Por con­tri­bu­cio­nes: más de 2900 mi­llo­nes se han re­cau­da­do el pri­mer se­mes­tre

La re­cau­da­ción to­tal a ni­vel pro­vin­cial su­peró los 3.900 mi­llo­nes de pe­sos.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - ECONOMÍA -

La re­cau­da­ción en Los Án­ge­les, por con­cep­to de con­tri­bu­cio­nes de bie­nes raí­ces, al­can­zó los 2.918 mi­llo­nes de pe­sos du­ran­te es­te pri­mer se­mes­tre, lo que re­pre­sen­ta un au­men­to de un 1,8% en com­pa­ra­ción al 2015.

En las ci­fras de es­te pri­mer se­mes­tre, a ni­vel pro­vin­cial, el to­tal re­cau­da­do en las 14 co­mu­nas fue de $3.900 mi­llo­nes, don­de, sin con­tar a Los Án­ge­les, fue la co­mu­na de Na­ci­mien­to la que ob­tu­vo la ma­yo­ría de in­gre­sos, con la su­ma de $ 255.067.000 mi­llo­nes, lo que equi­va­le a un 6,52% del to­tal pro­vin­cial.

Ha­ce unos días, al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción na­cio­nal in­for­ma­ban so­bre el au­men­to de los in­gre­sos en las con­tri­bu­cio­nes. Pa­ra co­no­cer de­ta­lla­da­men­te el por qué de di­cho fe­nó­meno, el je­fe de gru­po de eva­lua­ción del Ser­vi­cio Im­pues­tos In­ter­nos (SII) Los Án­ge­les, ex­pli­có los fac­to­res del por qué se da es­te au­men­to.

“Se­gún la Ley de im­pues­to te­rri­to­rial, ca­da cua­tro años el Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos tie­ne que lle­var a ca­bo un re ava­luó de los bie­nes raí­ces”, pun­tua­li­zó.

Aña­dió que es­to con­sis­te en la to­ma de mues­tras de va­lo­res de trans­fe­ren­cia de te­rreno, y a par­tir de esos va­lo­res que se pro­ce­san es­ta­dís­ti­ca­men­te, se ha­cen nue­vas ta­blas de va­lor uni­ta­rio por me­tro cua­dra­do de cons­truc­cio­nes, te­rreno, y eso even­tual­men­te po­dría ge­ne­rar una ba­ja o au­men­to en es­te va­lor del me­tro cua­dra­do.

“El ul­ti­mo reava­luó fue el pri­mer se­mes­tre de es­te año y to­mó las pro­pie­da­des agrí­co­las, en­ton­ces eso ge­ne­ró pa­ra al­gu­nos sec­to­res un au­men­to de los va­lo­res de las con­tri­bu­cio­nes”, ex­pli­có Za­mo­rano.

Asi­mis­mo, agre­gó que las con­tri­bu­cio­nes tam­bién se van mo­di­fi­can­do, re­ajus­tan­do con res­pec­to al IPC se­mes­tral­men­te, lo que pue­de sig­ni­fi­car una ba­ja o au­men­to, en es­te ca­so en los úl­ti­mos tiem­pos ha sig­ni­fi­ca­do un au­men­to, por lo tan­to, las con­tri­bu­cio­nes en ge­ne­ral tie­nen dos mo­di­fi­ca­cio­nes, uno es de los re ava­lúos y la otra de los re­ajus­tes que tie­ne con res­pec­to al IPC. En el ca­so del re­ajus­te en ba­se a IPC, es en ge­ne­ral pa­ra to­do.

Por su par­te, el reava­lúo pue­de ge­ne­rar - se­gún los au­men­to de plus­va­lía-, au­men­to por me­tro cua­dra­do de al­gu­nas pro­pie­da­des, o sig­ni­fi­car una ba­ja. Por ejem­plo, si hay un sec­tor don­de hay una mi­nus­va­lía en los va­lo­res de te­rreno, eso a la lar­ga un reava­lúo pue­de de­cre­tar una dis­mi­nu­ción en el va­lor.

POR QUÉ PRO­PIE­DA­DES SE CO­BRA CON­TRI­BU­CIO­NES

Las con­tri­bu­cio­nes se co­bran por ley de im­pues­to te­rri­to­rial, que es la ley 17.235, la que es­pe­ci­fi­ca que se va a co­brar un im­pues­to so­bre los bie­nes raí­ces. Pa­ra eso la ley de­fi­ne dos ti­pos de se­rie, la agrí­co­la y la no agrí­co­la, es­to in­de­pen­dien­te de don­de es­té ubi­ca­da la pro­pie­dad, si no que se de­ter­mi­na por su uso pre­fe­ren­te, así lo sos­tu­vo Juan Pa­blo Za­mo­rano.

En el ca­so de las pro­pie­da- des agrí­co­las, el ava­lúo de la pro­pie­dad es so­bre la cla­si­fi­ca­ción del sue­lo, en­ton­ces la ley de­ter­mi­na 12 ti­pos de sue­lo, 4 de rie­go y 8 de se­cano, en­ton­ces se da una va­lo­ri­za­ción por las con­di­cio­nes de ca­da sue­lo, los que tie­nen una me­jor con­di­ción pa­ra los cul­ti­vos de la zo­na tie­nen un ma­yor va­lor.

“Y a par­tir de esa cla­si­fi­ca­ción de sue­lo, y de la dis­tan­cia que es­tén des­de las ca­be­ce­ras co­mu­na­les, se co­bra un por­cen­ta­je de ese ava­lúo fis­cal co­mo im­pues­to. El te­rreno pue­de es­tar de­di­ca­do a un uso agrí­co­la, pe­ro, sin em­bar­go, pue­de te­ner edi­fi­ca­cio­nes co­mo gal­po­nes”, acla­ró.

A su vez, el grue­so de las pro­pie­da­des agrí­co­las, só­lo tie­ne la ta­sa­ción de los sue­los, el que es­tá da­do por una ta­bla de cla­si­fi­ca­ción, a par­tir de esa va­lo­ri­za­ción se sa­ca un por­cen­ta­je y de esa va­lo­ri­za­ción se sa­ca un por­cen­ta­je que se pa­ga en for­ma anual, en cua­tro cuo­tas.

Por otra par­te, en el ca­so de las pro­pie­da­des no agrí­co­las, es­ta­mos ha­blan­do de ha­bi­ta­cio­na­les y no ha­bi­ta­cio­na­les, la va­lo­ri­za­ción es con res­pec­to a los me­tros cua­dra­dos de te­rreno y de cons­truc­ción que tie­ne, la su­ma­to­ria de ello ha­ce el ava­lúo fis­cal y de eso se co­bran un por­cen­ta­je de im­pues­to.

Fi­nal­men­te, el je­fe de gru­po de eva­lua­ción del SII los Án­ge­les, ex­pre­só que “de acuer­do a la nor­ma­ti­va vi­gen­te, el 40% de la re­cau­da­ción del im­pues­to te­rri­to­rial va a la mu­ni­ci­pa­li­dad que lo ori­gi­na y el 60% al Fon­do Co­mún Mu­ni­ci­pal –FCM- pa­ra ser dis­tri­bui­do en­tre las co­mu­nas que ge­ne­ran me­no­res in­gre­sos”, con­clu­yó Juan Pa­blo Za­mo­rano.

LAS CON­TRI­BU­CIO­NES TIE­NEN dos mo­di­fi­ca­cio­nes, los reava­lúos y los re­ajus­tes que tie­ne con res­pec­to al IPC. Lo que pue­de sig­ni­fi­car una ba­ja o au­men­to de es­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.