Cum­plea­ños de Ber­nar­do O’hig­gins

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ch­ris­tian Sla­ter Es­ca­ni­lla Co­ro­nel (R)

Es­te sá­ba­do, le­yen­do preo­cu­pan­tes y ver­gon­zo­sas no­ti­cias del ám­bi­to na­cio­nal, me acor­dé de un gran hom­bre y le es­cri­bí una car­ta. Le con­té lo di­fí­cil que es­tán las co­sas en su ama­da Pa­tria. Es­ta tie­rra don­de, gra­cias a él, to­dos los na­ci­dos en ella -in­dios, mes­ti­zos o crio­llos- des­de 1818 so­mos li­bres y nos po­de­mos lla­mar chi­le­nos. La car­ta es bas­tan­te ex­ten­sa, pe­ro me per­mi­to ha­cer­le lle­gar un re­su­men:

Don Ber­nar­do, ¿se acuer­da de sus pri­me­ros días de dipu­tado por Los Án­ge­les? Re­cién lle­ga­do a Chi­le ya us­ted les en­se­ña­ba a los agri­cul­to­res nue­vas téc­ni­cas pa­ra me­jo­rar las co­se­chas.

Esos dipu­tados de 1811 que lo acom­pa­ña­ron en el pri­mer con­gre­so uni­ca­me­ral eran una jo­yi­ta. Hoy, al­gu­nos de ellos, les pe­gan a las mu­je­res, in­sul­tan a las se­ño­ras, tra­tan gro­se­ra­men­te a los em­pre­sa­rios, se em­pu­jan en­tre ellos o per­si­guen a los mi­li­ta­res. En eso úl­ti­mo es­te país no ha cam­bia­do en na­da. Ha­cer­lo, so­bre to­do en épo­ca de elec­cio­nes, siem­pre da bue­nos di­vi­den­dos po­lí­ti­cos.

Su exi­lio en Pe­rú por 19 años y otros 27 años pa­ra que el Con­gre­so se pu­sie­ra de acuer­do en re­pa­triar sus res­tos, us­ted lo vi­vió en carne pro­pia. Por 46 años le di­mos la es­pal­da y lo de­ja­mos aban­do­na­do en Pe­rú.

Nues­tros her­ma­nos pe­rua­nos les die­ron una lec­ción a los chi­le­nos. Lo cui­da­ron, le die­ron los ho­no­res que se me­re­cía y de­mos­tra­ron ser más agra­de­ci­dos que no­so­tros. Us­ted era un ti­po es­pec­ta­cu­lar. Ha­bía que ale­jar­lo de Chi­le.

En me­nos de 10 años, co­mo ma­són, pa­trio­ta, agri­cul­tor, hua­so, dipu­tado, po­lí­ti­co, sol­da­do, hé­roe y co­mo di­rec­tor su­pre­mo nos dio la li­ber­tad, sen­tó las ba­ses de la edu­ca­ción, or­ga­ni­zó la Re­pú­bli­ca y su ejér­ci­to, nos dio una ban­de­ra y una Cons­ti­tu­ción, creó la pri­me­ra Es­cua­dra Na­cio­nal, im­pul­só la Ex­pe­di­ción Li­ber­ta­do­ra al Pe­rú, le dio la li­ber­tad a los es­cla­vos, do­mi­nó el mar des­de el Es­tre­cho de Ma­ga­lla­nes has­ta Ca­li­for­nia y con ello ais­ló a los rea­lis­tas, per­mi­tien­do la in­de­pen­den­cia de gran par­te de Amé­ri­ca. Só­lo un pa­trio­ta po­dría ha­ber lo­gra­do al­go así. Un lí­der que nos con­ta­gió ex­clu­si­va­men­te con su ejem­plo.

Lás­ti­ma que hom­bres co­mo us­ted se dan ca­da 100 o 200 años.

Aun­que es­te 20 de agos­to po­cos se acor­da­ron, ¡fe­liz cum­plea­ños, es­ti­ma­do ge­ne­ral Ber­nar­do O’hig­gins Ri­quel­me!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.