El es­cri­to­rio

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ro­dri­go So­lís pil­do­ri­ta­de­la­fe­li­ci­dad.com ro­dro­so­lis@gmail.com

To­da mi in­fan­cia ju­gué fút­bol en una li­ga de la que mi equi­po ja­más pu­do sa­lir cam­peón. Siem­pre que­da­mos ter­ce­ros o se­gun­dos. Nun­ca pri­me­ros. El que que­da­ba año tras año en pri­mer lu­gar, era el co­le­gio al que per­te­ne­cía la li­ga. Por eso nues­tros pa­dres, har­tos de ver­nos per­der, gri­ta­ban con amar­gu­ra des­de las tri­bu­nas: “ár­bi­tro ven­di­do”.

Una ma­ña­na de do­min­go se ce­le­bró un par­ti­do cru­cial. Era la úl­ti­ma jor­na­da del cam­peo­na­to. El equi­po dueño de la li­ga y no­so­tros te­nía­mos los mis­mos pun­tos en la ta­bla. El due­lo de­fi­ni­ría al cam­peón. Lo re­cuer­do co­mo si fue­ra ayer; no ten­go si­quie­ra que ce­rrar los ojos pa­ra ver­me de­ba­jo de tres tu­bos oxi­da­dos, muer­to de los ner­vios, mi­ran­do los nú­me­ros en el dor­so de mis ami­gos, en­fi­la­dos hom­bro con hom­bro, des­pe­gán­do­se coor­di­na­dos del sue­lo pa­ra de­te­ner el dis­pa­ro de Pedrito Gó­mez (sí, re­cuer­do el nom­bre y el ape­lli­do del odiado de­lan­te­ro ri­val) que re­bo­tó en la tie­rra, le­van­tan­do la cal que de­li­mi­ta el área chi­ca, gi­ran­do so­bre su eje, ob­ser­van­do el aves­truz de tra­zos geo­mé­tri­cos y amor­fos de la mar­ca Gar­cís que se es­cu­rrió en­tre mis ma­nos en­guan­ta­das, pa­san­do en cá­ma­ra len­ta por de­ba­jo de mis pier­nas y fre­nan­do su via­je en la red de sos­quil.

Si el ár­bi­tro no hu­bie­ra in­ven­ta­do esa fal­ta -me di­je­ron mis ami­gos, mi en­tre­na­dor, in­clu­so mi pa­dre-, ja­más la hu­bie­ras ca­gado.

Que­da­mos se­gun­dos. Otra vez se­gun­dos. Y la cul­pa, por su­pues­to, no fue mía. Du­ran­te 55 de los 60 mi­nu­tos que du­ra­ban los par­ti­dos in­fan­ti­les, fui el Hom­bre Ara­ña. Hi­ce ata­ja­das im­po­si­bles. Es­pec­ta­cu­la­res. Una y otra y otra vez. Has­ta que el ár­bi­tro nos ro­bó. Y lo creí. Y lo se­guí cre­yen­do du­ran­te to­dos los años que que­da­mos se­gun­dos o ter­ce­ros. Nun­ca hu­bo na­die, ni una so­la per­so­na, que tu­vie­ra la sen­sa­tez de ex­pli­car­me que de na­da sir­ve ha­cer bien un tra­ba­jo si en el mo­men­to de ma­yor pre­sión se co­me­te un error. Que só­lo los co­bar­des no asu­men su res­pon­sa­bi­li­dad. Y que só­lo los más gran­des apren­den de sus erro­res.

Por eso no me ex­tra­ña mi­rar la te­le­vi­sión y ver a uno de los má­xi­mos bas­tio­nes y re­fe­ren­tes del de­por­te na­cio­nal, Pao­la Es­pi­no­sa, do­ble me­da­llis­ta olím­pi­ca, rom­per en llan­to an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción al ocu­par el cuar­to pues­to en la com­pe­ten­cia de cla­va­dos en pla­ta­for­ma de 10 me­tros du­ran­te la re­cién fi­na­li­za­da Olim­pia­da. Ob­ser­var que sus lá­gri­mas no son de de­si­lu­sión, sino de co­ra­je, pues su de­rro­ta, di­ce, no es con­se­cuen­cia del su­pre­mo desem­pe­ño de sus ri­va­les o de su fal­ta de con­sis­ten­cia en los cla­va­dos fi­na­les, sino de los jue­ces, que co­mo la apa­bu­llan­te ma­yo­ría sa­be­mos, no tie­nen otro tra­ba­jo que cons­pi­rar pa­ra ro­bar­nos la glo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.