Le­yes pa­ra la des­cen­tra­li­za­ción: re­tro­ce­der nun­ca, ren­dir­se ja­más

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Cris­tián Fuen­tes V. Aca­dé­mi­co de la Es­cue­la de Cien­cia Po­lí­ti­ca Uni­ver­si­dad Cen­tral

Tal co­mo el mi­nis­tro del in­te­rior fran­cés Gas­ton Def­fe­rre en­vió al Par­la­men­to en 1981 las le­yes de des­cen­tra­li­za­ción y se ju­gó a fon­do por su apro­ba­ción, abrien­do una nue­va eta­pa en el país que ha­bía in­ven­ta­do el Es­ta­do uni­ta­rio, los go­bier­nos no pue­den de­sen­ten­der­se de una re­for­ma tan im­por­tan­te de­jan­do al Le­gis­la­ti­vo la res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va de su tra­mi­ta­ción.

Es cier­to que la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let es­tá cum­plien­do su com­pro­mi­so, po­nien­do su­ma ur­gen­cia al pro­yec­to que per­mi­ti­rá ele­gir di­rec­ta­men­te a los go­ber­na­do­res re­gio­na­les, pe­ro fal­tan to­da­vía bue­na par­te de los cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra re­par­tir de ma­ne­ra más equi­li­bra­da el po­der en Chi­le, fa­ci­li­tan­do re­cur­sos, com­pe­ten­cias y ca­pa­ci­da­des pa­ra que los en­tes te­rri­to­ria- les pue­dan de­ci­dir e im­pul­sar su pro­pio desa­rro­llo.

Por ello, el Eje­cu­ti­vo no pue­de de­jar li­bra­da a su suer­te un con­jun­to de ini­cia­ti­vas que re­quie­ren su con­ven­ci­mien­to y apo­yo cons­tan­te, pues­to que es el úni­co que tie­ne la fuer­za pa­ra re­mo­ver cual­quier obs­tácu­lo y per­sua­dir a los in­de­ci­sos. Aquí no re­sul­ta de­cir: “no­so­tros hi­ci­mos lo que te­nía­mos que ha­cer, aho­ra les to­ca a us­te­des”.

Pa­ra trans­for­mar a la so­cie­dad se ne­ce­si­ta dis­ci­pli­na y li­de­raz­go, así co­mo pa­ra sos­te­ner en el tiem­po esas mo­di­fi­ca­cio­nes se pre­ci­sa una am­plia par­ti­ci­pa­ción de la po­bla­ción. Una no es po­si­ble sin la otra y, pa­ra las dos, es im­pres­cin­di­ble la de­ci­sión de quien re­pre­sen­ta en su ins­tan­cia más al­ta a la so­be­ra­nía po­pu­lar, so­bre to­do en un sis­te­ma tan pre­si­den­cia­lis­ta co­mo el nues­tro. Más aún cuan­do el Con­gre­so chi­leno se mues­tra tí­mi­do y po­co en­tu­sias­ta.

La di­ná­mi­ca des­cen­tra­li­za­do­ra no ha­bría si­do exi­to­sa en Fran­cia sin una ma­yo­ría po­lí­ti­ca que la sus­ten­ta­ra. En aque­lla ex­pe­rien­cia fue la coa­li­ción de so­cia­lis­tas y co­mu­nis­tas –que en nues­tro ca­so de­bie­ra re­pre­sen­tar a la Nue­va Ma­yo­ría– la prin­ci­pal im­pul­so­ra, a pe­sar de que mu­chas ve­ces apa­re­ce la de­re­cha opo­si­to­ra co­mo la prin­ci­pal de­fen­so­ra.

Sin em­bar­go, la su­pues­ta trans­ver­sa­li­dad que pa­re­cie­ra con­ci­tar el res­pal­do a es­ta pro­pues­ta se in­vier­te cuan­do pri­man los te­mo­res de los par­ti­dos y del cen­tra­lis­mo a per­der con­trol e in­fluen­cia.

Es pre­ci­sa­men­te en ese mo­men­to cuan­do La Mo­ne­da de­be in­vo­lu­cra­se con ma­yor de­ci­sión, así co­mo la ciu­da­da­nía de­be pre­sio­nar a sus re­pre­sen­tan­tes pa­ra que sean con­se­cuen­tes con el man­da­to de­mo­crá­ti­co del que son de­po­si­ta­rios.

Que­da to­da­vía un lar­go ca­mino por re­co­rrer, aun­que no hay vuel­ta atrás in­clu­so si el pro­ce­so se es­tan­ca. Los avan­ces y re­tro­ce­sos – que na­tu­ral­men­te pue­den ocu­rrir en mu­ta­cio­nes tan com­ple­jas co­mo es­tas que in­vo­lu­cran no só­lo es­truc­tu­ras, sino tam­bién cos­tum­bres, há­bi­tos y men­ta­li­da­des muy arrai­ga­das– de­ben ser con­si­de­ra­dos co­mo fa­ses de un trans­cur­so con­ti­nuo, cu­ya ba­se es una alian­za es­tra­té­gi­ca en­tre el Es­ta­do y sus ciu­da­da­nos, dis­pues­tos a per­sis­tir en la pro­mo­ción de ob­je­ti­vos co­mu­nes sin que una di­fi­cul­tad co­yun­tu­ral de­bi­li­te la vo­lun­tad pues­ta en esa ta­rea.

Por cier­to, las pa­la­bras se las lle­va el vien­to si no se acom­pa­ñan de ac­tos que las con­vier­tan en he­chos con­cre­tos.

Pa­ra trans­for­mar a la so­cie­dad se ne­ce­si­ta dis­ci­pli­na y li­de­raz­go, así co­mo pa­ra sos­te­ner en el tiem­po esas mo­di­fi­ca­cio­nes se pre­ci­sa una am­plia par­ti­ci­pa­ción de la po­bla­ción. Una no es po­si­ble sin la otra y, pa­ra las dos es im­pres­cin­di­ble la de­ci­sión de quien re­pre­sen­ta en su ins­tan­cia más al­ta a la so­be­ra­nía po­pu­lar, so­bre to­do en un sis­te­ma tan pre­si­den­cia­lis­ta co­mo el nues­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.