¿Có­mics o no­ve­las grá­fi­cas?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CORPORACIÓN CULTURAL MUNICIPAL DE LOS ÁNGELES - Por Ale­jan­dro Bas­cu­ñán Tron­co­so Di­rec­tor de la Bi­blio­te­ca Vi­va Los Án­ge­les

El tér­mino no­ve­la grá­fi­ca apa­re­ce en 1978, cuan­do el in­glés Will Eis­ner pu­bli­có Con­tra­to con Dios, un tra­ba­jo au­to­bio­grá­fi­co pre­sen­ta­do en for­ma­to de li­bro con una his­to­ria au­to­con­clu­si­va (sin con­ti­nua­cio­nes) que po­día leer­se co­mo una no­ve­la tra­di­cio­nal. Des­de en­ton­ces se con­vir­tió en el so­por­te per­fec­to a la ho­ra de lle­var la his­to­rie­ta a li­bre­rías y aca­de­mias.

De he­cho, es muy pro­ba­ble que sin es­te for­ma­to la his­to­rie­ta nun­ca hu­bie­se lle­ga­do a apa­re­cer en me­dios de aná­li­sis crí­ti­co. Si hay al­go que agra­de­cer­le a la in­ven­ción de Eis­ner y sus edi­to­res es que, gra­cias a ella, la his­to­rie­ta lle­gó al lu­gar don­de hoy se en­cuen­tra: a la par de cual­quier otro gé­ne­ro de fic­ción im­pre­sa, sea es­ta ar­tís­ti­ca o co­mer­cial.

Acla­ra­mos, en­ton­ces: no­ve­la grá­fi­ca no es un gé­ne­ro, es un for­ma­to; el gé­ne­ro es la his­to­rie­ta (en es­pa­ñol) o cómic (en in­glés, aho­ra es­pa­ño­li­za­do). Así pue­de de­cir­se que to­das las no­ve­las grá­fi­cas son có­mics o his­to­rie­tas, pe­ro no que to­dos los có­mics o his­to­rie­tas son no­ve­las grá­fi­cas, ya que tam­bién los hay pre­sen­ta­dos en otros so­por­tes co­mo ti­ras có­mi­cas ( Con­do­ri­to, Dick Tracy), re­vis­tas ( Bat­man, Su­per­man), ál­bu­mes (La cas­ta de los me­ta­ba­ro­nes), to­mos re­co­pi­la­to­rios ( Watch­men), ja­po­nés o man­ga (Aki­ra), y más re­cien­te­men­te, el web­có­mic, di­se­ña­do ex­clu­si­va­men­te pa­ra in­ter­net, co­mo el ca­so de la tira na­cio­nal.

En Chi­le, el mo­vi­mien­to tam­po­co es le­jano: au­to­res co­mo Jor­ge Ba­ra­dit, Ál­va­ro Bi­sa­ma y An­to­nio Díaz Oli­va no só­lo han con­fe­sa­do su deu­da con el gé­ne­ro, tam­bién se han aven­tu­ra­do en el ar­te de es­cri­bir có­mics. Ba­ra­dit pu­bli­có, jun­to con Mar­tín Cá­ce­res, “Po­li­cía del kar­ma”, que las re­se­ñas en su mo­men­to se­ña­la­ban: “Un uni­ver­so re­car­ga­do, her­mo­so, te­rri­ble, ago­ta­dor y cau­ti­van­te. Una so­bre­do­sis de na­rra­ti­va vi­sual”.

El tam­bién nom­bra­do Ál­va­ro Bi­sa­ma fue in­clu­so más le­jos, al in­cluir en su li­bro “Cien li­bros chi­le­nos”, suer­te de pau­ta de los li­bros más im­por­tan­tes pu­bli­ca­dos en nues­tro país, a dos có­mics: “Mam­pa­to” y “Su­per­ci­fuen­tes”, ade­más de ci­tar la re­vis­ta Trau­ko (adul­ta) co­mo uno de los cri­so­les cla­ves pa­ra en­ten­der la na­rra­ti­va na­cio­nal de fi­nes de los ochen­ta.

