más que yo lo de­ci­die­ra. (…) Se ba­sa to­do en una si­tua­ción le­gal, en don­de un di­rec­tor de es­ta­ble­ci­mien­to, que asu­me por 5 años, pue­de sa­car a to­do el equi­po téc­ni­co que se en­con­tra­ba a car­go, por uno que eli­ge él. Es una atri­bu­ción ex­clu­si­va”, ar­gu­men­tó.

So­bre una even­tual re­pre­sa­lia en con­tra del do­cen­te por las acu­sa­cio­nes de una de­sig­na­ción ile­gí­ti­ma del je­fe DAEM, el di­rec­ti­vo de la en­ti­dad ma­ni­fes­tó que “él ha he­cho mu­chas de­nun­cias, de di­ver­sa na­tu­ra­le­za, pe­ro yo nun­ca asu­mí és­tas de ma­ne­ra per­so­nal o de ese ti­po. (…) Es­to es un te­ma ad­mi­nis­tra­ti­vo pa­ra mí, no de otra ín­do­le”, re­sal­tó.

Por úl­ti­mo, se le pre­gun­tó a Car­los Lang si co­mo mu­ni­ci­pio se re­cu­rri­rá de nu­li­dad al fa­llo, sos­te­nien­do que “no­so­tros va­mos ape­lar a la sen­ten­cia. No quie­ro co­men­tar los de­ta­lles ju­di­cia­les, pues eso es ma­te­ria de la Uni­dad Ju­rí­di­ca del mu­ni­ci­pio. Sin em­bar­go, pue­do de­ta­llar que es­ti­ma­mos que no se co­me­tió nin­gu­na trans­gre­sión a la ley y que exis­ten prue­bas le­ga­les pa­ra ello. Co­mo tam­bién que no hu­bo hos­ti­ga­mien­to la­bo­ral y me­nos una si­tua­ción de me­nos­ca­bo al se­ñor Díaz”, sen­ten­ció.

Juan Fran­cis­co Are­llano,

EL DO­CEN­TE -EN SU MO­MEN­TO- de­nun­cia­ba arre­glos en la elec­ción de los car­gos di­rec­ti­vos DAEM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.