Ma­nuel Sil­va Ace­ve­do es el Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra 2016

El au­tor de 74 años, res­pon­sa­ble de "Lo­bos y ove­jas", fue con­de­co­ra­do por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, de un to­tal de 17 pos­tu­lan­tes.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CORPORACIÓN CULTURAL MUNICIPAL DE LOS ÁNGELES - Fuen­te: Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción

Ma­nuel Sil­va Ace­ve­do es el poe­ta re­co­no­ci­do con la ver­sión 2016 del Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra, dis­tin­ción bi­a­nual que en­tre­ga el Es­ta­do, a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción.

Fue la mi­nis­tra de la car­te­ra, Adria­na Del­piano, quien dio a co­no­cer la no­ti­cia, acom­pa­ña­da por los in­te­gran­tes del ju­ra­do que en­ca­be­zó pa­ra zan­jar es­te re­co­no­ci­mien­to: el rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, En­nio Vi­val­di; el rec­tor de la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na de Cien­cias de la Edu­ca­ción (UMCE), Jai­me Es­pi­no­sa, en re­pre­sen­ta­ción del Con­se­jo de Rec­to­res de las Uni­ver­si­da­des de Chi­le (CRUCH); y Adria­na Val­dés, re­pre­sen­tan­te de la Aca­de­mia Chi­le­na de la Len­gua.

Al mo­men­to de zan­jar es­te pre­mio, el ju­ra­do con­si­de­ró la obra de Sil­va co­mo una “pre­sen­cia poé­ti­ca cla­ve en nues­tra li­te­ra­tu­ra, des­de su pro­fé­ti­co y mul­ti­va­len­te poe­ma “Lo­bos y ove­jas” (1972)”. La co­mi­sión tam­bién tu­vo en cuen­ta “su tra­yec­to­ria sos­te­ni­da, que in­clu­ye gran­des poe­mas eró­ti­cos en di­ver­sas cla­ves, con un ha­blan­te mu­chas ve­ces apo­rrea­do, y tam­bién poe­mas de su­fri­mien­to con ecos bí­bli­cos, que se ha­cen car­go de la de­gra­da­ción y la ver­güen­za, co­mo “Ba­jo dic­ta­du­ra”, y el re­cla­mo con­tra la usu­ra”.

La mi­nis­tra Del­piano des­ta­có que se tra­ta de “un poe­ta de gran ofi­cio, de acier­tos for­ma­les, de buen pul­so, que re­tra­ta sin mi­se­ri­cor­dia la pre­ca­rie­dad del queha­cer poé­ti­co en nues­tros días, y tam­bién la del poe­ta, que ha­ce mu­cho tiem­po fue ba­ja­do a ti­ro­nes del Olim­po.”

Por su par­te, el ga­na­dor agra­de­ció el re­co­no­ci­mien­to, ase­gu­ran­do que “es­te ofi­cio tie­ne al­go que ver con la ca­rre­ra de pos­tas. Uno re­ci­be el bas­tón de sus poe­tas an­te­ce­so­res: En­ri­que Lihn, Jor­ge Tei­llier, y más ha­cia atrás, Pa­blo de Rok­ha, Pa­blo Ne­ru­da, Vi­cen­te Hui­do­bro, Ga­brie­la Mis­tral. Es una con­ca­te­na­ción de ofi­cios que se va ac­tua­li­zan­do se­gún la épo­ca his­tó­ri­ca que le to­ca a ca­da uno”.

Sil­va ade­más des­ta­có el va­lor ge­ne­ra­cio­nal de es­ta dis­tin­ción. “Per­te­nez­co a la ge­ne­ra­ción del 60, que so­mos una ge­ne­ra­ción muy fra­ter­nal, que ba­ta­lla­mos jun­tos nues­tras pri­me­ras pu­bli­ca­cio­nes. Ha­bía una gran pro­me­sa pa­ra nues­tra ge­ne­ra­ción, por­que los 60 fue­ron una gran pro­me­sa de li­ber­tad, de cam­bios y des­ta­pe. Y vie­ne lo que to­dos co­no­ce­mos, el gol­pe mi­li­tar y nues­tras ex­pec­ta­ti­vas se frus­tra­ron”.

POE­TA Y EDI­TOR

Ma­nuel Sil­va (1942) es­tu­dió en el Ins­ti­tu­to Pe­da­gó­gi­co y la Es­cue­la de Pe­rio­dis­mo de la Uni­ver­si­dad de Chi­le y du­ran­te 25 años tra­ba­jó co­mo crea­ti­vo en pu­bli­ci­dad.

