Can­di­da­to a con­ce­jal ca­bre­rino se de­fien­de tras de­ten­ción por mal­tra­to fa­mi­liar

A su vez, agra­de­ció el apo­yo re­ci­bi­do por los di­ri­gen­tes re­gio­na­les de la UDI, quie­nes lo res­pal­da­ron en la pos­tu­la­ción.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Marcos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Ape­sar de ha­ber si­do de­te­ni­do y pa­sa­do a con­trol de de­ten­ción –la jor­na­da de ayer- por agre­sión en con­tra de su es­po­sa, el can­di­da­to a con­ce­jal por Ca­bre­ro, Luis San Mar­tín (UDI), se mos­tró tran­qui­lo al ser abor­da­do por La Tri­bu­na, mo­men­to en que in­ten­tó ex­pli­car có­mo ocu­rrie­ron los he­chos, sus­ci­ta­dos el re­cien­te fin de se­ma­na.

Fue así que el po­lí­ti­co gre­mia­lis­ta le ba­jó el per­fil a los car­gos impu­tados en el Juz­ga­do de Ga­ran­tía de la co­mu­na, sos­te­nien­do que “tu­vi­mos una dis­cu­sión aca­lo­ra­da, que ter­mi­nó en lo que po­dría­mos lla­mar un for­ce­jeo. Es­to ocu­rrió, es­pe­cí­fi­ca­men­te, cuan­do ella me ti­ró el pe­lo, an­te lo cual yo reac­cio­né ras­gu­ñán­do­le la mu­ñe­ca, si­tua­ción que fue cons­ta­ta­da co­mo le­sión me­nor por los uni­for­ma­dos”, pun­tua­li­zó.

En ba­se a los di­chos, se le lla­mó a pre­ci­sar si se po­dría ha­blar só­lo de una “dis­cu­sión aca­lo­ra­da”, pues fue­ron sus ve­ci­nos los que lla­ma­ron a la po­li­cía, tras es­cu­char los gri­tos de su pa­re­ja. An­te lo cual, el po­lí­ti­co ex­pu­so que “no ne­ce­sa­ria­men­te, pues yo ha­blo fuerte y por lo ge­ne­ral me di­cen que ba­je la voz. Ob­via­men­te –en su mo­men­to- es­tá­ba­mos gri­tan­do, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca ha­ber­la mal­tra­ta­do, co­mo por ejem­plo gol­pear­la en la ca­be­za y de­jar­la con he­ma­to­mas”, ex­pli­có.

A raíz de la de­ci­sión del tri­bu­nal de so­me­ter­lo a un tra­ta­mien­to de con­trol de la ira, co­mo me­di­da pre­cau­to­ria, se le pre­gun­tó al pos­tu­lan­te a edil si se con­si­de­ra­ba una per­so­na vio­len­ta, so­bre lo cual res­pon­dió que “yo re­co­noz­co que ten­go el tem­pe­ra­men­to al­to, que soy muy apa­sio­na­do. Por ello, ac­ce­do vo­lun­ta­ria­men­te a es­te tra­ta­mien­to. (…) Sin em­bar­go, es­to no quie­re de­cir que sea un ti­po vio­len­to”, ase­gu­ró.

So­bre si una per­so­na con an­te­ce­den­tes por mal­tra­to fa­mi­liar pue­de os­ten­tar un car­go pú­bli­co, so­bre to­do una la­bor fis­ca­li­za­do­ra de con­ce­jal, el re­pre­sen­tan­te de la UDI al Con­ce­jo Co­mu­nal ma­ni­fes­tó que “yo es­toy tre­men­da­men­te arre­pen­ti­do de lo que su­ce­dió. (…) Creo que to­dos so­mos hu­ma­nos, no soy un de­lin­cuen­te. (…) Creo que bajo nin­gún pun­to yo no po­dría es­tar ap­to pa­ra asu­mir un car­go pú­bli­co. Es­pe­ro que la gen­te me mi­re des­de el pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal, en don­de he desa­rro­lla­do di­ver­sas ges­tio­nes”, ar­gu­men­tó.

An­te una even­tual ba­ja­da de su can­di­da­tu­ra, de­bi­do a una po­si­ble san­ción mo­ral de la ciu­da­da­nía, el as­pi­ran­te a con­ce­jal ex­pre­só que “eso lo voy a eva­luar en su mi­nu­to, pe­ro só­lo re­vi­sa­ré mi de­cli­na­ción en pos de sal­va­guar­dar a mi fa­mi­lia, es de­cir, que tan­to mi mu­jer co­mo mis hi­jas no re­sul­ten ex­pues­tas”, co­men­tó.

Por úl­ti­mo, se le con­sul­tó si vo­ta­ría por un can­di­da­to cu­yo par­ti­do ha­bla del res­pe­to por la fa­mi­lia, pe­ro al mis­mo tiem­po es pro­ta­go­nis­ta de in­ci­den­tes de vio­len­cia con­tra su mu­jer. An­te ello, el pos­tu­lan­te a edil co­men­tó que “exis­ten otros can­di­da­tos que no vio­len­tan a na­die y no se ven in­vo­lu­cra­dos en co­sas así, pe­ro tie­nen otro ti­po de pro­ble­mas más se­rios, co­mo co­rrup­ción o am­bi­ción só­lo por las lu­cas del car­go”, alu­dió.

Ca­be des­ta­car, que el can­di­da­to a con­ce­jal fue res­pal­da­do por los di­ri­gen­tes gre­mia­lis­tas de la re­gión, si­tua­ción que agra­de­ció en el con­tac­to con La Tri­bu­na, he­cho que mar­có una di­fe­ren­cia con el ca­so re­gis­tra­do en el Mau­le, en don­de el di­ri­gen­te lo­cal del par­ti­do y tam­bién can­di­da­to a edil, Matías Huer­ta (UDI), de­bió ba­jar su pos­tu­la­ción por el re­vue­lo cau­sa­do a ni­vel na­cio­nal.

POS­TU­LAN­TE A EDIL ma­ni­fes­tó que eva­lua­rá su ba­ja­da, só­lo pa­ra evi­tar que su fa­mi­lia re­sul­te ex­pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.