Pe­ña Nie­to y su error his­tó­ri­co

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Cons­tan­za Fer­nán­dez Dan­cea­nu Abo­ga­da y ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal Di­rec­to­ra de Cien­cias Po­lí­ti­cas y Ges­tión Pú­bli­ca USS

Co­mo ‘un error his­tó­ri­co’ han ca­li­fi­ca­do los me­xi­ca­nos la in­vi­ta­ción que su pre­si­den­te, En­ri­que Pe­ña Nie­to, efec­tuó al can­di­da­to a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump. Al­gu­nos in­clu­so han sos­te­ni­do que fue un ac­to de trai­ción, con el cual Pe­ña Nie­to pi­so­teó la dig­ni­dad de su pue­blo.

Si bien es cier­to que es tra­di­ción que el pre­si­den­te de Mé­xi­co in­vi­te a su país a los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia es­ta­dou­ni­den­se, creo que aban­do­nar la tra­di­ción ha­bría te­ni­do un efec­to más po­si­ti­vo que man­te­ner­la. El abrir­le las puer­tas a un can­di­da­to de­ma­go­go que ha­ce cam­pa­ña de­ni­gran­do a los me­xi­ca­nos so­lo pue­de traer con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra Pe­ña Nie­to. Es más, el error no es­tu­vo só­lo en in­vi­tar­lo, sino que en el tra­to que se le dio. Trump f ue re c i b i d o co­mo pre­si­den­te y así ac­tuó. Él mar­có la agen­da, apro­ve­chan­do la opor­tu­ni­dad co­mo an­te­sa­la a su dis­cur­so so­bre in­mi­gra­ción ile­gal pla­ni­fi­ca­do pa­ra esa mis­ma no­che en Ari­zo­na. En el dis­cur­so enume­ró diez ac­cio­nes pa­ra en­fren­tar la in­mi­gra­ción, sien­do la pri­me­ra ‘la cons­truc­ción de un mu­ro fí­si­co im­pe­ne­tra­ble en la fron­te­ra sur’. Y re­cal­có que Mé­xi­co pa­ga­rá por el mu­ro.

El pe­rió­di­co Re­for­ma se­ña­ló en su por­ta­da “Usa Trump a EPN”. Un co­lum­nis­ta en el dia­rio El Uni­ver­sal cues­tio­nó el por qué su pre­si­den­te pres­tó Los Pi­nos co­mo es­ce­na­rio pa­ra el re­lan­za­mien­to de una cam­pa­ña que iba a la baja. In­clu­so la ver­sión en es­pa­ñol de The New York Ti­mes ti­tu­ló “tras un año de bur­lar­se de Mé­xi­co, Do­nald Trump vi­si­ta hoy el país”. Pe­ro Pe­ña Nie­to, ha­cien­do oí­dos sor­dos al men­sa­je de sus ciu­da­da­nos, es­co­gió el ca­mino de la no con­fron­ta­ción.

Con un men­sa­je ti­bio di­jo que los me­xi­ca­nos se sien­ten agra­via­dos y dolidos por las de­cla­ra­cio­nes de Trump, pe­ro se en­fo­có en des­ta­car las re­la­cio­nes co­mer­cia­les en­tre am­bos paí­ses y có­mo és­tas de­bían man­te­ner­los uni­dos. Es­to las­ti­mó pro­fun­da­men­te a un pue­blo que es­pe­ra­ba un dis­cur­so fuer­te y cla­ro, en el que se con­de­na­ra la in­ci­ta­ción al odio que ha mar­ca­do la cam­pa­ña de Do­nald Trump y se le exi­gie­ra al me­nos una dis­cul­pa pú­bli­ca.

Pe­ña Nie­to no so­lo per­dió la opor­tu­ni­dad de de­fen­der a su pue­blo, tam­bién de­mos­tró no ser el lí­der que sus ciu­da­da­nos ne­ce­si­tan, es­pe­cial­men­te si Trump re­sul­ta ser ele­gi­do pre­si­den­te.

Se en­fo­có en des­ta­car las re­la­cio­nes co­mer­cia­les en­tre am­bos paí­ses y có­mo és­tas de­bían man­te­ner­los uni­dos. Es­to las­ti­mó pro­fun­da­men­te a un pue­blo que es­pe­ra­ba un dis­cur­so fuer­te y cla­ro, en el que se con­de­na­ra la in­ci­ta­ción al odio que ha mar­ca­do la cam­pa­ña de Do­nald Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.