Em­pren­de­do­ra en­tre­ga con­se­jos pa­ra ar­mar un ne­go­cio

La per­se­ve­ran­cia, in­ge­nio y ser tra­ba­ja­dor son va­lo­res que des­ta­can.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

En el mar­co de la IV ver­sión del Se­mi­na­rio de Em­pren­di­mien­to So­cial “Otra Mi­ra­da al Desa­rro­llo”, or­ga­ni­za­do por la Universidad San­to To­más Los Ángeles, la em­pren­de­do­ra Ale­jan­dra Mus­ta­kis Sa­bal desa­rro­lló un de­ta­lla­do aná­li­sis so­bre la in­no­va­ción y la im­por­tan­cia de lo que es­to im­pli­ca en el ha­cer ne­go­cios, con ba­se en su ex­pe­rien­cia.

Mus­ta­kis es di­se­ña­do­ra in­dus­trial y em­pren­de­do­ra chi­le­na, so­cia fun­da­do­ra de di­ver­sas com­pa­ñías co­mo Me­du­lar, Kauel, St­go Ma­kers­pa­ce e if. Ade­más, es miembro del di­rec­to­rio de la Aso­cia­ción de Em­pren­de­do­res de Chi­le.

En pri­mer lu­gar, la em­pren­de­do­ra en­fa­ti­zó en el sig­ni­fi­ca­do de la in­no­va­ción: “in­no­var es só­lo ser in­ge­nio­so; cual­quier per­so­na que es­tá ha­cien­do al­go es­tá crean­do, por lo que al es­cu­char la pa­la­bra in­no­va­ción no se asus­ten, por­que to­dos so­mos muy in­ge­nio­sos”.

Agre­gó que te­ner in­ge­nio, per­se­ve­ran­cia y ser tra­ba­ja­dor es lo que se ne­ce­si­ta pa­ra in­no­var. “Cual­quie­ra pue­de lle­gar lo más le­jos que pue­da con tal de te­ner un sue­ño y per­se­guir­lo, de­ci­di­do a tra­ba­jar du­ro por eso y ago­tar to­das las po­si­bi­li­da­des pa­ra que eso pa­se”.

Ale­jan­dra Mus­ta­kis aña­dió que siem­pre se van a to­car mu­chas puer­tas y fun­cio­na só­lo una, si no se­ría de­ma­sia­do fá­cil; ob­via­men­te es un pro­ce­so di­fí­cil, pe­ro ya que se es­tán po­nien­do to­das las he­rra­mien­tas, “no se pier­dan ni una; de­pen­de so­lo de us­te­des y na­die lo va a ha­cer por us­te­des, pón­gan­se las pi­las, la vi­da pa­sa vo­lan­do, y mien­tras an­tes par­tan, va a ser mu­cho me­jor. No se pier­dan ni una opor­tu­ni­dad, no hay na­da me­jor en la vi­da; lo más im­por­tan­te es ha­ber ido a bus­car sus sue­ños”.

DE UN SUE­ÑO A LA REALI­DAD

Ale­jan­dra Mus­ta­kis con­tó que al sa­lir de la universidad, co­men­zó a tra­ba­jar de de­co­ra­do­ra, pe­ro sen­tía que pro­fe­sio­nal­men­te no es­ta­ba ha­cien­do lo que le gus­ta­ba.

“La par­te pro­fe­sio­nal pa­ra mí es muy im­por­tan­te; tam­bién ha­ber he­cho al­go en lo que fue­ra bue­na, so­bre­sa­lir, y sen­tí que el ser de­co­ra­do­ra no era lo que que­ría ha­cer”, ex­pli­có.

Aña­dió que mien­tras es­ta­ba en la bús­que­da, un ami­go -tam­bién di­se­ña­dor- le pro­pu­so crear una in­dus­tria de mue­bles, lo que ella acep­tó a sa­bien­das de lo di­fí­cil que po­dría lle­gar a ser.

“Em­pe­cé a lla­mar a com­pra­do­res de los re­tails, y en uno de ellos me ha­cen un pe­di­do de 500 uni­da­des; no fue fá­cil, me me­tí en to­dos los pro­ble­mas del mun­do, pe­ro yo tu­ve una opor­tu­ni­dad gi­gan­te que fue que mi pa­pá me pres­tó la pla­ta pa­ra par­tir, y eso lo va­lo­ro so­bre­ma­ne­ra”.

Agre­gó que en ese mo­men­to co­men­zó a ha­blar con to­dos los mue­blis­tas y to­dos le de­cían que era im­po­si­ble ha­cer los mue­bles en Chi­le, y que me­jor pen­sa­ra en com­prar to­do he­cho en Chi­na.

