Tus de­re­chos en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Juan Pa­blo Pin­to Di­rec­tor del Ser­nac en Bio­bío

La com­pra de una vi­vien­da es la in­ver­sión más im­por­tan­te pa­ra la ma­yo­ría de las fa­mi­lias, pues in­vo­lu­cra los sue­ños y pro­yec­cio­nes de ca­da uno de sus in­te­gran­tes, don­de ade­más se des­ti­na par­te im­por­tan­te de los aho­rros con­se­gui­dos du­ran­te años de tra­ba­jo.

Por es­ta ra­zón, el Ser­nac lan­zó la cam­pa­ña in­for­ma­ti­va “Tus de­re­chos en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio”, ini­cia­ti­va que bus­ca re­for­zar el co­no­ci­mien­to de los de­re­chos de los con­su­mi­do­res en es­te mer­ca­do.

La ins­ti­tu­ción re­cor­dó que los con­su­mi­do­res tie­nen de­re­cho a re­ci­bir un ser­vi­cio con es­tán­da­res de pro­fe­sio­na­lis­mo de par­te de las in­mo­bi­lia­rias, lo que im­pli­ca, por ejem­plo, que se res­pe­te al pie de la le­tra lo ofer­ta­do por­que “lo pro­me­ti­do es deu­da”.

La Ley del con­su­mi­dor es­ta­ble­ce una se­rie de de­re­chos, en­tre ellos, que se cum­pla al pie de la le­tra to­do lo pro­me­ti­do, por ejem­plo, con los pla­zos de en­tre­ga y las ca­rac­te­rís­ti­cas de la vi­vien­da, así co­mo las pro­mo­cio­nes, ofer­tas y los stocks in­for­ma­dos de vi­vien­da dis­po­ni­ble a la ven­ta.

Ade­más, los con­su­mi­do­res tie­nen de­re­cho a re­ci­bir in­for­ma­ción ve­raz y opor­tu­na. Es­to sig­ni­fi­ca que las em­pre­sas no de­ben omi­tir nin­gún as­pec­to re­le­van­te, an­tes, du­ran­te y des­pués de la com­pra, in­clui­do el de­re­cho a co­no­cer el pre­cio fi­nal, con to­dos los car­gos in­clui­dos.

Co­mo Ser­nac que­re­mos re­cor­dar que cuan­do las in­mo­bi­lia­rias no cum­plen la ley, los con­su­mi­do­res tie­nen de­re­cho a re­cla­mar y a exi­gir las com­pen­sa­cio­nes que co­rres­pon­dan.

Aho­ra, si los con­su­mi­do­res pre­sen­tan pro­ble­mas con la ca­li­dad de la vi­vien­da, exis­te una ley es­pe­cial que es­ta­ble­ce, en­tre otros as­pec­tos, los pla­zos en que las em­pre­sas de­ben res­pon­der: en las ter­mi­na­cio­nes, du­ran­te los pri­me­ros 3 años des­de la fe­cha de la ins­crip­ción del in­mue­ble a nom­bre del com­pra­dor en el Con­ser­va­dor de Bie­nes Raí­ces res­pec­ti­vo.

En las ins­ta­la­cio­nes du­ran­te los pri­me­ros 5 años des­de la fe­cha de la re­cep­ción de­fi­ni­ti­va de la obra. Es­truc­tu­ra­les du­ran­te los pri­me­ros 10 años des­de la fe­cha de la re­cep­ción de­fi­ni­ti­va de la obra.

Es­ta nor­ma­ti­va in­clu­ye el pro­ce­di­mien­to de de­man­das co­lec­ti­vas por los da­ños y per­jui­cios en la ca­li­dad de las cons­truc­cio­nes. Pa­ra po­der ejer­cer es­te ti­po de ac­cio­nes se re­quie­re que el nú­me­ro de afec­ta­dos sea de 6 o más pro­pie­ta­rios. Es de­cir, si exis­te un gru­po de 6 o más afec­ta­dos por ma­la ca­li­dad de cons­truc­ción en un con­jun­to ha­bi­ta­cio­nal, el Ser­nac pue­de ini­ciar un jui­cio co­lec­ti­vo ba­jo la Ley de Ca­li­dad de la Vi­vien­da.

Pa­ra co­no­cer más de­ta­lles de la cam­pa­ña e in­for­mar­se so­bre los de­re­chos en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, vi­si­ta http://www.ser­nac.cl/ com­pra­vi­vien­da/.

La ins­ti­tu­ción re­cor­dó que los con­su­mi­do­res tie­nen de­re­cho a re­ci­bir un ser­vi­cio con es­tán­da­res de pro­fe­sio­na­lis­mo de par­te de las in­mo­bi­lia­rias, lo que im­pli­ca, por ejem­plo, que se res­pe­te al pie de la le­tra lo ofer­ta­do por­que “lo pro­me­ti­do es deu­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.