A le­van­tar ca­be­za: el bi­cam­peón tam­bién pue­de tro­pe­zar

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

A le­van­tar ca­be­za mu­cha­chos, so­mos los Bi­cam­peo­nes de Amé­ri­ca. Ya, es­tá bien, pa­ra los es­ta­dís­ti­cos no so­mos los bi­cam­peo­nes, ya que la Co­pa Amé­ri­ca Cen­te­na­rio, en su se­gun­da ver­sión, se de­be­rá ju­gar en 100 años más, pe­ro en el ri­gor, ga­na­mos dos co­pas Amé­ri­cas se­gui­das, y eso nos da el tí­tu­lo que que­re­mos y me­re­ce­mos.

Du­ran­te mu­chos años, in­clu­so dé­ca­das, en tér­mi­nos de­por­ti­vos-fut­bo­le­ros, nos acos­tum­bra­mos a bai­lar con la fea, con las in­jus­ti­cias, con los co­bros ten­den­cio­sos, con la mano ne­gra del de­por­te rey.

Des­de ha­ce un par de años, Mar­ce­lo Biel­sa lle­gó a Chi­le a cam­biar la men­ta­li­dad de los ju­ga­do­res, pe­ro tras­pa­só esa ba­rre­ra, y tam­bién cam­bió los pen­sa­mien­tos de los mi­llo­nes de chi­le­nos se­gui­do­res del fút­bol, que hoy en día ven có­mo La Ro­ja per­dió uno de sus par­ti­dos cla­si­fi­ca­to­rios an­te Pa­ra­guay.

De he­cho, re­cor­de­mos que an­tes de que llegase el ‘Lo­co’ a nues­tra se­lec­ción, al pro­ce­so le lla­má­ba­mos ‘eli­mi­na­to­rias’. Si eso no es cam­biar los con­cep­tos de for­ma ge­ne­ra­li­za­das, in­clu­so so­cial­men­te ha­blan­do, en­ton­ces hoy en día po­dría­mos es­tar de lo más cam­pan­te por lo ocu­rri­do en Asun­ción.

La Se­lec­ción chi­le­na tu­vo una de sus ma­las jor­na­das du­ran­te el jue­ves re­cién pa­sa­do, una no­che ne­gra, en la que los pri­me­ros 10 mi­nu­tos de par­ti­do fue­ron pa­ra el ol­vi­do, en la que los ju­ga­do­res na­cio­na­les pa­re­cían no des­per­tar.

Fue­ron esos mi­nu­tos en la que los pa­ra­gua­yos lo­gra­ron mar­car las di­fe­ren­cias en el mar­ca­dor, por­que sea­mos sin­ce­ros, en tér­mi­nos fut­bo­lís­ti­cos, sal­vo por­que en los mi­nu­tos don­de mar­ca­ron los dos go­les, los lo­ca­les no hi­cie­ron na­da más.

Chi­le no só­lo es una se­lec­ción con ta­len­to, sino que hoy en día es un gru­po cohe­sio­na­do que bus­ca el triun­fo siem­pre. Lo de­mos­tró en Pa­ra­guay, y lo ha de­mos­tra­do en ca­da par­ti­do que ha dispu­tado. Lo he­cho por Jor­ge Sam­pao­li, por más que al­gu­nos no re­co­noz­can sus lo­gros y avan­ces, fue im­pri­mir un se­llo de jue­go, uno en el que la po­se­sión de ba­lón, la alta pre­sión, y el ata­que cons­tan­te, son par­te del sis­te­ma que se im­preg­nó en es­te gru­po de ju­ga­do­res.

A le­van­tar ca­be­za mu­cha­chos, so­mos los Bi­cam­peo­nes de Amé­ri­ca. Ya, es­tá bien, pa­ra los es­ta­dís­ti­cos no so­mos los bi­cam­peo­nes, ya que la Co­pa Amé­ri­ca Cen­te­na­rio, en su se­gun­da ver­sión, se de­be­rá ju­gar en 100 años más, pe­ro en el ri­gor, ga­na­mos dos co­pas Amé­ri­cas se­gui­das, y eso nos da el tí­tu­lo que que­re­mos y me­re­ce­mos.

El bi­cam­peón tam­bién pue­de tro­pe­zar, tam­bién tie­ne de­re­cho a co­me­ter erro­res. Aun­que esos des­li­ces sig­ni­fi­quen re­sig­nar pun­tos im­por­tan­tes, sa­be­mos que es­tos gla­dia­do­res da­rán to­do en el pró­xi­mo due­lo an­te los bo­li­via­nos en el es­ta­dio Mo­nu­men­tal.

Re­cu­pe­rar­se es una obli­ga­ción, man­te­ner la ca­be­za en al­to tam­bién, por­que es­ta se­lec­ción y ge­ne­ra­ción se acos­tum­bró a las ha­za­ñas, a con­se­guir lo que otros no, y a de­mos­trar­le al mun­do en­te­ro que Chi­le es­tá en el pri­mer mun­do fut­bo­lís­ti­co, por lo me­nos a ni­vel de se­lec­cio­nes.

El apo­yo de­be ser in­con­di­cio­nal, por­que sin du­da que el es­fuer­zo de los ju­ga­do­res así lo se­rá. No hay lu­gar ni es­pa­cio pa­ra cha­que­te­ros, me­nos pa­ra des­ca­li­fi­ca­cio­nes o ru­mo­res de pa­si­llo. ¡ Vi­va Chi­le!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.