IM­PAC­TO DE LAS LU­MI­NA­RIAS LED EN LA SA­LUD

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ál­va­ro Boehm­wald Ri­ve­ra Di­rec­tor de In­ge­nie­ría en Ener­gía y Sus­ten­ta­bi­li­dad Am­bien­tal Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián Leo­nar­do Gon­zá­lez Ra­mí­rez Pe­rio­dis­ta di­gi­tal

Se­ñor Di­rec­tor: Va­rios mu­ni­ci­pios es­tán lle­van­do a ca­bo un pro­ce­so de re­cam­bio de lu­mi­na­rias en es­pa­cios de uso pú­bli­co co­mo pla­zas, ave­ni­das, ve­re­das, ci­clo­vías, etc., pa­san­do de las lu­mi­na­rias con­ven­cio­na­les a lu­mi­na­rias de alta efi­cien­cia, prin­ci­pal­men­te LED. Pa­ra ha­cer es­te cam­bio se con­si­de­ran co­mo cri­te­rios prin­ci­pa­les el fac­tor “eco­nó­mi­co” y el fac­tor “se­gu­ri­dad”, pe­ro ¿ qué pa­sa con el com­po­nen­te am­bien­tal?, ¿hay reales be­ne­fi­cios con la in­cor­po­ra­ción de es­ta nue­va tec­no­lo­gía?

Los be­ne­fi­cios am­bien­ta­les de es­te ti­po de lu­mi­na­rias pue­den es­tar da­dos por la re­duc­ción de las emi­sio­nes at­mos­fé­ri­cas, ya que la con­ver­sión de la ener­gía eléc­tri­ca en ener­gía lu­mi­no­sa su­po­ne el uso de re­cur­sos na­tu­ra­les no re­no­va­bles y al­ta­men­te con­ta­mi­nan­tes co­mo el pe­tró­leo, car­bón, etc., cu­yas emi­sio­nes es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con el equi­li­brio cli­má­ti­co del pla­ne­ta y el in­cre­men­to en los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción en la at­mós­fe­ra.

Por otra par­te di­ver­sos es­tu­dios han evi­den­cia­do que la in­cor­po­ra­ción de luz ar­ti­fi­cial al me­dioam­bien­te ha pro­vo­ca­do una de­gra­da­ción del fir­ma­men­to que in­vo­lu­cra in­clu­so el equi­li­brio de la bio­di­ver­si­dad y nues­tra pro­pia sa­lud. Di­cho im­pac­to se ve in­cre­men­ta­do por aque­llas lu­mi­na­rias con un al­to com­po­nen­te de luz azul co­mo es el ca­so de las lu­mi­na­rias LED.

Res­pec­to de los da­ños so­bre la sa­lud hu­ma­na de es­te ti­po de lu­mi­na­rias el prin­ci­pal im­pac­to es la su­pre­sión de la me­la­to­ni­na, hor­mo­na que se pro­du­ce en el hi­po­tá­la­mo y en­car­ga­da de trans­mi­tir las se­ña­les rít­mi­cas a to­dos los ór­ga­nos y te­ji­dos. Si bien la su­pre­sión de es­ta hor­mo­na se pro­du­ce con la so­la pre­sen­cia de luz, és­ta es más in­ten­sa ba­jo la ex­po­si­ción a una luz con un fuer­te com­po­nen­te en el azul del es­pec­tro co­mo es el ca­so de la luz ge­ne­ra­da por los LED. Lo an­te­rior ha lle­va­do a va­rios paí­ses de la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea a con­di­cio­nar su uso en es­pa­cios pú­bli­cos co­mo ave­ni­das y pla­zas, pa­ra lo cual de­ben cum­plir con es­tric­tas nor­mas co­mo aque­llas re­fe­ri­das a se­gu­ri­dad foto bio­ló­gi­ca de lám­pa­ras o bien cum­plir las re­co­men­da­cio­nes de la Agen­cia Sa­ni­ta­ria, Am­bien­tal y del Tra­ba­jo de Fran­cia res­pec­to del uso de es­te ti­po de lu­mi­na­rias en es­pa­cios pú­bli­cos.

