Tras la hue­lla de los dio­ses

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ives Or­te­ga Poe­ta

Des­de sus co­mien­zos el mun­do cam­pe­sino, in­te­gra­do al pro­ce­so de co­lo­ni­za­ción de tie­rras, ha ve­ni­do di­bu­jan­do una cru­da po­bre­za en el pai­sa­je de es­tos hom­bres y mu­je­res que por ge­ne­ra­cio­nes de­ci­den ha­cer pa­tria en es­tas apar­ta­das zo­nas cor­di­lle­ra­nas del pla­ne­ta.

El es­ca­so sue­lo cul­ti­va­ble de­bi­do a la de­sen­fre­na­da y ava­sa­lla­do­ra ex­plo­ta­ción del bos­que na­ti­vo, jun­to con la in­ter­ven­ción del río y sus afluen­tes, la so­bre­po­bla­ción ani­mal en las pra­de­ras (va­cu­nos, ca­pri­nos, ca­ba­lla­res y ovi­nos); el irre­gu­lar com­por­ta­mien­to del cli­ma y la ad­ver­sa geo­gra­fía de la zo­na, pro­vo­can a su vez, que cual- quier ini­cia­ti­va de ha­bi­ta­bi­li­dad y asen­ta­mien­to ten­ga que es­tar con­di­cio­na­das a es­te con­tex­to, lo que re­per­cu­te tam­bién, en la die­ta do­més­ti­ca de es­tas per­so­nas, di­cho sea de pa­so, só­lo con­si­de­ran­do los úl­ti­mos dos años el ali­men­to de una fa­mi­lia ha ido de­cre­cien­do ya que, por ejem­plo: mu­chos de los pro­duc­tos de cul­ti­vo y re­co­lec­ción con que la gen­te cuen­ta se pro­du­cen en for­ma bis con­ti­nua ( lo que ellos lla­man “fru­tos añe­ros”) o co­mo su­ce­de en al­gu­nos ca­sos, los pro­duc­tos ya no se dan. Si con­si­de­ra­mos ade­más, la hos­ti­li­dad de la so­cie­dad, se en­tien­de el por­qué las con­di­cio­nes de vi­da de es­ta gen­te si­guen de­cli­nan­do. No sien­do su­fi­cien­te con lo an­tes men­cio­na­do, son di­ver­sas pre­sio­nes de or­den po­lí­ti­co, cul­tu­ral, ad­mi­nis­tra­ti­vo ge­ne­ra­das por al­tos in­tere­ses eco­nó­mi­cos de es­pe­cu­la­do­res e in­ter­ven­to­res que han pro­vo­ca­do que en el seno de es­ta co­mu­ni­dad co­mien­ce a acre­cen­tar­se sen­ti­mien­tos de du­da y de­s­es­pe­ran­za, con­di­cio­nán­do­los a que op­ten por el aban­dono. Pe­se a ello, aún exis­ten quie­nes per­sis­ten en que­dar­se en sus tie­rras y no per­mi­tir que se les des­alo­je de su con­di­ción de pro­pie­ta­rios.

Los años de tra­ba­jo y de en­te­re­za se re­fle­jan en el ros­tro ama­ble de es­tas fa­mi­lias; el in­ter­cam­bio cul­tu­ral que por años han prac­ti­ca­do con las co­mu­ni­da­des ve­ci­nas, les per­mi­ten ejer­cer un pro­li­jo desa­rro­llo con el en­torno na­tu­ral; la re­la­ción con los otros, jun­to al in­ter­cam­bio de pro­duc­tos de con­su­mo y abri­go, tam­bién les ha­cen par­tí­ci­pes de una ri­ca ar­mo­nía y com­par­ti­men­to; lar­gas con­ver­sas y ri­sas que han per­mi­ti­do ca­sa­mien­tos y com­pa­draz­gos, que por lo de­más son la úni­ca for­ma de so­bre­lle­var es­tas ta­reas y otras que sur­gen por el asal­to for­tui­to de un in­cen­dio o el tras­la­do de un en­fer­mo, fu­ne­ra­les y de­más co­rre­rías, ya que to­das es­tas no se­rían lo­gra­das sin el apo­yo del ve­cino y me­nos aún sino es­tu­vie­sen em­pa­pa­dos en el ca­lor del fo­gón y la mi­ra­da com­pla­cien­te de la ma­dre na­tu­ra­le­za que les ob­ser­va des­de las al­tu­ras.

La co­pio­sa sel­va ha­ce po­co ex­pe­di­to el trán­si­to. Qui­las, hua­lles, rau­líes, coigües, len­gas, arau­ca­rias, en­tre otras es­pe­cies de bos­que na­ti­vo que ex­ci­tan la vis­ta del hom­bre y el ani­mal de tan­to ver­de, son las lla­ma­das “ve­ra­na­das”; lu­gar don­de lle­gan los ani­ma­les a pas­tar y gua­re­cer­se de las in­cle­men­cias del tiem­po; se apa­rea­rán y da­rán cría; aquí en­gor­da­rán y en­tre­ga­rán al des­tino su ci­clo de vi­da, tan­to al pu­ma co­mo al zo­rro, ade­más, de los in­con­ve­nien­tes pa­sos en fal­so que les ha­ga des­ris­car­se y caer sin con­sue­lo en los bra­zos de la muer­te. El hom­bre tam­bién desafia­rá su des­tino y hu­bo quie­nes no vol­vie­ron du­ran­te días y otros no vol­vie­ron ja­más. Mon­ta­do so­bre el ba­queano lo­mo de su ca­ba­llo con una ra­ción de ha­ri­na tos­ta­da y al­gún tro­zo de tor­ti­lla en las pre­ven­cio­nes ( al­for­jas); su cu­chi­llo a la mano; el la­zo ter­cia­do a su cuer­po; lue­go de la­var sus tri­pas con una chu­pa­das al ma­te; una vez por se­ma­na se dis­pon­drá a bus­car la va­ca o los chi­vos que “qui­zá don­de mier­da fue­ron a pa­rar…”

El hom­bre tam­bién desafia­rá su des­tino y hu­bo quie­nes no vol­vie­ron du­ran­te días y otros no vol­vie­ron ja­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.