Las AFP han abu­sa­do de los ca­pi­ta­les de nues­tros tra­ba­ja­do­res

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Jo­sé Pé­rez Arria­ga­da Dipu­tado de la Re­pú­bli­ca

El mar­tes 16 de agos­to se lle­vó a ca­bo una se­sión es­pe­cial de la Cá­ma­ra de Dipu­tados con el ob­je­to de ana­li­zar “el es­ta­do de im­ple­men­ta­ción de las pro­pues­tas ex­pues­tas por la Co­mi­sión Ase­so­ra Pre­si­den­cial en­car­ga­da de re­vi­sar el Sis­te­ma de Pen­sio­nes en Chi­le”.

En la opor­tu­ni­dad in­ter­vi­ne co­mo par­la­men­ta­rio y je­fe de la ban­ca­da ra­di­cal, re­cor­dan­do que las AFP fue­ron crea­das allá por los años 80 obli­gan­do, y no por vo­lun­tad pro­pia, a to­dos los tra­ba­ja­do­res a in­te­grar­se a las mis­mas.

El que es­ta­ba en el Ser­vi­cio de Se­gu­ro So­cial te­nía que ir a la AFP; los que es­ta­ban en la Ca­ja de Em­plea­dos Par­ti­cu­la­res o Ca­ja de Em­plea­dos Pú­bli­cos tam­bién tu­vie­ron que emi­grar a las AFP y nun­ca se su­po que pa­só con los gran­des re­cur­sos de aque­llas ca­jas.

En nues­tra oc­ta­va re­gión hay mi­les de hec­tá­reas de pre­dios fo­res­ta­dos; en­tre ellos lu­ga­res co­mo Cruz de Pie­dra, Cruz de Ci­prés, San­ta Ele­na en Co­li­co y El Mo­rro, al in­te­rior del Mul­chén, y tan­tos otros que se ven­die­ron al sec­tor pri­va­do y nun­ca se su­po cuál fue el des­tino de esos ca­pi­ta­les que de­bie­ron ha­ber­se in­te­gra­do a los fon­dos de pen­sio­nes de los tra­ba­ja­do­res del país.

Hoy día es­tos gru­pos eco­nó­mi­cos tie­nen al­re­de­dor de 180 mil mi­llo­nes de dó­la­res que son ca­pi­ta­les de los tra­ba­ja­do­res. La mi­tad de es­tos di­ne­ros es­tán in­ver­ti­dos fue­ra de Chi­le, y por su­pues­to que fue­ra del país no le ha­cen nin­gún apor­te a la na­ción.

Una bue­na par­te de las AFP no son ad­mi­nis­tra­do­ras de fon­dos de pen­sio­nes, pues por ejem­plo, cuan­do un aho­rran­te tie­ne 40 mi­llo­nes de pe­sos y de­ja de co­ti­zar por­que per­dió el tra­ba­jo du­ran­te un tiem­po, y lue­go va a con­sul­tar cuán­to es el aho­rro que tie­ne, le res­pon­den que aho­ra tie­ne 38 o 37 mi­llo­nes, y por qué, por­que las AFP co­bran por la ad­mi­nis­tra­ción de los di­ne­ros de sus im­po­nen­tes.

En­ton­ces, en vez de pa­gar­le a la per­so­na que ha he­cho un es­fuer­zo pa­ra es­tar co­ti­zan­do, es­to no ocu­rre, y los ca­pi­ta­les sa­len con rum­bo des­co­no­ci­do a ha­cer ne­go­cios fue­ra de Chi­le.

Propongo que por ello pa­guen un in­te­rés al me­nos anual, aun­que sea ba­jo, pe­ro no ha­cer abu­so de nues­tros tra­ba­ja­do­res de esa ma­ne­ra.

Las AFP se tie­nen que ter­mi­nar de­fi­ni­ti­va­men­te, por­que no han he­cho otra co­sa que ha­cer uso y abu­so de los ca­pi­ta­les de nues­tros tra­ba­ja­do­res; pa­ra que se ter­mi­ne con las pen­sio­nes ver­gon­zo­sas, co­mo por ejem­plo, un maes­tro que es­tu­dió en la uni­ver­si­dad hoy día re­ci­be 80 mil pe­sos de pen­sión.

Fi­nal­men­te, aquí de­be ha­ber un apor­te tri­par­ti­to en­tre los tra­ba­ja­do­res, los em­pre­sa­rios y el Es­ta­do, pe­ro hay que te­ner cui­da­do con el 5% que se les va a exi­gir pa­gar a las py­mes, por­que son las que más tra­ba­jo ge­ne­ran en el país.

Es­te es un te­ma com­ple­jo que se­gui­rá en dis­cu­sión y es­pe­ra­mos en­con­trar una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va pa­ra me­jo­rar las pen­sio­nes de to­das las chi­le­nas y chi­le­nos.

Las AFP se tie­nen que ter­mi­nar de­fi­ni­ti­va­men­te, […] hay que te­ner cui­da­do con el 5% que se les va a exi­gir pa­gar a las py­mes, por­que son las que más tra­ba­jo ge­ne­ran en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.