Se su­ma a es­to el re­cien­te in­for­me de la Aso­cia­ción Mé­di­ca Ame­ri­ca­na que en­tre­ga an­te­ce­den­tes so­bre los da­ños a la sa­lud de las per­so­nas y al me­dioam­bien­te pro­duc­to de la in­cor­po­ra­ción de luz blan­ca azu­la­da pro­ve­nien­te de lu­mi­na­rias LED no só­lo en los es­pa­cios pú­bli­cos, sino tam­bién de sus po­ten­cia­les efec­tos a ni­vel re­si­den­cial. Sin du­da ele­men­tos que de­ben ser con­si­de­ra­dos por los mu­ni­ci­pios que es­tán im­ple­men­tan­do es­te re­cam­bio de lu­mi­na­rias. ti­vos mó­vi­les, What­sapp. El ne­go­cio, que lle­gó a los $22 bi­llo­nes de dó­la­res, alar­mó a los usua­rios por el po­ten­cial ries­go en el que se en­con­tra­rían sus da­tos per­so­na­les.

¿ La res­pues­ta de ese en­ton­ces? “El res­pe­to por su pri­va­ci­dad es­tá co­di­fi­ca­do en nues­tro ADN y cons­trui­mos What­sapp con la me­ta de sa­ber lo me­nos de us­ted (el usua­rio) co­mo sea po­si­ble”, ase­gu­ra­ba What­sapp en un co­mu­ni­ca­do pos­te­rior a su ven­ta al gi­gan­te de las re­des so­cia­les. Só­lo bas­ta­ron dos años pa­ra que es­ta de­cla­ra­ción se viera en te­la de jui­cio, ya que a par­tir de fi­na­les de agos­to, What­sapp co­men­zó a com­par­tir sus da­tos pri­va­dos con Fa­ce­book.

Por suer­te pa­ra los usua­rios, el con­te­ni­do de nues­tros men­sa­jes, fotos o vi­deos en­via­dos a tra­vés del ser­vi­cio de men­sa­je­ría no se­rán com­par­ti­dos con Fa­ce­book ( por el mo­men­to). Al­gu­nos de los da­tos que sí se ve­rán afec­ta­dos son su nú­me­ro de te­lé­fono, lis­ta de con­tac­tos y uso de da­tos (dón­de, por cuán­to tiem­po y me­dian­te qué me­dio se uti­li­zó What­sapp).

Si bien es­to pue­de no im­pac­tar mu­cho al usua­rio pro­me­dio, la ma­ne­ra en que se reali­zó el cam­bio en las po­lí­ti­cas de pri­va­ci­dad tie­ne in­dig­na­da a gran par­te de los usua­rios de la web, que tie­nen una op­ción ca­si im­per­cep­ti­ble de ne­gar­se a com­par­tir los da­tos pri­va­dos con Fa­ce­book. ¿ Le preo­cu­pa el po­ten­cial ries­go del cam­bio en las po­lí­ti­cas de pri­va­ci­dad, o sim­ple­men­te no le agra­da la idea de que sus da­tos per­so­na­les vue­len por la web? Si­ga es­tos pa­sos pa­ra re­ver­tir la po­lé­mi­ca op­ción: Abra What­sapp en su dis­po­si­ti­vo mó­vil y va­ya al me­nú de op­cio­nes (es­qui­na su­pe­rior de­re­cha en An­droid, ajus­te de apli­ca­cio­nes en ios). Se­lec­cio­ne ajus­tes y lue­go pre­sio­ne el bo­tón “cuen­ta”. En la par­te in­fe­rior de esa pan­ta­lla es­tá la op­ción “Com­par­tir in­fo. De cuen­ta”. Pa­ra de­jar de com­par­tir sus da­tos bas­ta con des­mar­car es­ta op­ción, aun­que ex­per­tos pro­yec­tan que el cam­bio se­rá obli­ga­to­rio pa­ra to­dos en unos me­ses más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.