Pro­gra­ma Ki­va con­tra el Bull­ying: ¿Uto­pía o po­si­bi­li­dad real?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Luis Ale­mán Aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de Edu­ca­ción Uni­ver­si­dad Cen­tral

Co­mo to­das las re­la­cio­nes de vio­len­cia, el Bull­ying es­tá an­cla­do en los sig­ni­fi­ca­dos cul­tu­ra­les que la so­cie­dad ha ela­bo­ra­do pa­ra ha­cer va­ler sus pro­pios va­lo­res. La vio­len­cia es­co­lar no es só­lo un fe­nó­meno que se ori­gi­na y des­apa­re­ce en las au­las de cla­ses; es más que eso, es el es­pe­jo y re­pre­sen­ta­ción del ti­po de so­cie­dad que he­mos cons­trui­do, son las re­la­cio­nes hu­ma­nas que he­mos en­tre­te­ji­do y en­se­ña­do a replicar, y, des­de la pers­pec­ti­va de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca, de las au­sen­cias o va­cíos res­pec­to a có­mo he­mos es­ta­do abor­dan­do has­ta aho­ra el pro­ble­ma.

Fren­te a tal reali­dad na­cio­nal, nos lle­ga des­de Fin­lan­dia la no­ti­cia acer­ca del im­pac­to po­si­ti­vo del lla­ma­do Mé­to­do Ki­va (acró­ni­mo de Kiu­saa­mis­ta­vas­taam y que sig­ni­fi­ca aco­so es­co­lar). En reali­dad se tra­ta de un Pro­gra­ma im­ple­men­ta­do y to­tal­men­te fi­nan­cia­do por el no ca­sual­men­te lla­ma­do “Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra”.

Una ca­rac­te­rís­ti­ca esen­cial, es que el Pro­gra­ma se ins­ta­la co­mo par­te del Cu­rrícu­lo en tres eta­pas del desa­rro­llo: a los 7, 10 y 13 años con un to­tal de 20 in­ter­ven­cio­nes o cla­ses que se con­for­man co­mo una asig­na­tu­ra don­de se in­cul­ca va­lo­res co­mo el res­pe­to y la so­li­da­ri­dad.

A pe­sar de lo ten­ta­dor que re­sul­ta es­te mé­to­do, su im­ple­men­ta­ción re­sul­ta cues­tio­na­ble en nues­tra reali­dad. El cam­po de ac­ción de la con­vi­ven­cia es­co­lar re­pre­sen­ta un ám­bi­to nue­vo al cual se han abier­to los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les, pe­ro se han abier­to des­de una ló­gi­ca muy di­fe­ren­te a la que sus­ten­ta el pro­gra­ma Ki­va.

Pri­me­ro, por­que el apo­yo del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción só­lo lle­ga a pro­pues­tas glo­ba­les sin tra­du­cir­se en un apo­yo eco­nó­mi­co que ha­ga via­ble un pro­yec­to de tal mag­ni­tud.

En se­gun­do lu­gar, no exis­te vo­lun­tad po­lí­ti­ca de ins­ta­lar en el cu­rrícu­lo na­cio­nal una asig­na­tu­ra que se ha­ga car­go del desa­rro­llo mo­ral de nues­tros ni­ños y ni­ñas, de mo­do tal que se tra­ba­je a con­cien­cia y con res­pon­sa­bi­li­dad la crea­ción de va­lo­res que fun­da­men­ten las ba­ses de una con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca.

Por úl­ti­mo, no exis­te una po­lí­ti­ca de es­ta­do que abor­de el fe­nó­meno de la con­vi­ven­cia es­co­lar des­de una pers­pec­ti­va es­ta­tal, en su lu­gar, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción so­lo ela­bo­ra Pla­nes y Pro­gra­mas que cons­ti­tu­yen pau­tas ge­ne­ra­les don­de ca­da es­ta­ble­ci­mien­to ela­bo­ra su pro­pio Ma­nual de Con­vi­ven­cia, pe­ro… y aquí vie­ne el gran pe­ro… en la ma­yo­ría de los ca­sos di­cho Ma­nual es ela­bo­ra­do por los di­rec­ti­vos, ter­mi­nan­do en un ‘Re­gla­men­to de Con­vi­ven­cia’ don­de se pos­tu­lan nor­mas que no son cons­trui­das por la to­ta­li­dad de los ac­to­res de la Co­mu­ni­dad Edu­ca­ti­va y que por en­de, re­sul­tan en su ma­yo­ría per­ci­bi­das co­mo ar­bi­tra­rias por los es­tu­dian­tes.

Aún que­da ca­mino por re­co­rrer pa­ra lle­gar a un desa­rro­llo de la con­cien­cia so­cial, que des­de una pro­yec­ción la­ti­noa­me­ri­ca­nis­ta, nos brin­de una ba­se pe­da­gó­gi­ca pa­ra im­ple­men­tar pro­gra­mas co­mo el fin­lan­dés. Mien­tras tan­to, se­gui­mos tra­ba­jan­do en esa di­rec­ción.

A pe­sar de lo ten­ta­dor que re­sul­ta es­te mé­to­do, su im­ple­men­ta­ción re­sul­ta cues­tio­na­ble en nues­tra reali­dad. El cam­po de ac­ción de la con­vi­ven­cia es­co­lar re­pre­sen­ta un ám­bi­to nue­vo al cual se han abier­to los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.