“Se­guí con mi idea y aho­ra mi em­pre­sa tie­ne 10 años; ven­de­mos a ca­si to­dos los re­tails, te­ne­mos lo­ca­les y ven­de­mos por in­ter­net. Lo­gra­mos sa­car ade­lan­te una em­pre­sa de di­se­ño”, su­bra­yó la em­pren­de­do­ra.

Lue­go, en un en­cuen­tro de em­pren­de­do­res, co­no­ció a al­gu­nos ar­gen­ti­nos, quie­nes te­nían un ne­go­cio que ja­más le hu­bie­se in­tere­sa­do rea­li­zar, pe­ro la vi­sión que te­nían so­bre lle­var a ca­bo las ideas fue lo que lla­mó la aten­ción a es­ta jo­ven em­pren­de­do­ra.

“Los es­cu­che ha­blar so­bre las ideas, de par­tir de ce­ro, ha­cer­las reali­dad e ir en con­tra del mun­do, por­que pa­ra ser em­pren­de­dor hay que ir en con­tra del mun­do, y me di cuen­ta de que eso me ha­cía vi­brar, par­tir una idea de ce­ro; amo la crea­ti­vi­dad y crear, pe­ro crear a par­tir de ha­cer sue­ños reali­dad”, ex­pre­só Mus­ta­kis.

Des­pués de eso co­men­zó a co­no­cer di­fe­ren­tes em­pren­de­do­res, don­de con unos in­ge­nie­ros se lan­zó a otro em­pren­di­mien­to, aho­ra re­la­cio­na­do con la tec­no­lo­gía. “Par­ti­mos con una pre­sen­cia, mos­trá­ba­mos nues­tras ideas a los em­pre­sa­rios, nos de­cían ‘qué in­creí­ble lo que tie­ne’ y nos pre­gun­ta­ban ‘de dón­de lo traen’, les de­cía­mos que lo ha­cía­mos no­so­tros y des­de ahí ya no lo en­con­tra­ban ni in­creí­ble ni en­tre­te­ni­do, no lo que­rían com­prar. Pa­sa­mos muy ma­los ra­tos con eso”, sos­tu­vo la di­se­ña­do­ra In­dus­trial.

“Era tre­men­do sen­tir que no con­fia­ban en lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do no­so­tros mis­mos”. Si­guie­ron ade­lan­te y aho­ra tie­nen un gran pro­gra­ma, el que tra­ba­jan con gran­des em­pre­sas.

“Ten­go mi em­pre­sa de mue­bles y por otro la­do lo­gra­mos ha­cer tec­no­lo­gía con muy po­ca pla­ta; es­to no era con in­ver­sión, só­lo con fuer­za y ga­nas de la gen­te. Has­ta acá me da­ba cuen­ta de que en Chi­le ha­bía de­ma­sia­do ta­len­to y yo veo to­dos los días que hay es­fuer­zo en to­dos la­dos, pe­ro no se desa­rro­lla”, ex­pre­só Mus­ta­kis.

POR QUÉ CUES­TA TAN­TO CREAR EN CHI­LE

Al lo­grar sus ob­je­ti­vos, Ale­jan­dra Mus­ta­kis to­mó la de­ci­sión de de­di­car­se a ha­cer em­pre­sa. “Yo ya ha­bía te­ni­do su­fi­cien­tes opor­tu­ni­da­des en mi vi­da y una em­pre­sa a la que le es­ta­ba yen­do bien, en­ton­ces que­ría de­di­car­me des­de ha­cer em­pre­sa, ha­cer que mu­cha más gen­te pu­die­ra crear y desa­rro­llar en Chi­le”.

La em­pren­de­do­ra ma­ni­fes­tó que en el país es muy di­fí­cil desa­rro­llar, y eso se da por di­fe­ren­tes fac­to­res. En pri­mer lu­gar, es­tá la gra­ve di­fe­ren­cia que nos di­vi­de, acá se jun­tan em­pre­sa­rios con em­pre­sa­rios, in­ven­to­res con in­ven­to­res, los ar­tis­tas con los ar­tis­tas.

“Uno só­lo ha­ce ne­go­cios con quien con­fía y co­no­ce, y eso no es de ser bue­na o ma­la per­so­na. Nos he­mos se­pa­ra­do en gru­pos, en ge­ne­ral ha­ce­mos co­sas con ese mis­mo gru­po, con el que te­ne­mos las mis­mas ha­bi­li­da­des, en­ton­ces es di­fí­cil co­la­bo­rar por­que to­dos sa­be­mos más o me­nos lo mis­mo”.

