Clien­te cul­pa a ser­vi­cio téc­ni­co an­ge­lino de sus­traer pre­sun­ta­men­te pie­zas de te­le­vi­sor

El afec­ta­do de­nun­cia que le sa­ca­ron par­tes esen­cia­les de su te­le­vi­sor, y lue­go pre­ten­dían co­brar­le un ex­ce­si­vo mon­to, ar­gu­men­tan­do que ése era el va­lor de la re­pa­ra­ción.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Ha­ce po­co más de un mes, Clau­dio Ja­ra Ana­ba­lón lle­vó su te­le­vi­sor - el que pre­sen­ta­ba al­gu­nas fa­llas- a un ser­vi­cio téc­ni­co au­to­ri­za­do de la mar­ca del pro­duc­to, don­de el clien­te acu­sa que le sus­tra­je­ron al­gu­nas pie­zas esen­cia­les del apa­ra­to elec­tró­ni­co, y ade­más pre­ten­dían co­brar­le una ex­ce­si­va su­ma de di­ne­ro por el arre­glo de es­te.

Clau­dio Ja­ra, con­tó a la Tri­bu­na que el pa­sa­do 12 de ju­lio lle­vó su te­le­vi­sor LG de 40 pul­ga­das, un smart tv, el que pre­sen­ta­ba una pér­di­da de ima­gen, pe­ro si se es­cu­cha­ba, “ya que ha­bía pa­sa­do el tiem­po de ga­ran­tía pa­ra res­pal­dar­me y ase­gu­rar­me de un buen ser­vi­cio, lo lle­vé a un ser­vi­cio téc­ni­co au­to­ri­za­do de LG, el que bus­qué en la pá­gi­na, y acá en Los Án­ge­les sa­lió úni­ca­men­te una di­rec­ción”.

El afec­ta­do, lle­vó su te­le­vi­sor pa­ra que lo re­vi­sa­ran y le die­ran el diag­nós­ti­co pa­ra así en­viar­lo a re­pa­rar, “só­lo por ‘des­ta­par­lo’ y ver lo que te­nía me co­bra­ron la su­ma de $ 12.000, por lo que se de­mo­ra­ron una se­ma­na pa­ra en­tre­gár­me­lo, y en don­de me di­je­ron que mi te­le­vi­sor te­nía arre­glo, pe­ro que el re­pues­to sa­lía $500.000 pe­sos”.

No con­for­me con eso, Ja­ra de­ci­dió lle­var el Smart Tv a otro ser­vi­cio téc­ni­co, aun­que no era de los au­to­ri­za­dos por la mar­ca, es­te te­nía una muy bue­na re­fe­ren­cia y con tra­ba­jo se­gu­ro y pro­fe­sio­nal.

“Es­te ser­vi­cio me pa­re­ció con­fia­ble ya que son bas­tan­tes pro­fe­sio­na­les, y ade­más tie­nen cá­ma­ras don­de es­tán re­pa­ran­do lo que ha­cen y se res­pal­dan por cual­quier even­tua­li­dad. Así que lo lle­vé, me lo re­vi­sa­ron y ahí me en­con­tré con la des­agra­da­ble sor­pre­sa que me ha­bían ro­ba­do al­gu­na pie­zas del te­le­vi­sor”, sos­tu­vo Ja­ra.

Tres huin­chas Led de la pan­ta­lla era lo que se le ha­bría sus­traí­do del ser­vi­cio téc­ni­co “au­to­ri­za­do”, pie­zas que no cos­ta­ban más de $ 30.000 pe­sos, y por las que le es­ta­ban co­bran­do $ 500 mil, se­gún re­la­tó.

Lue­go de eso, Clau­dio Ja­ra acu­dió al ser­vi­cio téc­ni­co a pe­dir al­gu­na ex­pli­ca­ción, “pe­dí ha­blar con el dueño del lo­cal y me di­ce que no te­nía que ver na­da con el te­ma y que ha­bla­ra di­rec­ta­men­te con el téc­ni­co. Ha­blé con él y me co­men­zó a dar pu­ras ex­cu­sas, in­ten­tan­do des­viar­me del te­ma pa­ra que yo no si­guie­ra in­sis­tien­do con eso, y fi­nal­men­te me di­je­ron que ellos no se ha­cían res­pon­sa­bles, por lo que yo tu­ve que ir a de­jar una cons­tan­cia y de­nun­cia en Fis­ca­lía, ten­go to­das las prue­bas que ava­lan lo que di­go”.

Fi­nal­men­te, el afec­ta­do sos­tu­vo que só­lo quie­re que le res­pon­dan por es­to, “muy ta­ller au­to­ri­za­do y re­pre­sen­tan­te de la mar­ca LG se­rán, pe­ro en ese ta­ller me ro­ba­ron y no se hi­cie­ron res­pon­sa­bles por lo que su­ce­dió, por lo tan­to, si­go ac­cio­nes le­ga­les. Tal vez me pue­do com­prar otro, pe­ro es­te ac­to no pue­de que­dar im­pu­ne y de­ci­dí dar­lo a co­no­cer al pú­bli­co”, con­clu- yó Clau­dio Ja­ra.

Por otra par­te, La Tri­bu­na in­ten­tó con­tac­tar­se con el ser­vi­cio téc­ni­co alu­di­do, pa­ra te­ner su ver­sión de lo acon­te­ci­do, sin po­der es­ta­ble­cer al­gún ne­xo an­tes del cie­rre de nues­tra edi­ción.

SER­VI­CIO TÉC­NI­CO DE CA­LI­DAD

An­te es­te ti­po de si­tua­cio­nes, el Ser­vi­cio Na­cio­nal del Con­su­mi­dor, ex­pli­có que en es­te te­ma exis­te una des­ven­ta­ja en el mer­ca­do cuan­do un con­su­mi­dor re­quie­re con­tra­tar ser­vi­cios téc­ni­cos, tan­to por in­for­ma­ción que se le en­tre­ga, co­mo por el ti­po de ma­te­rial usa­do en las re­pa­ra­cio­nes.

En la en­ti­dad ex­pli­can que pa­ra un con­su­mi­dor no ex­per­to es com­ple­jo sa­ber si efec­ti­va­men­te se cam­bia­ron los re­pues­tos o si son efec­ti­va­men­te ori­gi­na­les, por ejem­plo. Por ello, es in­dis­pen­sa­ble que es­ta re­la­ción se ba­se en la con­fian­za y el pro­fe­sio­na­lis­mo, ya que pa­ra el con­su­mi­dor es im­po­si­ble al­can­zar el co­no­ci­mien­to téc­ni­co que tie­ne el pres­ta­dor del ser­vi­cio.

An­te tal si­tua­ción, co­mo Ser­nac reite­ran y re­cuer­dan que las em­pre­sas de­ben ser pro­fe­sio­na­les y en­tre­gar un ser­vi­cio de ca­li­dad a los con­su­mi­do­res. Es­pe­cial­men­te en los ser­vi­cios de re­pa­ra­ción, pues el con­su­mi­dor no es un ex­per­to pa­ra sa­ber si el arre­glo se reali­zó co­mo se de­bía o el pre­su­pues­to res­pon­de efec­ti­va­men­te a la fa­lla.

POR PIE­ZAS QUE NO COS­TA­BAN más de $30.000 pe­sos, y por las que le es­ta­ban co­bran­do mu­cho más de lo que le cos­tó el te­le­vi­sor.

SE DE­MO­RA­RON UNA SE­MA­NA en en­tre­gár­se­lo, con la res­pues­ta que los re­pues­tos sa­lían $500.000 pe­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.