No­ble­za re­pu­bli­ca­na obli­ga

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Re­na­to Se­gu­ra Ce­rre­gio­nal.cl

“Can­sa­da (es­ta­ba) la ma­sa in­men­sa, de los pri­vi­le­gios que cons­ti­tuían el be­ne­fi­cio de unos po­cos (…)” fue el re­cuer­do de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa que hi­zo Ar­tu­ro Ales­san­dri Palma, an­te la Convención Li­be­ral de 1920. Las pa­la­bras de­no­ta­ban su pro­fun­da con­vic­ción en la ne­ce­si­dad de mo­di­fi­car la es­truc­tu­ra so­cial del país. Ta­rea que aco­me­tió en 1925, con el re­em­pla­zó de la Cons­ti­tu­ción de 1833, po­nien­do con ello, tér­mino al ré­gi­men par­la­men­ta­rio vi­gen­te des­de 1891.

Sin em­bar­go, los con­flic­tos so­cia­les de la épo­ca, que lo lle­va­ron al exi­lio en Eu­ro­pa, sir­vie­ron co­mo preám­bu­lo de una pro­fun­da des­con­fian­za en el jui­cio ciu­da­dano, que acom­pa­ñó a la eli­te po­lí­ti­ca en Chi­le du­ran­te el si­glo XX e ini­cios del si­glo XXI. La fi­gu­ra del Pre­si­den­te de la Na­ción, te­nía una pro­fun­da as­cen­den­cia so­bre la po­bla­ción, y el mo­de­lo de go­ber­nan­za so­cial ha­bía si­do cap­tu­ra­do por pe­que­ños gru­pos de in­fluen­cia que usu­fruc­tua­ban de los be­ne­fi­cios que les ge­ne­ra­ba el po­der.

Fue a par­tir de mar­zo de 2006 que el país, por pri­me­ra vez en su his­to­ria re­pu­bli­ca­na, ex­pe­ri­men­tó un sis­te­ma de go­bierno que mos­tra­ba una fé­rrea vo­lun­tad de ge­ne­rar un cam­bio en el sis­te­ma de go­ber­nan­za, des­de un pre­si­den­cia­lis­mo sus­ten­ta­do en el ejer­ci­cio del po­der de for­ma ver­ti­cal a un sis­te­ma pre­si­den­cial ciu­da­dano, cu­ya es­truc­tu­ra de po­der es­ta­ba con­ce­bi­da de ma­ne­ra ho­ri­zon­tal.

Sin em­bar­go, el país sub­es­ti­mó la res­pues­ta del es­ta­blish­ment cons­ti­tui­do fren­te a la ame­na­za so­bre la red de pri­vi­le­gios que se ha­bían te­ji­do du­ran­te más de 20 años de ejer­ci­cio del po­der y que no es­ta­ban dis­pues­tos a ce­der. Sin em­bar­go, el im­peach­ment ciu­da­dano es­ta­ba en ple­na evo­lu­ción, lo que fi­nal­men­te ter­mino por de­ve­lar una par­te im­por­tan­te de la red de in­fluen­cia cons­trui­da.

Pa­ra­do­jal­men­te, una de las per­so­na­li­da­des más gol­pea­da por el jui­cio co­lec­ti­vo, fue jus­ta­men­te quien tu­vo la vi­sión de ac­ti­var el go­bierno ciu­da­dano. La­men­ta­ble­men­te, su cer­ca­nía a los gru­pos de po­der es­ta­ble­ci­dos, le ter­mi­na­ron de pa­sar la cuen­ta, re­gis­tran­do ape­nas un 15% de apro­ba­ción, fal­tan­do más de un año pa­ra el fin de su se­gun­do pe­río­do de go­bierno.

Co­mo era de es­pe­rar, las coa­li­cio­nes de go­bierno y opo­si­ción han co­men­za­do a dar mues­tras evi­den­tes de in­co­mo­di­dad y ner­vio­sis­mo. El ba­jo ni­vel de apro­ba­ción, que cru­za trans­ver­sal­men­te al es­pec­tro po­lí­ti­co, po­ne en gra­ve ries­go la es­truc­tu­ra tra­di­cio­nal de po­der so­cial. El in­te­rés elec­to­ral, ha ga­ti­lla­do que más de un per­so­ne­ro ha­ya in­ten­ta­do des­mar­car­se, sin éxi­to, de su res­pon­sa­bi­li­dad en los he­chos que tie­ne in­dig­na­da a la po­bla­ción.

Es por ello que, pen­san­do en el bien su­pe­rior del país y en el jui­cio de la his­to­ria ha­cia los in­vo­lu­cra­dos, lle­gó el mo­men­to de la gran­de­za per­so­nal a tra­vés de un cla­ro y con­tun­den­te ges­to de no­ble­za re­pu­bli­ca­na.

Fue a par­tir de mar­zo de 2006 que el país, por pri­me­ra vez en su his­to­ria re­pu­bli­ca­na, ex­pe­ri­men­tó un sis­te­ma de go­bierno que mos­tra­ba una fé­rrea vo­lun­tad de ge­ne­rar un cam­bio en el sis­te­ma de go­ber­nan­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.