Ley de equi­dad ta­ri­fa­ria

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Es­tas son le­yes que apor­tan, que se cons­tru­yen ne­ce­sa­ria­men­te pen­san­do en el bien co­mún de las per­so­nas. Oja­lá que en el Con­gre­so, siem­pre exis­tie­ra ese es­pí­ri­tu de le­gis­lar de ca­ra a la ciu­da­da­nía y pen­san­do en sus ne­ce­si­da­des y no en la dispu­ta po­lí­ti­ca de sa­car­se los se­cre­tos, ge­ne­ran­do ca­da vez más di­vi­sio­nes en las per­so­nas.

Du­ran­te es­ta se­ma­na, el mi­nis­tro de Ener­gía Má­xi­mo Pa­che­co arri­bó a la pro­vin­cia de Bio­bío pa­ra dar el va­mos sep­tiem­bre en to­do el país. La me­di­da vie­ne a en­tre­gar igual­dad en ma­te­ria de co­bros que los usua­rios re­ci­ben mes a mes a la ley de equi­dad ta­ri­fa­ria que se apli­ca­rá a par­tir del mes de. Den­tro de las es­ta­dís­ti­cas, Coel­cha, Fron­tel y Coo­pe­lán, son quie­nes ex­pe­ri­men­ta­rán las ba­jas más im­por­tan­tes, que lle­ga­rán has­ta el 47,5% de des­cuen­to en co­mu­nas co­mo Al­to Bio­bío, lo que se tra­du­ce en cer­ca de 15 mil pe­sos me­nos en el va­lor de la bo­le­ta.

En tan­to, en la ciu­dad de Los Án­ge­les, Coo­pe­lán y Fron­tel, li­de­ran la re­duc­ción ta­ri­fa­ria, con un 27 y un 27,8% res­pec­ti­va­men­te.

En to­tal, se­gún cálcu­los del go­bierno, a ni­vel na­cio­nal, 2,7 mi­llo­nes de clien­tes, es de­cir, cer­ca de 11 mi­llo­nes de per­so­nas, ve­rán dis­mi­nui­da sus cuen­tas.

En un país co­mo Chi­le, ca­rac­te­ri­za­do por su gran de­sigual­dad y por las ca­rac­te­rís­ti­cas de su te­rri­to­rio, una ini­cia­ti­va co­mo es­ta, es dig­na de des­ta­car.

Hay que ha­cer mé­ri­to a los par­la­men­ta­rios lo­ca­les, se­na­dor Fe­li­pe Har­boe y dipu­tado Jo­sé Pé­rez, quie­nes tu­vie­ron un rol cla­ve en es­te pro­ce­so. Mien­tras el pri­me­ro par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en el de­ba­te que se reali­zó en el Con­gre­so, con­tri­bu­yen­do a la re­dis­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca y te­rri­to­rial pa­ra las dis­tin­tas zo­nas del país y a plan­tear la eli­mi­na­ción de cos­tos por cor­te y re­po­si­ción del su­mi­nis­tro en ca­sos de mo­ro­si­dad, Pé­rez le plan­teó al pro­pio se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la Co­mi­sión de Ener­gía, An­drés Ro­me­ro, la ne­ce­si­dad de re­gu­lar los pre­cios pa­ra las fa­mi­lias de Chi­le y de la pro­vin­cia de Bio­bío, prin­ci­pal ge­ne­ra­do­ra del abas­te­ci­mien­to ener­gé­ti­co del país.

Pre­ci­sa­men­te en uno de los pun­tos an­te­rior­men­te men­cio­na­dos, se ha­ce jus­ti­cia, ya que una per­so­na mo­ro­sa, no siem­pre es por irres­pon­sa­bi­li­dad, si no por ne­ce­si­dad y el he­cho de te­ner que sus­pen­der­le el ser­vi­cio, im­pli­ca­ba un cos­to muy al­to que no to­dos po­dían pa­gar, lo que aho­ra se ter­mi­na pa­ra siem­pre.

Es­tas son le­yes que apor­tan, que se cons­tru­yen ne­ce­sa­ria­men­te pen­san­do en el bien co­mún de las per­so­nas. Oja­lá que en el Con­gre­so, siem­pre exis­tie­ra ese es­pí­ri­tu de le­gis­lar de ca­ra a la ciu­da­da­nía y pen­san­do en sus ne­ce­si­da­des y no en la dispu­ta po­lí­ti­ca de sa­car­se los se­cre­tos, ge­ne­ran­do ca­da vez más di­vi­sio­nes en las per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.