Por otra par­te, acen­tuó la gran fal­ta de con­fian­za. “No cree­mos en la tec­no­lo­gía chi­le­na, pe­ro si vie­ne un alemán que ha he­cho lo mis­mo y lle­va me­nos años que no­so­tros ha­cién­do­lo, pe­ro es alemán y le cree­mos, es­to no pue­de ser, es una ver­güen­za, y se­gun­do, que no­so­tros mis­mos no nos cree­mos el cuen­to, en­tre no­so­tros no de­ja­mos creer­nos el cuen­to”.

En­fa­ti­zó en que “no es­tá bien, de­be­mos pen­sar que po­de­mos cam­biar el mun­do, que des­de acá, des­de Los Ángeles, va­mos a cam­biar las co­sas, des­de acá pue­den ha­cer cual­quier co­sa, pe­ro te­ne­mos que em­pe­zar con ese dis­cur­so”.

LA FAL­TA DE OPOR­TU­NI­DA­DES

Es ver­dad que en Chi­le nos en­fren­ta­mos mu­chí­si­mo a la fal­ta de opor­tu­ni­da­des, so­bre to­do pa­ra las per­so­nas que no tu­vie­ron la for­tu­na de te­ner re­des o ma­yor ca­pi­tal.

“Eso es una ta­rea gi­gan­te, so­bre to­do pa­ra quie­nes nos ha to­ca­do es­tar en ese la­do, abrir to­das esas opor­tu­ni­da­des pa­ra to­da la gen­te que quie­ra tra­ba­jar y ten­ga ta­len­to, mul­ti­pli­car­las y te­ner to­das las po­si­bi­li­da­des po­si­bles pa­ra que la gen­te pue­da desa­rro­llar­se, aque­llos que ten­gan las ga­nas de tra­ba­jar, la per­se­ve­ran­cia, con es­tas uno lo­gra cual­quier co­sa, has­ta el ta­len­to so­bra”, ex­pre­só la di­se­ña­do­ra in­dus­trial.

Fi­nal­men­te, Mus­ta­kis acen­tuó que “te­ne­mos gran­des pro­ble­mas, pe­ro to­dos los que so­mos em­pren­de­do­res sa­be­mos que son una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio; ca­da vez que en­cuen­tren un pro­ble­ma, si en­cuen­tran la so­lu­ción quie­re de­cir que tie­nen un ne­go­cio; mien­tras más gran­de es el pro­ble­ma, más gran­de es el ne­go­cio, eso es to­do; tie­nen que ser in­ge­nio­sos pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas y tie­nen un pun­to de par­ti­da”.

UNA NUE­VA ERA

La em­pren­de­do­ra di­jo que ac­tual­men­te se es­tá vi­vien­do una nue­va era en la que es­tán cam­bian­do to­das las re­glas del jue­go; va a cam­biar ab­so­lu­ta- men­te to­do, por lo tan­to, ni el más gran­de, ni el que ten­ga to­da la pla­ta del mun­do, ni to­da la in­te­li­gen­cia me­di­da con el mé­to­do an­ti­guo, va a po­der sa­lir, só­lo el que sea ca­paz de adap­tar­se.

“La gra­cia es que pa­sa­mos de una era in­dus­trial a una era di­gi­tal, don­de te­ne­mos mu­cha in­for­ma­ción por ac­ce­so a in­ter­net, es­ta­mos co­nec­ta­dos y te­ne­mos mu­cho que pen­sar”, di­jo.

La tec­no­lo­gía, agre­gó, “es­tá y es­tá pa­ra to­dos, lo que pa­sa es que te­ne­mos que en­con­trar ma­ne­ras in­ge­nio­sas pa­ra ocu­par esa he­rra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca, o sea, la he­rra­mien­ta que ya exis­te, si yo en­cuen­tro una ma­ne­ra in­ge­nio­sa de ocu­par­la, pue­do ge­ne­rar mu­chí­si­mo va­lor”.

“Cual­quie­ra pue­de lle­gar lo más le­jos que pue­da con tal de te­ner un sue­ño y per­se­guir­lo, de­ci­di­do a tra­ba­jar du­ro por eso y ago­tar to­das las po­si­bi­li­da­des pa­ra que eso pa­se”.

ALE­JAN­DRA MUS­TA­KIS EN­FA­TI­ZÓ que en Chi­le exis­te mu­cho ta­len­to, so­bre to­do en las re­gio­nes. Hay es­fuer­zo en to­dos la­dos, pe­ro no se desa­rro­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.