Co­noz­ca los pro y con­tra al com­prar con tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to por in­ter­net

Un uso in­co­rrec­to de las tar­je­tas pue­de aca­rrear en el con­su­mi­dor des­agra­da­bles con­se­cuen­cias.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Ca­da vez es­tá más am­plio el co­mer­cio por in­ter­net, ofre­cien­do evi­den­tes ven­ta­jas pa­ra sus clien­tes, co­mo su ra­pi­dez y co­mo­di­dad a la ho­ra de ha­cer los trá­mi­tes pa­ra ele­gir y com­prar el pro­duc­to, así co­mo pá­gi­nas web per­te­ne­cien­tes a to­do ti­po de tien­das ofre­cen sus pro­duc­tos con un co­bro adi­cio­nal, el que en mu­chos ca­sos no tie­ne un va­lor tan ele­va­do.

Pro­duc­tos que, qui­zás, no se en­cuen­tran fá­cil­men­te en las tien­das fí­si­cas, ya sea por su po­co stock o su pre­cio más ele­va­do que en in­ter­net. Pe­ro, aun­que la com­pra on­li­ne se es­té trans­for­man­do en una prác­ti­ca, mu­chos in­ter­nau­tas no ter­mi­nan de con­fiar en los mé­to­dos de pa­go on­li­ne, por mie­do a que al­guien ten­ga ac­ce­so a sus cla­ves, ex­trai­ga di­ne­ro de la cuen­ta ban­ca­ria o co­bre más de lo acor­da­do.

A pe­sar de es­tos, el ha­cer los pa­gos de for­ma rá­pi­da y se­gu­ra es sen­ci­llo, me­dian­te una tar­je­ta de cré­di­to o de dé­bi­to.

A la ho­ra de for­ma­li­zar un pa­go on­li­ne, y –úni­ca­men­te- si se eli­ge rea­li­zar la ope­ra­ción di­rec­ta­men­te con tar­je­ta, se pue­de op­tar en­tre pa­gar el pro­duc­to con una tar­je­ta de cré­di­to o dé­bi­to, pe­ro es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta las di­fe­ren­cias de am­bas op­cio­nes an­tes de rea­li­zar el trá­mi­te.

TAR­JE­TA DE CRÉ­DI­TO

Una tar­je­ta de cré­di­to es la que per­mi­te rea­li­zar com­pras que se pa­gan a fu­tu­ro, ya sea en cuo­tas o de­jar­las pa­ra fin de mes, por lo que sir­ve pa­ra que las per­so­nes ad­quie­ran al­gún pro­duc­to o ser­vi­cio sin la ne­ce­si­dad de te­ner di­ne­ro en su cuen­ta.

Al ha­cer un pa­go, el con­su­mi­dor ad­quie­re una deu­da con su en­ti­dad fi­nan­cie­ra, por lo que es­ta se ase­gu­ra­rá que la per­so­na tie­ne in­gre­sos o ca­pa­ci­dad de de­vol­ver­la an­tes de otor­gar­le una tar­je­ta de cré­di­to.

TAR­JE­TA DE DÉ­BI­TO

Una tar­je­ta de dé­bi­to es en la que las com­pras rea­li­za­das se car­gan di­rec­ta­men­te y de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea en su cuen­ta, ya sea una li­bre­ta de aho­rros, una cuen­ta co­rrien­te o in­clu­so una pó­li­za de cré­di­to.

Por lo que es ne­ce­sa­rio te­ner un sal­do pa­ra po­der rea­li­zar el pa­go con esa tar­je­ta.

Por otro la­do y si­tua­das den­tro de es­ta se­gun­da mo­da­li­dad, tam­bién exis­ten las de­no­mi­na­das tar­je­tas vir­tua­les, crea­das – es­pe­cí­fi­ca­men­te­pa­ra rea­li­zar pa­gos de for­ma rá­pi­da y se­gu­ra por In­ter­net. Es­tas tar­je­tas se re­car­gan del mis­mo mo­do que las an­ti­guas tar­je­tas de pre­pa­go usa­das en los te­lé­fo­nos mó­vi­les.

Es­ta nue­va mo­da­li­dad re­sul­ta un me­dio muy có­mo­do -no tie­ne so­por­te fí­si­co- y se­gu­ro pa­ra pa­gar por in­ter­net o des­de el mó­vil, sin ne­ce­si­dad de uti­li­zar tar­je­ta fí­si­ca.

Ade­más, per­mi­te la con­sul­ta de mo­vi­mien­tos y es fá­cil de can­ce­lar.

Pa­ra ac­ce­der a una tar­je­ta vir­tual, úni­ca­men­te de­be­rá con­sul­tar en su ban­co si cuen­tan con es­te be­ne­fi­cio, y rea­li­zar los trá­mi­tes co­rres­pon­dien­tes.

AUN­QUE LA COM­PRA ON­LI­NE se es­té trans­for­man­do en una prác­ti­ca co­mún, mu­chos in­ter­nau­tas no ter­mi­nan de con­fiar y en­ten­der en los mé­to­dos de pa­go con tar­je­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.