Pe­nas que Abri­gan. Có­mo abor­dar la tris­te­za en los ni­ños

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - An­drea Sal­da­ña León Di­rec­to­ra Re­gio­nal Jun­ji Bio­bío

Hoy quie­ro con­tar una his­to­ria de un ni­ño tris­te re­fle­ja­da en la obra “Pe­nas que abri­gan” que na­rra la vi­da de Va­len­tín, un pe­que­ño que su­pera su pe­na gra­cias a su abue­la. Sin du­da, to­dos los pa­dres que­re­mos que nues­tros hi­jos sean fe­li­ces, pe­ro la tris­te­za es una emo­ción na­tu­ral que no se pue­de ocul­tar pa­ra siem­pre y pue­de ser un buen maes­tro al apren­der que tie­ne en­se­ñan­zas. Los ni­ños y ni­ñas sien­ten tris­te­za y por pri­me­ra vez en una na­rra­ción lo abor­da­mos en la edi­to­rial Jun­ji.

La obra en­fren­ta la edu­ca­ción in­te­gral en la ni­ñez y per­mi­te a los adul­tos acom­pa­ñar y com­pren­der a los ni­ños cuan­do vi­ven mo­men­tos de pe­na, por lo que se con­vier­te en un ma­te­rial edu­ca­ti­vo pa­ra las fa­mi­lias y edu­ca­do­ras en el au­la. A tra­vés de sus pá­gi­nas, rea­li­za­mos una in­vi­ta­ción a en­cen­der la ima­gi­na­ción y el asom­bro pa­ra co­no­cer la his­to­ria de Va­len­tín. La lec­tu­ra es una he­rra­mien­ta po­de­ro­sa y pri­vi­le­gia­da pa­ra que los ni­ños y ni­ñas se co­nec­ten emo­cio­nal­men­te con­si­go mis­mos y con otros. El desa­rro­llo cog­ni­ti­vo no es­tá di­so­cia­do del desa­rro­llo afec­ti­vo.

Lo crea­ti­vo y lú­di­co de­di­ca­do a la in­fan­cia es que el ori­gi­nal for­ma­to de es­ta obra per­mi­te que sea na­rra­da, por me­dio de som­bras chi­nas que con­for­man el li­bro, el cual ade­más vie­ne con una lin­ter­na. Es un tex­to bas­tan­te úni­co pues abor­da un te­ma ta­bú pa­ra los adul­tos, que es el en­fren­tar las emo­cio­nes más in­ten­sas en los ni­ños co­mo la tris­te­za; y ade­más tie­ne un di­se­ño atrac­ti­vo, que per­mi­te con­tar la his­to­ria pro­yec­tan­do las imá­ge­nes, lo que pro­vo­ca una ex­pe­rien­cia vi­tal en los ni­ños y ni­ñas, pues se sien­ten par­te del es­pa­cio del re­la­to.

“Pe­nas que abri­gan” de Edi­to­rial Jun­ji, fue es­cri­to pa­ra es­co­la­res, pa­dres y pro­fe­so­res, pa­ra de­jar una en­se­ñan­za. Su au­to­ra, Ma­rion Acu­ña, pro­fe­so­ra y ac­triz chi­le­na oriun­da de Val­pa­raí­so, nun­ca ol­vi­dó un alumno que tu­vo quien llo­ra­ba mu­cho y na­die sa­bía qué le pa­sa­ba por­que no lo co­men­ta­ba. Un día lo en­con­tró llo­ran­do de­ba­jo de una me­sa y Ma­rión, le di­jo que ha­bía que llo­rar al sol, con li­ber­tad. Tiem­po des­pués Ma­rión se se­pa­ró y pa­ra so­bre­lle­var su pe­na se pu­so a di­bu­jar, pe­ro no lo­gró ex­pre­sar lo que sen­tía. Pe­ro gra­cias a un ta­ller que hi­zo de som­bras chi­nas, que vio que le fas­ci­nó a los ni­ños y ni­ñas, de­ci­dió crear una his­to­ria ju­gan­do con luz y os­cu­ri­dad, don­de tam­bién se re­fle­ja que gra­cias a la in­ter­ven­ción de un adul­to sen­si­ble, el pro­ta­go­nis­ta, Va­len­tín, su­po que ser va­lien­te es atre­ver­se a mi­rar bien aden­tro de sí mis­mo y con­fiar.

El re­sul­ta­do de es­te con­te­ni­do emo­cio­nal, crea­ti­vo y téc­ni­co, es es­te li­bro, una va­li­da­ción de la tris­te­za co­mo un es­pa­cio del cual pue­den emer­ger más lu­ces que som­bras y es me­jor es­tar al tan­to des­de la pri­me­ra in­fan­cia. Los ejem­pla­res de “Pe­nas que abri­gan”, se en­cuen­tra en las se­des re­gio­na­les de la Jun­ji.

La obra en­fren­ta la edu­ca­ción in­te­gral en la ni­ñez y per­mi­te a los adul­tos acom­pa­ñar y com­pren­der a los ni­ños cuan­do vi­ven mo­men­tos de pe­na, por lo que se con­vier­te en un ma­te­rial edu­ca­ti­vo pa­ra las fa­mi­lias y edu­ca­do­ras en el au­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.