Har­boe sos­tu­vo que el go­bierno se­rá res­pon­sa­ble si no se crea una Me­sa de Diá­lo­go

Pe­se a ello, el par­la­men­ta­rio ex­pli­có que no se es­ta­ble­cie­ron pla­zos pa­ra su ma­te­ria­li­za­ción.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - POLÍTICA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Una vi­si­ta a la ca­pi­tal pro­vin­cial reali­zó la jor­na­da de ayer el se­na­dor por la zo­na, Fe­li­pe Har­boe (PPD), pa­so en que apro­ve­chó de conversar con Dia­rio La Tri­bu­na di­ver­sos te­mas, so­bre­sa­lien­do el con­flic­to ma­pu­che.

Fue en ese con­tex­to en que el par­la­men­ta­rio ase­gu­ró que co­mu­ni­có al mi­nis­tro del In­te­rior, Ma­rio Fer­nán­dez, el de­seo de las co­mu­ni­da­des pehuen­ches de in­te­grar la Me­sa de Diá­lo­go en La Arau­ca­nía.

“Yo con­ver­sé con el mi­nis­tro y le in­for­mé del asun­to. Él me con­tes­tó que no era par­ti­da­rio de in­cor­po­rar -en pri­me­ra ins­tan­cia- al pue­blo pehuen­che, en la me­sa de diá- lo­go de la no­ve­na re­gión”.

Tras ello, el con­gre­sis­ta ex­pli­có los ar­gu­men­tos adu­ci­dos por Fer­nán­dez, co­men­tan­do que “en nues­tra re­gión los ín­di­ces de vio­len­cia han ba­ja­do con res­pec­to a La Arau­ca­nía, por ello se­ría sú­per in­jus­to in­cor­po­rar a un pro­ce­so, que tie­ne otras ca­rac­te­rís­ti­cas, a un pue­blo pehuen­che que ha te­ni­do un com­por­ta­mien­to y una re­la­ción dis­tin­ta, a la que han te­ni­do otros sec­to­res”, pre­ci­só.

ME­SA DE DIÁ­LO­GO EN LA RE­GIÓN

Har­boe pro­si­guió na­rran­do la con­ver­sa­ción que man­tu­vo con el se­cre­ta­rio de Go­bierno, con­fir­man­do que Fer­nán­dez se in­cli­nó por desa­rro­llar una me­sa de diá­lo­go en la re­gión.

“Él era más par­ti­da­rio de ar­mar una me­sa en la pro­vin­cia o en la re­gión del Bio­bío, pues in­di­có que tie­nen na­tu­ra­le­zas dis­tin­tas”, ase­gu­ró.

Con res­pec­to si tras es­te diá­lo­go se com­pro­me­tie­ron pla­zos pa­ra lle­var a ca­bo la ins­tan­cia, Har­boe con­tes­tó que “no. Yo so­la­men­te le plan­tee la in­quie­tud. Él me di­jo que iba a conversar con la gen­te que es­tá a car­go de los pro­ce­sos. Va­le men­cio­nar que yo tam­bién lo con­ver­sé con el in­ten­den­te, él me di­jo que no ha­bía nin­gún pro­ble­ma y vié­ra­mos có­mo ar­má­ba­mos un pun­to de en­cuen­tro. Pe­ro eso ya que­dó en ma­nos del go­bierno”, pun­tua­li­zó.

A raíz de lo ex­pre­sa­do, se le pre­gun­tó si se­rá res­pon­sa­bi­li­dad del Go­bierno, si no se aco­ge la pe­ti­ción de las co­mu­ni­da­des pehuen­ches. An­te lo cual, Har­boe, se li­mi­tó a res­pon­der que “es ob­vio, si el eje­cu­ti­vo es el en­car­ga­do de go­ber­nar, no el Par­la­men­to. Yo só­lo pue­do ha­cer­me car­go de las de­man­das ciu­da­da­nas y ha­cer­las le­yes cuan­do co­rres­pon­da”, de­ta­lló.

De con­cre­tar­se una me­sa de diá­lo­go en la re­gión del Bio­bío, se le con­sul­tó si es­ta­ría dis­pues­to a que la Coor­di­na­do­ra Arau­co Ma­lle­co (CAM) fue­ra par­te de ella. An­te ello, el con­gre­sis­ta ex­pre­só que “no, yo he si­do cla­ro y ca­te­gó­ri­co. La au­to­ri­dad tie­ne que pro­pi­ciar el diá­lo­go, pe­ro no me pa­re­ce sen­tar en la mis­ma me­sa a co­mu­ni­da­des que no creen en la vía pa­cí­fi­ca y quie­nes han reivin­di­ca­do la vio­len­cia co­mo mé­to­do”, sen­ten­ció.

EL CON­GRE­SIS­TA SE MOS­TRÓ en con­tra que la CAM in­te­gre una po­si­ble Me­sa de Diá­lo­go en la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.