Pro­tec­ción de los ni­ños es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - An­drea Sal­da­ña León Di­rec­to­ra Re­gio­nal Jun­ji Bio­bío

Lle­gó sep­tiem­bre y atrás que­dó el mes de la in­fan­cia ce­le­bra­do du­ran­te to­do agos­to, don­de lo cen­tral es­tu­vo en­fo­ca­do en la pro­mo­ción de los de­re­chos de los ni­ños y ni­ñas des­de que na­cen. Sin em­bar­go, a cua­tro me­ses de cul­mi­nar el año, la Uni­dad de Pro­mo­ción de Am­bien­tes Bien­tra­tan­tes de la Jun­ji, en­fa­ti­za­rá el lla­ma­do a la ciu­da­da­nía, a tra­vés de una cam­pa­ña e in­ter­ven­cio­nes ur­ba­nas pa­ra lla­mar a in­vo­lu­crar­se por el buen tra­to.

El ob­je­ti­vo es de­te­ner­se a re­fle­xio­nar y a to­mar con­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia de los am­bien­tes bien tra­tan­tes en la vi­da co­ti­dia­na. El có­mo tra­tar a los ni­ños y ni­ñas ca­da día es pri­mor­dial en su eta­pa de desa­rro­llo por­que to­da ac­ción que reali­ce­mos con ellos, se­rá de­ter­mi­nan­te en la ma­ne­ra en que se desen­vol­ve­rán en el mun­do, y la se­gu­ri­dad emo­cio­nal con que po­drán vin­cu­lar­se con su pa­res.

Que­re­mos ac­cio­nes de buen tra­to co­mo for­ma par- ti­cu­lar de re­la­cio­nar­se en­tre las per­so­nas que se ba­sa en un pro­fun­do sen­ti­mien­to de res­pe­to y va­lo­ra­ción ha­cia la dig­ni­dad del otro. Es­to se ca­rac­te­ri­za por el uso de la em­pa­tía pa­ra en­ten­der y dar sen­ti­do a las ne­ce­si­da­des de los ni­ños y ni­ñas, a tra­vés de una co­mu­ni­ca­ción efec­ti­va. Por ello, en la re­gión del Bio­bío, la UPAB, ex­ten­de­rá la cam­pa­ña de sen­si­bi­li­za­ción, re­par­tien­do cuel­ga puer­tas con el le­ma: “En nues­tro Ho­gar y Co­mu­ni­dad cui­da­mos y res­pe­ta­mos a los ni­ños y las ni­ñas”.

El tex­to an­te­rior res­pon­de a un tra­ba­jo en co­la­bo­ra­ción en­tre la des­ta­ca­da es­cri­to­ra y psi­có­lo­ga Vin­ka Jack­son con la Uni­dad de pro­mo­ción am­bien­tes Bien­tra­tan­tes, con el fin de tra­ba­jar con los dis­po­si­ti­vos lo­ca­les, equi­pos edu­ca­ti­vos y fa­mi­lias, en­fa­ti­zan­do que nues­tros ni­ños y ni­ñas no son nues­tra pro­pie­dad, que to­dos y to­das so­mos res­pon­sa­bles de pro­pi­ciar ins­tan­cias de cui­da­do con ellos y ha­cia ellos. En­ten­der que el ni­ño y ni­ña es un su­je­to de de­re­chos, es te­ner cla­ra con­cien­cia que es só­lo por te­ner su con­di­ción de ser hu­mano, con opi­nión, in­tere­ses y par­ti­cu­la­ri­da­des, que de­ben ser dig­nas de ser ob­ser­va­das en to­do mo­men­to.

