DE­LIN­CUEN­CIA

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Fer­nan­do Va­len­zue­la

Se­ñor Di­rec­tor: Aten­dien­do a la edi­to­rial de es­te jue­ves, es pre­ci­so co­men­tar que com­par­to ple­na­men­te el plan­tea­mien­to del dia­rio fren­te al te­ma. La de­lin­cuen­cia es un te­ma que no ha po­di­do ser con­tro­la­do en un país tan pe­que­ño co­mo es­te. El he­cho de ha­ber vi­vi­do en una dic­ta­du­ra, car­ga­da de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos y ase­si­na­tos, ge­ne­ra que exis­ta en nues­tra cul­tu­ra so­cial, una sen­sa­ción de pro­te­ger lo in­de­fen­di­ble ba­jo el pris­ma de que, si se en­du­re­ce la le­gis­la­ción, se vol­ve­rán a tiem­pos pre­té­ri­tos. Lo cier­to es que no se go­bier­na pa­ra ser po­pu­lar, se go­bier­na pa­ra un me­jor país. Por lo tan­to, en­du­re­cer las pe­nas a los de­lin­cuen­tes más que dar­les tan­tas ga­ran­tías es una so­lu­ción ne­ce­sa­ria. Bas­ta de la co­bar­día de en­fren­tar el te­ma con sus le­tras. Los paí­ses desa­rro­lla­dos co­mo EEUU, Fran­cia y tan­tos otros, tie­ne po­li­cías con ple­nas fa­cul­ta­des pa­ra com­ba­tir a de­lin­cuen­tes, tra­fi­can­tes. En cam­bio en Chi­le les dan un ar­ma a los uni­for­ma­dos, pe­ro si la usan son da­dos de ba­ja. Ha­ce unas se­ma­nas un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes vio­ló el pa­la­cio de Go­bierno. En cual­quier par­te del mun­do, ha­brían si­do acri­bi­lla­dos a ba­la­zos in­me­dia­ta­men­te. Hay que res­pe­tar y ha­cer­se res­pe­tar. Las ins­ti­tu­cio­nes y las per­so­nas ¿Aca­so creen que al­guien se le ocu­rri­ría in­gre­sar de esa ma­ne­ra a la Ca­sa Blan­ca o al pa­la­cio de la Re­vo­lu­ción en Cu­ba? Por su­pues­to que no. Es ho­ra de ha­cer le­yes que pro­te­jan a la gen­te ho­nes­ta y no a los de­lin­cuen­tes. Ellos no me­re­cen de­re­chos hu­ma­nos ni res­pe­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.