LA FI­LO­SO­FÍA Y EL VA­LOR DE LA EDU­CA­CIÓN

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: El Mi­ne­duc tie­ne la in­ten­ción de eli­mi­nar la obli­ga­to­rie­dad de la fi­lo­so­fía de las ma­llas de ter­ce­ro y cuar­to me­dio. Pe­ro es­to co­rres­pon­de a un en­ten­di­mien­to li­mi­ta­do del va­lor de la edu­ca­ción. La pre­gun­ta so­bre el va­lor de la edu­ca­ción ad­mi­te múl­ti­ples res­pues­tas. Sin ago­tar­las, en los de­ba­tes ac­tua­les se di­fe­ren­cian tres:

La pri­me­ra aso­cia su va­lor ex­clu­si­va­men­te con el éxi­to eco­nó­mi­co. Sin des­me­re­cer su im­por­tan­cia, es evi­den­te que es­te en­ten­di­mien­to del va­lor es re­duc­cio­nis­ta.

La se­gun­da es­tá muy en bo­ga: “Edu­ca­ción pa­ra la ciu­da­da­nía”. La idea es que los es­tu­dian­tes desa­rro­llen las ca­pa­ci­da­des que po­si­bi­li­ten su fun­cio­na­mien­to co­mo fu­tu­ros ciu­da­da­nos. Es­to in­clu­ye un cier­to desa­rro­llo de ca­pa­ci­da­des crí­ti­cas ( pa­ra eva­luar y par­ti­ci­par en la dis­cu­sión pú­bli­ca), de em­pa­tía (esen­cial pa­ra el sen­ti­do co­mu­ni­ta­rio), del sen­ti­do de igual­dad (de­mo­cra­cia, res­pe­to por pun­tos de vis­ta de los otros), et­cé­te­ra.

La fuer­za que ha to­ma­do es­ta res­pues­ta, se re­mi­te a que per­mi­te ob­viar dar una res­pues­ta sus­tan­ti­va a la pre­gun­ta so­bre el va­lor de la edu­ca­ción. En efec­to, no se pro­nun­cia di­rec­ta­men­te so­bre el va­lor de di­fe­ren­tes con­cep­cio­nes del bien y de la vi­da, sino úni­ca­men­te so­bre aque­llo que es ra­zo­na­ble pro­po­ner que to­dos los ciu­da­da­nos com­par­ta­mos: los va­lo­res po­lí­ti­cos fun­da­men­ta­les. Mu­chos lo con­si­de­ran una ven­ta­ja en so­cie­da­des ca­rac­te­ri­za­das por el plu­ra­lis­mo.

La ter­ce­ra es “edu­ca­ción pa­ra la vi­da”. Des­de es­ta pers­pec­ti­va el sen­ti­do úl­ti­mo (no ex­clu­si­vo) de la edu­ca­ción es po­si­bi­li­tar una vi­da va­lio­sa -una en que se pue­dan des­ple­gar las ca­pa­ci­da­des pro­pias de cier­tas ex­ce­len­cias hu­ma­nas, ta­les co­mo el en­ten­di­mien­to del mun­do (fí­si­co, es­té­ti­co, cien­tí­fi­co, mo­ral, et­cé­te­ra) y nues­tra po­si­ble po­si­ción en él ( ge­ne­ra­ción de sen­ti­do)-. Co­mo es co­no­ci­do, es en el desa­rro­llo de es­te va­lor don­de la en­se­ñan­za y prác­ti­ca de la fi­lo­so­fía me­dian­te la re­fle­xión y el jui­cio crí­ti­co des­plie­ga to­do su po­der. Si bien una vi­da no exa­mi­na­da no ca­re­ce de va­lor, una vi­da exa­mi­na­da es más va­lio­sa.

Se­gún el Mi­ne­duc, la fi­lo­so­fía no des­apa­re­ce­rá, sino que se­rá sub­su­mi­da en “edu­ca­ción ciu­da­da­na”. Pe­ro es­to ex­pre­sa un en­ten­di­mien­to re­duc­cio­nis­ta del va­lor de la edu­ca­ción -y de la fi­lo­so­fía-. El va­lor de la edu­ca­ción no se re­du­ce al éxi­to eco­nó­mi­co, pe­ro tam­po­co al atrio ciu­da­dano. En cier­to sen­ti­do, es­ta re­duc­ción ex­pre­sa la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.