La fi­gu­ra del cuel­ga puer­tas, es un sím­bo­lo que re­pre­sen­ta el res­pe­to y el re­co­no­ci­mien­to del otro co­mo le­gí­ti­mo otro. El ni­ño en su es­pa­cio de in­ti­mi­dad, tan­to en su ca­sa o co­mo en su dor­mi­to­rio, desa­rro­lla jue­gos, in­ter­ac­cio­nes, diá­lo­gos que son re­le­van­tes de es­cu­char, lo an­te­rior pa­re­cie­ra ser una prác­ti­ca fá­cil y ru­ti­na­ria, sin em­bar­go la aten­ción ple­na re­quie­re de un es­fuer­zo ma­yor que hay que tra­ba­jar des­de la co­ne­xión del adul­to con su emo­cio­na­li­dad.

Con la cam­pa­ña ini­cia­da en nues­tros jar­di­nes in­fan­ti­les, he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad pa­ra abrir es­pa­cios de dis­cu­sión, don­de no só­lo se in­vi­ta a conversar a las fa­mi­lias, si no que a to­da la co­mu­ni­dad, ve­ci­nos y ve­ci­nas del ba­rrio, ami­gos y co­no­ci­dos, y ha­cer­nos par­te des­de la res­pon­sa­bi­li­dad que te­ne­mos co­mo ciu­da­da­nos en la pro­tec­ción de nues­tros ni­ños y ni­ñas.

Pa­ra que es­ta reali­dad ocu­rra, hay que se­guir tra­ba­jan­do más fuer­te­men­te, pro­mo­vien­do cam­bios en los pa­ra­dig­mas ac­tua­les, ya que a 26 años de la

El có­mo tra­tar a los ni­ños y ni­ñas ca­da día es pri­mor­dial en su eta­pa de desa­rro­llo por­que to­da ac­ción que reali­ce­mos con ellos, se­rá de­ter­mi­nan­te en la ma­ne­ra en que se desen­vol­ve­rán en el mun­do, y la se­gu­ri­dad emo­cio­nal con que po­drán vin­cu­lar­se con su pa­res.

Convención In­ter­na­cio­nal de los De­re­chos del Ni­ño y Ni­ña, aún exis­ten prác­ti­cas arrai­ga­das don­de se con­ti­núa in­vi­si­bi­li­zan­do las ne­ce­si­da­des de los más pe­que­ños, sien­do en mu­chos ca­sos ob­je­tos de ac­cio­nes que no con­tri­bu­yen a su desa­rro­llo in­te­gral. La cul­tu­ra del buen tra­to se cons­tru­ye en­tre to­dos, des­de los dis­tin­tos ám­bi­tos en que nos mo­ve­mos, y nos ha­ce­mos par­te y car­go con ver­da­de­ras ac­cio­nes de pro­tec­ción de la in­fan­cia.

Lo pri­me­ro es apren­der los de­re­chos de ni­ños y ni­ñas, en­se­ñár­se­los des­de que na­cen y com­par­tir­los con to­da la co­mu­ni­dad. A los adul­tos nos ha cos­ta­do mu­cho re­co­no­cer a los ni­ños y ni­ñas co­mo igua­les en dig­ni­dad y de­re­chos, com­pren­der que son su­je­tos de de­re­chos, es el pri­mer pa­so ha­cia un cam­bio en las re­la­cio­nes en­tre adul­tos y ni­ños pa­ra lo­grar un tra­to digno y ba­sa­do en el res­pe­to mu­tuo. Y nun­ca pi­da­mos a un ni­ño o ni­ña guar­dar un se­cre­to. Siem­pre de­be­mos ex­pli­car­les que no tie­nen que ca­llar na­da que les ha­ga sen­tir mal, in­có­mo­dos o tris­tes. En to­do lu­gar, cui­de­mos a las ni­ñas y ni­ños que sien­tan que siem­pre cuen­tan con no­so­tros. Fo­men­tar una cul­tu­ra de res­pe­to y de so­li­da­ri­dad se pro­mue­ve des­de la cu­na, y es por ello quie­nes te­ne­mos el pri­vi­le­gio de es­tar en es­ta la­bor edu­ca­ti­va, es­ta­mos avan­zan­do en el go­bierno de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let en pro­te­ger a la in­fan­cia, siem­pre so­li­ci­tan­do el apo­yo de la ciu­da­da­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.