Que ca­da uno pro­cu­re el bien de los de­más

Lc 14,1.7-14.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Fe­li­pe Ba­ca­rre­za Ro­drí­guez Obis­po de San­ta Ma­ría de Los Án­ge­les

Es bas­tan­te fre­cuen­te en el Evan­ge­lio de Lu­cas que el evan­ge­lis­ta ubi­que la en­se­ñan­za de Je­sús en el con­tex­to de un ban­que­te. Pe­ro en el ca­so del Evan­ge­lio de es­te Do­min­go XXII del tiem­po or­di­na­rio la en­se­ñan­za de Je­sús no só­lo es­tá ex­pues­ta en ese con­tex­to, sino que tie­ne co­mo ob­je­to el ban­que­te: có­mo de­be com­por­tar­se quien es in­vi­ta­do a un ban­que­te y có­mo de­be com­por­tar­se quien in­vi­ta a un ban­que­te.

La en­se­ñan­za de Je­sús so­bre el mo­do co­mo de­be com­por­tar­se quien es in­vi­ta­do a un ban­que­te to­ma pie, co­mo sue­le ha­cer­lo él, de la vi­da real. El Evan­ge­lio co­mien­za ubi­can­do la ac­ción en un ban­que­te: «Y su­ce­dió que, ha­bien­do ido en sá­ba­do a ca­sa de uno de los je­fes de los fa­ri­seos pa­ra co­mer, ellos lo es­ta­ban ob­ser­van­do». La fa­ma de Je­sús, su en­se­ñan­za y sus mi­la­gros, se ha­bían di­fun­di­do. Fue, en­ton­ces, in­vi­ta­do a co­mer a ca­sa de uno de los je­fes de los fa­ri­seos, por­que que­rían ve­ri­fi­car si su fa­ma co­rres­pon- día a la reali­dad: «Lo es­ta­ban ob­ser­van­do». Pe­ro tam­bién Je­sús los ob­ser­va­ba a ellos: «No­tan­do có­mo los in­vi­ta­dos ele­gían los pri­me­ros pues­tos, les di­jo una pa­rá­bo­la...». Na­da más co­mún que los in­vi­ta­dos eli­jan los pues­tos me­jo­res. ¿Qué tie­ne Je­sús que de­cir e es­to?

En pri­mer lu­gar, lo que no hay que ha­cer: «Cuan­do seas in­vi­ta­do por al­guien a una bo­da, no te pon­gas en el pri­mer pues­to...». Je­sús jus­ti­fi­ca es­ta re­co­men­da­ción ne­ga­ti­va por un mo­ti­vo de pru­den­cia: «No sea que ha­ya si­do in­vi­ta­do otro más dis­tin­gui­do que tú, y vi­nien­do el que los in­vi­tó a ti y a él, te di­ga: “De­ja el pues­to a és­te”, y en­ton­ces, aver­gon­za­do, va­yas a ocu­par el úl­ti­mo pues­to». Lue­go Je­sús in­di­ca lo que hay que ha­cer: «Cuan­do seas in­vi­ta­do, an­da a sen­tar­te en el úl­ti­mo pues­to». Y jus­ti­fi­ca es­ta re­co­men­da­ción por un mo­ti­vo, po­dría­mos de­cir, de con­ve­nien­cia: «De ma­ne­ra que, cuan­do ven­ga el que te in­vi­tó, te di­ga: “Ami­go, sube más arri­ba”. Y es­to se­rá un ho­nor pa­ra ti de­lan­te de to­dos los que es­tén con­ti­go a la me­sa ».

