El avis­pe­ro del po­pu­lis­mo

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Max Sil­va Ab­bott Doc­tor en De­re­cho Pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía del De­re­cho USS

Es­ta fra­se, to­ma­da de las de­cla­ra­cio­nes de un economista en­tre­vis­ta­do por un pe­rió­di­co de San­tia­go, mues­tra muy a las cla­ras el au­tén­ti­co za­pa­to chino en el que Chi­le se ha me­ti­do, fru­to de una de­ma­go­gia irres­pon­sa­ble que con tal de ga­nar unos vo­tos aho­ra, es ca­paz de tor­pe­dear una y otra vez la lí­nea de flo­ta­ción de es­te país.

En efec­to, cual Ca­ja de Pan­do­ra, los mons­truos que ya han sa­li­do y tal co­mo es­tán las co­sas po­drían sa­lir en el fu­tu­ro de es­ta pe­li­gro­sa téc­ni­ca elec­to­ral, pue­den ser la rui­na de un país.

El po­pu­lis­mo es co­mo la vio­len­cia: se sa­be dón­de co­mien­za, pe­ro no dón­de ter­mi­na. De ahí que cual círcu­lo, o me­jor, es­pi­ral vi­cio­sa, va en­ve­ne­nan­do un país, al in­ci­tar el des­con­ten­to por lo que sea y a la vez, ilu­sio­nar con pro­me­sas irrea­li­za­bles, que una vez in­cum­pli­das, in­cre­men­tan el des­con­ten­to y ha­cen que la fie­bre po­pu­lis­ta crez­ca y se ha­ga ca­da vez más qui­mé­ri­ca.

Ade­más, un país que em­pren­de es­te ca­mino tie­ne ca­da vez ma­yo­res pro­ble­mas de con­vi­ven­cia, di­vi­sio­nes más pro­fun­das, re­sen­ti­mien­tos más exa­cer­ba­dos. Por eso es un avis­pe­ro: por­que las avis­pas, in­ci­ta­das por quien las des­per­tó, se po­nen ca­da vez más fu­rio­sas, lo cual es lo mis­mo que ocu­rre con el elec­to­ra­do en­fer­vo­ri­za­do por es­te fe­nó­meno.

Pe­ro la reali­dad es más fuer­te, co­mo siem­pre, y de se­guir es­te ca­mino, más tem­prano que tar­de cual­quier sis­te­ma co­lap­sa, sen­ci­lla­men­te por­que las ne­ce­si­da­des son in­fi­ni­tas (más aún con el po­pu­lis­mo) y los re­cur­sos, po­cos, inevi­ta­ble­men­te po­cos. Y co­mo los que más ob­tie- nen son los que más pre­sio­nan, los que más gri­tan (la “gri­to­cra­cia” de la cual ha­blá­ba­mos ha­ce po­co), se pro­du­ce una ver­da­de­ra gue­rra, una au­tén­ti­ca ra­pi­ña por los re­cur­sos exis­ten­tes en­tre los di­fe­ren­tes sec­to­res en pug­na, lo cual va de­jan­do la gran ma­yo­ría de las ver­da­de­ras ne­ce­si­da­des pos­ter­ga­das, o en ca­so de to­mar­se co­mo ban­de­ra de lu­cha una ne­ce­si­dad real­men­te im­por­tan­te, aca­ba de­jan­do un po­zo de frus­tra­ción, da­das las alo­ca­das e irrea­li­za­bles pro­pues­tas que se es­gri­men pa­ra so­lu­cio­nar­la.

El pro­ble­ma es que pa­ra sa­lir de es­ta es­pi­ral, to­dos de­be­mos con­tri­buir y te­ner una vi­sión de país que va­ya más allá de las me­tas in­me­dia­tas a fuer­za de mez­qui­nas en mu­chos ca­sos. Es­to sig­ni­fi­ca, en­tre otras co­sas, que la cla­se po­lí­ti­ca no de­be caer en la ten­ta­ción de ser un tí­te­re de “la ca­lle”, co­mo se di­ce, y los gru­pos de pre­sión de­jar de pen­sar só­lo en sus in­tere­ses; y ob­via­men­te, lu­char pa­ra que es­tos dos fac­to­res no se po­ten­cien mu­tua­men­te, pues siem­pre am­bos que­rrán te­ner la úl­ti­ma pa­la­bra.

¿Se­re­mos ca­pa­ces de calmar es­te avis­pe­ro del po­pu­lis­mo?

El pro­ble­ma es que pa­ra sa­lir de es­ta es­pi­ral, to­dos de­be­mos con­tri­buir y te­ner una vi­sión de país que va­ya más allá de las me­tas in­me­dia­tas a fuer­za de mez­qui­nas en mu­chos ca­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.