Eco­lo­gía Hu­ma­na

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Juan Se­cano Gau­cho de la Pa­ta­go­nia ra­di­ca­do en Re­re

A la ho­ra de al­muer­zo y co­mi­da, una tía muy aris­to­crá­ti­ca y que­ri­da por to­dos siem­pre te­nía un ja­rro de agua en la me­sa. Pa­ra jus­ti­fi­car su pre­ca­rie­dad eco­nó­mi­ca, ya que se­gún se au­to­de­fi­nía per­te­ne­cía a los “nue­vos po­bres” de­cía siem­pre “no hay na­da más ele­gan­te que un va­so de agua”. Era hu­ma­na­men­te sus­ten­ta­ble ya que cul­ti­va­ba la amis­tad, ma­ne­ja- ba ella el tiem­po que siem­pre le al­can­za­ba, no te­nía au­to y lle­ga­ba ca­mi­nan­do a to­das par­tes. La vi­da es­ta­ba he­cha a su es­ca­la y la sen­ci­llez fue siem­pre su prin­ci­pal va­lor. Da­ba gus­to es­tar con ella ya que no se mo­vía pa­ra nin­gu­na par­te y siem­pre es­ta­ba ahí dis­pues­ta a conversar, a ju­gar brid­ge, a lle­gar al fon­do de cual­quier te­ma pa­ra dar su opi­nión sin que na­die se la pi­die­ra. Hoy, cuan­do las re­la­cio­nes hu­ma­nas pa­san por una cri­sis de ul­tra sen­si­bi­li­dad, don­de exis­ten los te­mas ve­ta­dos y ca­da día cues­ta más co­mu­ni­car­se au­tén­ti­ca­men­te, pa­re­ce im­po­si­ble dar una opi­nión sin que que­den he­ri­dos. Se ha per­di­do el hu­mor, la sen­ci­llez y la na­tu­ra­li­dad. Nos preo­cu­pa­mos de la eco­lo­gía des­cui­dan­do la eco­lo­gía más im­por­tan­te: la eco­lo­gía hu­ma­na. ¿ De qué nos sir­ve ser eco­ló­gi­cos si no so­mos sus­ten­ta­bles con no­so­tros mis­mos? De­be­mos re­cu­pe­rar el ma­ne­jo del tiem­po, aban­do­nar los ac­ti­vis­mos y el es­tar per­ma­nen­te­men­te ocu­pa­dos. Pa­ra ser eco­ló­gi­cos con no­so­tros mis­mos de­be­mos te­ner una vi­da de es­ca­la hu­ma­na: ca­mi­nar, es­cri­bir, conversar, apro­ve­char lo na­tu­ral - cui­dan­do la na­tu­ra­le­za- pe­ro a la vez co­no­cién­do­la en sus mi­les de for­mas. ¿ En qué mi­nu­to ol­vi­da­mos el cam­po chi­leno, la tie­rra, los bos­ques, una yun­ta de bue­yes, co­mer­nos una tor­ti­lla al res­col­do o un buen pe­bre? ¿ Por qué de­ci­di­mos que nues­tra vi­da la pa­sa­re­mos en me­dio del ce­men­to, el vi­drio y las má­qui­nas? De­be­mos dar­nos el tiem­po de dis­fru­tar de la ob­ser­va­ción y la con­tem­pla­ción de la na­tu­ra­le­za y de nues­tros se­res que­ri­dos, te­ner­los pre­sen­tes en nues­tras ca­be­zas. Es­ta­mos lle­nos de pro­yec­tos y co­sas ar­ti­fi­cia­les y des­cui­da­mos lo más bá­si­co y ele­men­tal que so­mos no­so­tros mis­mos. Pre­gún­te­se con to­da sin­ce­ri­dad ¿ Des­de cuán­do que no es­cri­be una poe­sía, pin­ta un cua­dro o to­ma una fo­to­gra­fía? A mí tam­po­co me gus­ta la poe­sía, pe­ro pa­ra ser eco­ló­gi­cos con no­so­tros mis­mos de­be­mos ha­cer un es­fuer­zo y es­cri­bir un poe­ma al me­nos. Há­ga­me ca­so, de­tén­ga­se a es­cri­bir un poe­ma de cual­quier co­sa aun­que no le gus­te y no ten­ga fa­ci­li­da­des. Mués­tre­se­lo a su mu­jer y jun­to con sep­tiem­bre re­na­ce­rá tam­bién el amor. Aho­ra que em­pie­za la pri­ma­ve­ra le so­bra­rán mo­ti­vos. He aquí un es­fuer­zo hu­mil­de pa­ra re­cor­dar un

Pa­ra ser eco­ló­gi­cos con no­so­tros mis­mos de­be­mos te­ner una vi­da de es­ca­la hu­ma­na: ca­mi­nar, es­cri­bir, conversar, apro­ve­char lo na­tu­ral -cui­dan­do la na­tu­ra­le­za- pe­ro a la vez co­no­cién­do­la en sus mi­les de for­mas.

hon­go cor­di­lle­rano ol­vi­da­do, pe­ro que pue­de en­con­trar­lo en la ve­ga.

ODA AL DIGUEÑE

En la sel­va hú­me­da y fría vi­ve el vie­jo hua­lle.

Can­sa­do y vie­jo, pe­ro al la­do del pehuén, un ni­ño de pe­cho.

Bas­ta una tar­de de sol de agos­to,

pa­ra que sus bra­zos con aro­ma a bos­que pro­fun­do

de­jen es­pa­cio a es­te hon­go ira­cun­do.

Y en el pla­to en­lo­za­do, ya abo­lla­do y pi­ca­do de tan­to cau­seo pre­cor­di­lle­rano, un li­món ex­plo­ta ba­ñan­do su fon­do y es­te­ri­li­zan­do es­te nue­vo co­bi­jo

que ayer re­ci­bió la san­gre ca­lien­te del chi­va­to.

El ra­ci­mo blan­co y na­ran­jo, in­fla­do y des­in­fla­do, re­don­do y cua­dra­do ya fue des­col­ga­do.

To­ma esa ce­bo­lla y rá­pi­do trans­fór­ma­la.

To­ma ese ci­lan­tro y oblí­ga­lo a sol­tar, la esen­cia úni­ca de la fres­cu­ra in­mor­tal.

Aho­ra de­ja­rás caer los di­güe­ñes sin nin­gún es­fuer­zo, y la cu­cha­ra en su bai­le ter­so bar­ni­za­rá bri­llan­te y sa­la­rá es­te dia­man­te.

Cie­rra los ojos y de­vó­ra­te el bos­que, con mon­ta­ña in­men­sa y el in­vierno en­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.