Las chis­pas que sa­ca ca­rre­ra do­cen­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - In­ves­ti­ga­do­ra de Po­lí­ti­ca Edu­ca­ti­va Edu­ca­ción 2020

Ca­da vez que se echa a an­dar un en­gra­na­je, sal­ta una chis­pa: la pues­ta en mar­cha del Sis­te­ma de Desa­rro­llo Pro­fe­sio­nal Do­cen­te no se­rá ex­cep­ción. Arran­ca con ca­rre­ra do­cen­te, que de­fi­ne tra­mos de avan­ce en la tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, com­bi­nan­do ex­pe­rien­cia y re­sul­ta­dos de una par­te de la eva­lua­ción do­cen­te.

Has­ta aho­ra, los re­sul­ta­dos de la eva­lua­ción conducían, si es que, a al­gu­na fe­li­ci­ta­ción por buen desem­pe­ño; o a par­ti­ci­par de pro­ce­sos de for­ma­ción, de ser in­sa­tis­fac­to­rios. En co­le­gios sub­ven­cio­na­dos, si el sos­te­ne­dor apli­ca­ba eva­lua­cio­nes que­da­ba a su ar­bi­trio qué ha­cía (o no) con los re­sul­ta­dos. Hoy, la ca­rre­ra do­cen­te per­mi­te ho­mo­lo­gar con­di­cio­nes de pro­fe­so­res mu­ni­ci­pa­les y sub­ven­cio­na­dos; y re­co­no­ce que hay sa­be­res que se ad­quie­ren con la prác­ti­ca.

¿Qué chis­pas pue­den sal­tar con la pues­ta en mar­cha del sis­te­ma? Al me­nos dos. Si bien exis­ten compro- mi­sos de que na­die ga­na­rá me­nos que hoy, no es tan cla­ro que no se pro­duz­ca un “me­nos­ca­bo aními­co”: es­tar en tra­mo Ini­cial o de Ac­ce­so a la ca­rre­ra, des­pués de 15 o más años de ser­vi­cio, pue­de ser un gol­pe a la iden­ti­dad pro­fe­sio­nal. De eso, por lo pron­to, ca­da co­mu­ni­dad ten­drá que ha­cer­se car­go. Lo mis­mo que de las ten­sio­nes que se pue­dan ge­ne­rar en el cli­ma la­bo­ral, a pro­pó­si­to de las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les por la cla­si­fi­ca­ción. Los equi­pos do­cen­tes y di­rec­ti­vos y la co­mu­ni­dad ten­drán que bus­car ma­ne­ras de re­co­no­cer el tra­ba­jo de edu­ca­do­ras y do­cen­tes.

¿ Es ne­ce­sa­rio de­fen­der la pues­ta en mar­cha de un Sis­te­ma de Desa­rro­llo Pro­fe­sio­nal Do­cen­te? En Edu­ca­ción 2020 pen­sa­mos que sí. Es in­dis­pen­sa­ble me­jo­rar las con­di­cio­nes de for­ma­ción y ejer­ci­cio del pro­fe­so­ra­do, ac­tor cla­ve pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de la edu­ca­ción. Es cier­to que no hay re­for­ma sin pro­fe­so­res, pe­ro tam­bién que no de­be ha­ber pro­fe­so­res sin desa­rro­llo pro­fe­sio­nal. ¿ Sal­ta­rán más chis­pas? Sin du­da, por­que hay fric­ción en to­das las pie­zas del sis­te­ma. Quie­nes la pon­gan en mar­cha ten­drán la res­pon­sa­bi­li­dad de mi­ni­mi­zar los ries­gos de in­cen­dio. Lo­re­to Ja­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.