Hay, sin em­bar­go, otros mo­ti­vos más pro­fun­dos que jus­ti­fi­can es­tas re­co­men­da­cio­nes de Je­sús: la hu­mil­dad y la ca­ri­dad. Son los mo­ti­vos que res­plan­de­cen en su pro­pia vi­da. Je­sús es el Hi­jo de Dios he­cho hom­bre, tal co­mo lo con­fie­sa nues­tra fe: «Dios de Dios, Luz de Luz, Dios ver­da­de­ro de Dios ver­da­de­ro». Pe­ro cuan­do vino al ban­que­te de la vi­da hu­ma­na, to­mó el úl­ti­mo lu­gar, co­mo lo des­ta­ca el himno de la car­ta de San Pa­blo a los fi­li­pen­ses: «Sien­do de con­di­ción di­vi­na... se des­po­jó de sí mis­mo to­man­do la con­di­ción de es­cla­vo... y se hu­mi­lló a sí mis­mo, ha­cién­do­se obe­dien­te has­ta la muer­te y muer­te de cruz» (Fil 2,6.7.8). La con­di­ción de es­cla­vo es la más ba­ja en el es­ca­la­fón hu­mano y la muer­te en la cruz era la más ig­no­mi­nio­sa. Se­gún los cri­te­rios hu­ma­nos, Je­sús se ubi­có en el úl­ti­mo lu­gar: na­ció en un lu­gar des­co­no­ci­do de la tie­rra, co­mo era en ese tiem­po Be­lén, con­du­jo una vi­da po­bre, se de­jó mal­tra­tar y azo­tar y mu­rió co­mo un mal­he­chor en una cruz. «Por eso -agre­ga el himno-, Dios lo exal­tó y le con­ce­dió el Nom­bre, que es­tá so­bre to­do nom­bre. Pa­ra que al nom­bre de Je­sús to­da ro­di­lla se do­ble en el cie­lo, en la tie­rra y en el abis­mo, y to­da len­gua con­fie­se que Cris­to Je­sús es Se­ñor, pa­ra glo­ria de Dios Pa­dre». (Fil 2,9-11). Él se ubi­có en el úl­ti­mo lu­gar; pe­ro Dios lo exal­tó y le con­ce­dió sen­tar­se a su de­re­cha en la glo­ria. Le di­jo: «Hi­jo, sube a lo más al­to».

San Pa­blo ci­ta ese himno, des­pués de di­ri­gir a sus des­ti­na­ta­rios es­ta ex­hor­ta­ción: «Ten­gan en­tre us­te­des los mis­mos sen­ti­mien­tos que Cris­to » (Fil 2,5). Es co­mo de­cir­les: Él ocu­pó el úl­ti­mo lu­gar; ha­gan us­te­des lo mis­mo: «An­da a sen­tar­te en el úl­ti­mo pues­to».

De­cía­mos que en la re­co­men­da­ción a ocu­par el úl­ti­mo pues­to, hay tam­bién un mo­ti­vo de ca­ri­dad, que, co­mo sa­be­mos, con­sis­te en pro­cu­rar el bien del otro. Se tra­ta, en­ton­ces, de ocu­par el úl­ti­mo pues­to ale­grán­do­se de que otro ocu­pe el pues­to me­jor. Es lo que in­di­ca San Pa­blo co­mo mo­ti­vo: «Que ca­da uno con­si­de­re a los de­más co­mo su­pe­rio­res a sí mis­mo, pro­cu­ran­do ca­da uno, no su pro­pio in­te­rés, sino el in­te­rés de los de­más» (Fil 2,3-4).

En es­te Evan­ge­lio en­con- tra­mos tam­bién la re­co­men­da­ción de Je­sús pa­ra quien ofre­ce un ban­que­te e in­vi­ta a otros: «Cuan­do des una co­mi­da o una ce­na, no in­vi­tes a tus ami­gos, ni a tus her­ma­nos, ni a tus pa­rien­tes, ni a tus ve­ci­nos ri­cos; no sea que ellos te in­vi­ten a su vez, y ten­gas ya tu re­com­pen­sa. Cuan­do des un ban­que­te, in­vi­ta a los po­bres, a los li­sia­dos, a los co­jos, a los cie­gos; y se­rás di­cho­so, por­que no te pue­den re­com­pen­sar; se te re­com­pen­sa­rá en la resurrección de los jus­tos». Si al­guien ha­ce un bien a otro es­pe­ran­do ser re­com­pen­sa­do por él, eso ya no es ca­ri­dad; es transac­ción, es ne­go­cio, y el asun­to que­da con­clui­do en es­ta tie­rra. Cuan­do se ha­ce un bien a otro sin es­pe­rar na­da a cam­bio, eso es amor, eso tie­ne una re­com­pen­sa eter­na: «La ca­ri­dad nun­ca cae» (1Cor 13,8). Por eso, ase­gu­ra Je­sús: «Se te re­com­pen­sa­rá en la resurrección de los jus­tos». Su re­com­pen­sa se­rá es­ta sen­ten­cia de Je­sús, cuan­do ven­ga en su trono de glo­ria: «Ven­gan, ben­di­tos de mi Pa­dre, re­ci­ban la he­ren­cia del Reino, pre­pa­ra­do pa­ra us­te­des des­de la crea­ción del mun­do» (Mt 25,34).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.