Cuan­do los ru­mo­res se trans­for­man en fal­sas ver­da­des

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Es ne­ce­sa­rio una edu­ca­ción en la po­bla­ción res­pec­to a las ma­ne­ras de en­fren­tar si­tua­cio­nes de emer­gen­cia, de tal ma­ne­ra que, de ocu­rrir un even­to que re­vis­ta ca­rac­te­rís­ti­cas com­ple­jas, no se to­men me­di­das in­ne­ce­sa­rias que só­lo ge­ne­ran más ries­go o te­mor.

La no­che del do­min­go, los pa­dres del Co­le­gio San Ga­briel Ar­cán­gel de Los Án­ge­les, co­men­za­ron a ge­ne­rar una red de men­sa­je­ría por re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book y What­sapp, de­bi­do a una su­pues­ta pre­sen­cia del vi­rus de la in­fluen­za H1N1 de for­ma ma­si­va en el es­ta­ble­ci­mien­to, si­tua­ción que no era real.

Los men­sa­jes co­men­za­ron a alar­mar a la co­mu­ni­dad es­co­lar y an­te el des­co­no­ci­mien­to y la po­ca edu­ca­ción fren­te a es­te ti­po de es­ce­na­rios, mu­chos pa­dres op­ta­ron por no en­viar a sus hi­jos al co­le­gio. Se di­jo por ejem­plo que ha­bía 3 o 4 ca­sos más en es­ta­do crí­ti­co en el hos­pi­tal. Ru­mo­res que sin du­da al­gu­na aler­ta­ron a las fa­mi­lias.

El ori­gen de la con­mo­ción se pro­du­jo lue­go que una me­nor del re­cin­to edu­ca­cio­nal, mu­rie­ra el pa­sa­do vier­nes pre­sun­ta­men­te por es­ta pa­to­lo­gía. Sin em­bar­go, lo cier­to es que has­ta ese mi­nu­to no exis­tía nin­gún do­cu­men­to ofi­cial, que in­di­ca­ra que la pe­que­ña ha­bía per­di­do la vi­da pro­duc­to de es­te vi­rus, es más, has­ta el lu­nes por la tar­de na­da se sa­bía a cien­cia cier­ta.

An­te la si­tua­ción, la mis­ma no­che del do­min­go, La Tri­bu­na se con­tac­tó con los en­tes res­pon­sa­bles. Des­de la se­re­mi lla­ma­ron a la cal­ma e in­di­ca­ron en de­ta­lle lo que es­ta­ba pa­san­do y el pro­ce­so. Por su par­te el es­ta­ble­ci­mien­to en­tre­gó su postura y lla­mó a per­der el mie­do, pe­ro el pá­ni­co co­lec­ti­vo pu­do más en mu­chos ca­sos. La co­mu­ni­dad, cie­ga del pro­ble­ma, veía la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da y no eran ca­paz de ana­li­zar el con­tex­to del he­cho. Se leía un pá­rra­fo y se com­par­tía de in­me­dia­to sin ma­yor aná­li­sis.

La preo­cu­pa­ción in­clu­so se ex­pan­dió a otras co­mu­ni­da­des es­co­la­res, por lo que a me­dio­día, la de­le­ga­ción pro­vin­cial de la Se­re­mi de Sa­lud en­vió un co­mu­ni­ca­do, pa­ra ex­po­ner nue­va­men­te los pun­tos in­for­ma­dos du­ran­te la no­che.

El 16 de enero de 2005 en la ciu­dad de Con­cep­ción, más de 18 mil per­so­nas se mo­vi­li­za­ron por la ciu­dad por un pre­sun­to tsu­na­mi que ha­bía, se­gún ru­mo­res, arra­sa­do con el bor­de cos­te­ro. En di­cha oca­sión Ca­ra­bi­ne­ros se pa­ró en las ca­lles, ra­dio Bio­bío se de­di­có a lla­mar a la cal­ma a la po­bla­ción, pe­ro na­die ana­li­za­ba, de la fra­se “fal­sa alar­ma de tsu­na­mi”, se des­pren­día la úl­ti­ma pa­la­bra y se se­guía eva­cuan­do ab­sur­da­men­te.

Cuan­do la so­cie­dad se ve pre­sa del pá­ni­co, las si­tua­cio­nes se des­bor­dan y al­guien tie­ne que te­ner la ca­pa­ci­dad de apa­ci­guar los he­chos.

Por ello, es ne­ce­sa­rio una edu­ca­ción en la po­bla­ción res­pec­to a las ma­ne­ras de en­fren­tar si­tua­cio­nes de emer­gen­cia, de tal ma­ne­ra que, de ocu­rrir un even­to que re­vis­ta ca­rac­te­rís­ti­cas com­ple­jas, no se to­men me­di­das in­ne­ce­sa­rias que só­lo ge­ne­ran más ries­go o te­mor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.