No­ve­las grá­fi­cas re­co­men­da­das Maus,

de Art Spie­gel­man (1973/1991): no­ve­la grá­fi­ca ga­na­do­ra del pre­mio Pu­lit­zer en 1992. Spie­gel­man na­rra la dra­má­ti­ca his­to­ria de sus pa­dres en un cam­po de con­cen­tra­ción en la Ale­ma­nia na­zi. La gra­cia es que lo ha­ce a tra- vés de ani­ma­les par­lan­tes, en la que ju­díos son ra­to­nes y los na­zis ga­tos. Tres­cien­tas pá­gi­nas en un blan­co y ne­gro ab­so­lu­ta­men­te im­pre­sio­nan­te. (Ran­dom Hou­se Mon­da­do­ri)

El eter­nau­ta,

de Héc­tor G. Oes- ter­held y Fran­cis­co So­lano Ló­pez (1957): pie­dra an­gu­lar de la na­rra­ti­va grá­fi­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na. Re­la­to de una in­va­sión ex­tra­te­rres­tre a Bue­nos Ai­res que fun­cio­na co­mo lec­tu­ra po­lí­ti­ca del pen­sa­mien­to so­cia­lis­ta de su au­tor, des­apa­re­ci­do du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar tras­an­di­na. A la al­tu­ra de Bor­ges y Cor­tá­zar, de­be­ría ser de lec­tu­ra obli­ga­to­ria en los co­le­gios; en Ar­gen­ti­na lo es. (Exis­ten va­rias edi­cio­nes. La más com­ple­ta es la edi­ta­da por Nor­ma/es­pa­ña).

1899, cuan­do los tiem­pos cho­can,

Fran­cis­co Or­te­ga y Nel­son Dá­niel: Fran­cis­co Or­te­ga crea un uni­ver­so pa­ra­le­lo jun­to con el di­bu­jan­te Nel­son Dá­niel y die­ron pa­so a una di­men­sión en la que la Gue­rra del Pa­cí­fi­co es ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te. Así, Prat so­bre­vue­la Li­ma a bor­do de la ae­ro­na­ve Blan­co En­ca­la­da y de­ja caer una po­de­ro­sa bom­ba que ha­ce des­apa­re­cer la ca­pi­tal de Pe­rú. Lue­go, Su­da­mé­ri­ca cam­bia pa­ra siem­pre. Y tam­bién el mun­do. Se tra­ta de 1899: cuan­do los tiem­pos cho­can, y pue­de que sea la no­ve­la grá­fi­ca más am­bi­cio­sa pu­bli­ca­da en Chi­le.

Mo­cha Dick, la le­yen­da de la ba­lle­na blan­ca,

de Fran­cis­co Or­te­ga y Gon­za­lo Mar­tí­nez: Mo­cha Dick, la le­yen­da de la ba­lle­na blan­ca si­túa su re­la­to en las cos­tas de Arau­co, es­pa­cio geo­grá­fi­co agres­te en el que con­vi­ven dis­tin­tas cul­tu­ras: chi­le­na, ma­pu­che y an­glo­sa­jo­na, por men­cio­nar al­gu­nas.

En es­te con­tex­to, un jo­ven lla­ma­do Ca­leb Hie­nam, hi­jo de un em­pre­sa­rio ba­lle­ne­ro, rea­li­za su pri­mer via­je den­tro de un bu­que ba­lle­ne­ro en el que co­no­ce a Ali­ro Lef­tra­ru, des­cen­dien­te del pue­blo ma­pu­che, quien le na­rra la fas­ci­nan­te his­to­ria de la Mo­cha, ani­mal ma­rino que, den­tro la cos­mo­vi­sión ma­pu­che, te­nía a su car­go el tras­la­do de los gue­rre­ros di­fun­tos ha­cia el mar de la eter­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.