En 1990 aban­do­nó esas la­bo­res y co­men­zó su co­la­bo­ra­ción con la Edi­to­rial Uni­ver­si­ta­ria, don­de, en­tre otras co­sas, ha rea­li­za­do edi­cio­nes de poe­tas chi­le­nos co­mo Án­gel Cru­cha­ga San­ta Ma­ría y Max Ja­ra.

Em­pe­zó a es­cri­bir a los 15 años, cuan­do estudiaba en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal, y pu­bli­có su pri­mer poe­ma­rio, Per­tur­ba­cio­nes, en 1967, a los 25 años. Con es­ta obra con la que se ins­cri­bió en la ge­ne­ra­ción de poe­tas de 1960. Lue­go si­guie­ron Lo­bos y ove­jas (1976), Mes­ter de bas­tar­día (1977), Mon­te de Ve­nus ( 1979), Te­rro­res diur­nos (1982), Pa­los de cie­go (1986), Des­an­dar lo an­da­do (1988) y la tra­duc­ción al ale­mán de Lo­bos y ove­jas, Wöl­fe und Scha­fe (1989).

En 1995 se pu­bli­có Can­to ro­da­do y, un año des­pués, el li­bro de ar­tis­ta de tan só­lo 500 ejem­pla­res Hou­di­ni (1996), en coau­to­ría con el ar­tis­ta Gui­ller­mo From­mer.

En 1998 apa­re­ció la an­to­lo­gía Su­ma al­za­da ( 1998). Tras es­ta vi­nie­ron los poe­ma­rios Ca­ra de he­re­je (2000) y Día Quin­to (2002). Se­gún Da­vid Bus­tos, es­te úl­ti­mo li­bro ex­plo­ra la ver­tien­te eco­ló­gi­ca, uti­li­zan­do con des­tre­za la jer­ga ca­lle­je­ra y el hu­mor an­ti­poé­ti­co.

Su más re­cien­te pu­bli­ca­ción es la an­to­lo­gía de poe­mas Cam­po de Amar­te (2006). Ade­más de sus li­bros, su tra­ba­jo poé­ti­co ha apa­re­ci­do en an­to­lo­gías tan­to en Chi­le co­mo en el ex­tran­je­ro, en paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Es­pa­ña, Sue­cia, Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos.

En­tre las dis­tin­cio­nes que ha re­ci­bi­do des­ta­can la Be­ca del Ta­ller de Es­cri­to­res de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca (1969); el Pre­mio Luis Oyar­zún 1972 (otor­ga­do por la re­vis­ta Tril­ce y la Uni­ver­si­dad Aus­tral); el pre­mio Li­bro de Oro 1977, la be­ca de la Fun­da­ción An­des (1996), el Pre­mio Eduar­do An­gui­ta 1997 de la Edi­to­rial Uni­ver­si­ta­ria, la Be­ca del Con­se­jo Na­cio­nal del Li­bro y la Lec­tu­ra (1998); el Pre­mio del Círcu­lo de Crí­ti­cos de Val­pa­raí­so 2003; y el Pre­mio Jor­ge Tei­llier 2012, de la Uni­ver­si­dad de La Fron­te­ra.

Los Pre­mios Na­cio­na­les son los má­xi­mos re­co­no­ci­mien­tos que en­tre­ga el Es­ta­do de Chi­le, a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, a la obra de chi­le­nos que des­ta­quen por su ex­ce­len­cia, crea­ti­vi­dad, apor­te tras­cen­den­te a la cul­tu­ra na­cio­nal y al desa­rro­llo del sa­ber y de las ar­tes.

Se otor­gan des­de 1942 y en 1992 se pro­mul­gó la ley que los ri­ge ac­tual­men­te, es­ta­ble­cién­do­se la en­tre­ga bi­a­nual en on­ce dis­ci­pli­nas: Li­te­ra­tu­ra, Pe­rio­dis­mo, Cien­cias Exac­tas, Cien­cias Na­tu­ra­les, Cien­cias Apli­ca­das y Tec­no­ló­gi­cas, His­to­ria, Cien­cias de la Edu­ca­ción, Ar­tes Plás­ti­cas, Ar­tes Mu­si­ca­les, Ar­tes de la Re­pre­sen­ta­ción y Au­dio­vi­sua­les, y de Hu­ma­ni­da­des y Cien­cias So­cia­les.

Quie­nes son dis­tin­gui­dos con es­te re­co­no­ci­mien­to re­ci­ben un di­plo­ma, un pre­mio cer­cano a los 18 mi­llo­nes de pe­sos y una pen­sión vi­ta­li­cia men­sual equi­va­len­te a 20 Uni­da­des Tri­bu­ta­rias Men­sua­les (UTM).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.