La sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad de Los Án­ge­les

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Se es­tá per­dien­do la ba­ta­lla con­tra la de­lin­cuen­cia y no por cul­pa de las po­li­cías, sino por cul­pa de le­yes mal he­chas e in­ter­pre­ta­cio­nes ju­di­cia­les ab­sur­das que se po­nen a fa­vor de quien no me­re­ce tan­to pri­vi­le­gio. Pa­re­ce que no to­dos son igua­les an­te la ley. La víc­ti­ma no tie­ne so­lu­ción. Por eso, es que ya ni si­quie­ra se es­tá de­nun­cian­do.

Se pue­de de­cir con to­das sus le­tras que Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le y la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes de la pro­vin­cia de Bio­bío y Los Án­ge­les, rea­li­zan un gran tra­ba­jo tan­to pre­ven­ti­vo co­mo en ma­te­ria de com­ba­tir el de­li­to y el trá­fi­co de dro­gas. A dia­rio ve­mos co­mo sus ope­ra­ti­vos de­jan gran can­ti­dad de de­te­ni­dos y su in­can­sa­ble la­bor no se de­tie­ne a nin­gu­na ho­ra ni fe­cha es­pe­cial. En pa­la­bras sim­ples, se es­tá ha­cien­do el tra­ba­jo.

Sin em­bar­go, ocu­rren ca­sos co­mo el del de­lin­cuen­te apo­da­do “el Pun­ga” que por 50ª vez fue de­te­ni­do por los efec­ti­vos po­li­cia­les, evi­den­cian­do la bur­la que ha­cen los an­ti­so­cia­les al sis­te­ma, apren­dién­do­se las le­yes me­jor que abo­ga­dos y jue­ves y fi­nal­men­te, que­dan­do en li­ber­tad an­te tal ni­vel de re­in­ci­den­cias.

Lo mis­mo su­ce­de con quie­nes se sien­ten con el de­re­cho y las ga­nas de pro­ta­go­ni­zar per­se­cu­cio­nes sin te­mor al­guno por las ca­lles ur­ba­nas de la ciu­dad, don­de per­so­nas inocen­tes han sa­li­do le­sio­na­das tan­to por atro­pe­llos, co­mo cho­ques o co­li­sio­nes.

Las po­li­cías es­tán sien­do bur­la­das y frus­tra­das en su ac­tuar por cul­pa de la le­gis­la­ción y su apli­ca­ción.

Los mis­mos de­lin­cuen­tes que son de­te­ni­dos un día, al otro le sa­len a ha­cer bur­la a los po­li­cías, ya que pe­se al es­fuer­zo y ries­go de la pro­fe­sión, en la prác­ti­ca no se lo­gra na­da.

Ha­ce unos días, ha­cía­mos el aná­li­sis del te­ma de de­lin­cuen­cia y hoy nue­va­men­te te­ne­mos ra­zo­nes pa­ra re­to­mar­lo por­que cla­ra­men­te al­go no es­tá fun­cio­nan­do. En­tre la ley y los jue­ces o fis­ca­les, pa­re­ce el cuen­to del hue­vo y la ga­lli­na, pe­ro na­da cam­bia. To­do si­gue igual. Las ca­sas es­tán lle­nas de alar­mas y re­jas, mien­tras los an­ti­so­cia­les se han to­ma­do las ca­lles por­que ellos son quie­nes tie­nen to­dos los de­re­chos, abo­ga­dos y res­pe­tos en de­tri­men­to de la ciu­da­da­nía tra­ba­ja­do­ra. No pue­de ser.

Es ho­ra de que los par­la­men­ta­rios de nues­tro país y de la zo­na; Ro­ber­to Po­ble­te, Jo­sé Pé­rez, Víc­tor Pé­rez y Fe­li­pe Har­boe lle­ven es­tas ne­ce­si­da­des al ni­vel cen­tral. Los pue­blos es­tán aco­rra­la­dos por de­lin­cuen­tes lle­nos de pri­vi­le­gios.

Sin em­bar­go, si las víc­ti­mas en­fren­tan por sus pro­pios me­dios el pro­ble­ma an­te la inope­ran­cia del Po­der Ju­di­cial, ter­mi­nan ellos tras las re­jas, co­mo el co­no­ci­do y bu­lla­do ca­so del por­to­na­zo en San­tia­go que de­jó a pa­dre e hi­jo con me­di­das cau­te­la­res por de­fen­der­se.

Se es­tá per­dien­do la ba­ta­lla con­tra la de­lin­cuen­cia y no por cul­pa de las po­li­cías, sino por cul­pa de le­yes mal he­chas e in­ter­pre­ta­cio­nes ju­di­cia­les ab­sur­das que se po­nen a fa­vor de quien no me­re­ce tan­to pri­vi­le­gio. Pa­re­ce que no to­dos son igua­les an­te la ley. La víc­ti­ma no tie­ne so­lu­ción. Por eso, es que ya ni si­quie­ra se es­tá de­nun­cian­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.