To­dos han si­do víc­ti­mas de la de­lin­cuen­cia

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Es un pro­ble­ma de ley y tam­bién un pro­ble­ma de tri­bu­na­les, eso es­tá cla­rí­si­mo. No pue­de ser que exis­tan tan­tas ga­ran­tías pa­ra los an­ti­so­cia­les y tan po­cas pa­ra quie­nes son víc­ti­mas. Al­go es­tá mal.

Ha­ce unas se­ma­nas el go­bierno ini­ció la lla­ma­da agen­da cor­ta an­ti­de­lin­cuen­cia, que pre­ten­de prin­ci­pal­men­te com­ba­tir a los an­ti­so­cia­les y ge­ne­rar una sen­sa­ción de se­gu­ri­dad en la po­bla­ción. A ni­vel de Los Án­ge­les o la pro­vin­cia de Bio­bío, las ci­fras pa­re­cie­ran in­di­car que hay re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, ya que las de­nun­cias se han re­du­ci­do.

Sin em­bar­go, tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad que la co­mu­ni­dad can­sa­da de de­nun­ciar in­fruc­tuo­sa­men­te los de­li­tos, es­té re­sol­vien­do, asu­mir los da­ños y per­jui­cios que ge­ne­ra un he­cho de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, an­te la frus­tra­ción de ver en la cár­cel a quie­nes ame­dren­tan a la po­bla­ción.

In­clu­so si uno ana­li­za el ac­tuar de Ca­ra­bi­ne­ros, pue­de dar­se cuen­ta que los ope­ra­ti­vos exi­to­sos pa­ra sa­car lan­zas, la­dro­nes de vehícu­los, ven­de­do­res de dro­gas, fi­nal­men­te no que­dan en na­da, por­que los tri­bu­na­les re­suel­ven la sa­li­da.

Es un pro­ble­ma de ley y tam­bién un pro­ble­ma de tri­bu­na­les, eso es­tá cla­rí­si­mo. No pue­de ser que exis­tan tan­tas ga­ran­tías pa­ra los an­ti­so­cia­les y tan po­cas pa­ra quie­nes son víc­ti­mas. Al­go es­tá mal.

Los le­gis­la­do­res tie­nen de­ce­nas y por qué no de­cir­lo, cien­tos de pro­yec­tos de ley de di­ver­sa ín­do­le dur­mien­do en el Con­gre­so.

Se agra­de­ce la in­ten­ción de es­tar tra­tan­do de ges­tio­nar ayu­das pa­ra sus co­mu­ni­da­des, pe­ro su tra­ba­jo prin­ci­pal es le­gis­lar y ahí, no es­tán cum­plien­do. Bas­ta ver las lis­tas de asis­ten­cias.

Por en­de, los par­la­men­ta­rios tie­nen una gran res­pon­sa­bi­li­dad de la mano blan­da de la jus­ti­cia y las con­se­cuen­cias ne­fas­tas que tie­ne en la so­cie­dad el he­cho que los de­lin­cuen­tes no sien­tan nin­gu­na ver­güen­za por te­ner 10, 20 o 50 de­ten­cio­nes.

La agen­da cor­ta an­ti­de­lin­cuen­cia es una me­di­da po­si­ti­va del go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let pa­ra apor­tar en el com­ba­te a es­te fla­ge­lo, pe­ro no es su­fi­cien­te.

En la edi­to­rial de ayer, co­men­tá­ba­mos el ca­so de los ven­de­do­res ile­ga­les de la Ve­ga Te­cha­da, quie­nes a pa­sos de Ca­ra­bi­ne­ros si­guen ejer­cien­do. Qué pue­den ha­cer los efec­ti­vos po­li­cia­les, si par­tean­do a es­tos co­mer­cian­tes, no se lo­gra na­da.

No es cul­pa de Ca­ra­bi­ne­ros la de­lin­cuen­cia, la res­pon­sa­bi­li­dad ra­di­ca en el sis­te­ma, en los lí­de­res que exis­ten, mu­chos que no ma­ne­jan ni sus pro­pias fun­cio­nes o que es­tán uti­li­zán­do­lo pa­ra fi­nes per­so­na­les.

El pro­ble­ma es que us­ted, es­ti­ma­do lec­tor, con su vo­to, per­mi­te que to­do es­to es­té mal. To­tal, es más fá­cil que­jar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.