Nue­va edu­ca­ción pú­bli­ca: ley in­dis­pen­sa­ble

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Waiss­bluth Di­rec­tor de Edu­ca­ción 2020

La se­ma­na pa­sa­da, Edu­ca­ción 2020 ex­pu­so an­te la Co­mi­sión de Edu­ca­ción del Se­na­do al­gu­nas pro­pues­tas pa­ra per­fec­cio­nar la ley que des­mu­ni­ci­pa­li­za la ad­mi­nis­tra­ción de los co­le­gios pú­bli­cos.

Me­di­da im­pres­cin­di­ble, la ex­pe­rien­cia de­mues­tra que en en­ti­da­des ad­mi­nis­tra­das con cri­te­rios elec­to­ra­lis­tas, una bue­na ma­yo­ría de es­tas, de to­dos los co­lo­res, han usa­do los car­gos de ges­tión de la edu­ca­ción pa­ra pa­gar fa­vo­res po­lí­ti­cos.

El pro­yec­to pro­po­ne una ges­tión des­cen­tra­li­za­da de la edu­ca­ción pú­bli­ca a tra­vés de 68 ser­vi­cios lo­ca­les. Tan­to los di­rec­to­res eje­cu­ti­vos de es­tos ser­vi­cios co­mo el di­rec­tor na­cio­nal de edu­ca­ción pú­bli­ca se­rán se­lec­cio­na­dos me­dian­te el Sis­te­ma de Al­ta Di­rec­ción Pú­bli­ca, cu­ya ley es­tá a pun­to de re­no­var­se y per­fec­cio­nar­se. Es­to en­tre­ga­rá un pi­so de ca­pa­ci­da­des pro­fe­sio­na­les cla­ve pa­ra el éxi­to del sis­te­ma.

Es el pri­mer in­ten­to se­rio por for­ta­le­cer la edu­ca­ción pú­bli­ca en los úl­ti­mos 35 años. Por eso, in­cor­po­ran­do ajus­tes ne­ce­sa­rios, la apro­ba­ción del pro­yec­to es un im­pe­ra­ti­vo.

Sin em­bar­go, la dis­cu­sión le­gis­la­ti­va ha de­ja­do un gus­to amar­go. Al­gu­nos senadores se ma­ni­fes­ta­ron en con­tra de la co­lum­na ver­te­bral del pro­yec­to. Los pun­tos que se cri­ti­can son la real ne­ce­si­dad de des­mu­ni­ci­pa­li­zar, el rol del Con­se­jo Lo­cal ver­sus la Di­rec­ción Na­cio­nal, la na­tu­ra­le­za de es­te úl­ti­mo ór­gano y la ne­ce­si­dad de cam­biar la fór­mu­la de fi­nan­cia­mien­to de la edu­ca­ción. Vea­mos. ¿Des­mu­ni­ci­pa­li­za­ción? Sí. De­fi­ni­ti­va­men­te. La ac­tual edu­ca­ción pú­bli­ca im­pli­ca una al­ta de­pen­den­cia de los re­cur­sos apor­ta­dos por las co­mu­nas, lo cual pro­fun­di­za la inequi­dad. Mien­tras una co­mu­na apor­ta $6.500 por alumno al año, en otra el apor­te anual lle­ga a $1.500.000 por alumno.

Un 20% de los mu­ni­ci­pios no cuen­ta ni si­quie­ra con una per­so­na ex­clu­si­va pa­ra li­de­rar es­ta ta­rea, mien­tras que un 40% de los DAEM o cor­po­ra­cio­nes no po­see per­so­nal es­pe­cia­li­za­do en el área téc­ni­ca pe­da­gó­gi­ca… y/o han si­do con­tra­ta­dos por ra­zo­nes clien­te­la­res.

El sis­te­ma pú­bli­co tam­po­co cuen­ta con una di­rec­ción cla­ra en la me­di­da que exis­te una do­ble de­pen­den­cia de los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les: por un la­do, los as­pec­tos téc­ni­co-pe­da­gó­gi­cos de­pen­den del Mi­ne­duc, mien­tras que la ges­tión fi­nan­cie­ra res­pon­de a los mu­ni­ci­pios. De­sar­ti­cu­la­ción in­ma­ne­ja­ble.

So­bre el rol del Con­se­jo Lo­cal

Se pro­po­ne la crea­ción de con­se­jos lo­ca­les que acom­pa­ñen la ges­tión del Ser­vi­cio Lo­cal, in­te­gra­do por apo­de­ra­dos, pro­fe­so­res, es­tu­dian­tes, asis­ten­tes de la edu­ca­ción, al­cal­des, re­pre­sen­tan­tes re­gio­na­les y de uni­ver­si­da­des, IP y CFT de la re­gión. Es­te Con­se­jo apro­ba­rá el Plan Es­tra­té­gi­co del Ser­vi­cio y ten­drá voz en la elec­ción de su di­rec­tor eje­cu­ti­vo, pu­dien­do so­li­ci­tar su re­mo­ción cuan­do ob­ser­ve ne­gli­gen­cia o in­cum­pli­mien­to de res­pon­sa­bi­li­da­des.

La ac­tual edu­ca­ción pú­bli­ca im­pli­ca una al­ta de­pen­den­cia de los re­cur­sos apor­ta­dos por las co­mu­nas, lo cual pro­fun­di­za la inequi­dad.

Al­gu­nas vo­ces se­ña­lan la ne­ce­si­dad de en­tre­gar­le ma­yo­res fa­cul­ta­des al Con­se­jo, te­nien­do in­je­ren­cia di­rec­ta so­bre la elec­ción y re­mo­ción del di­rec­tor eje­cu­ti­vo. Se tra­ta­ría en­ton­ces de una suer­te de di­rec­to­rio del Ser­vi­cio.

Si bien hay paí­ses don­de exis­te es­ta fi­gu­ra, lo cier­to es que se tra­ta de so­cie­da­des me­nos de­sigua­les, con una cul­tu­ra de ren­di­ción de cuen­tas y mu­cho ma­yor par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na a ni­vel lo­cal.

Nues­tra reali­dad se ale­ja por aho­ra de es­te es­ce­na­rio, y es fun­da­men­tal con­si­de­rar la si­tua­ción ac­tual pa­ra di­se­ñar las so­lu­cio­nes per­ti­nen­tes. Avan­zar hoy ha­cia di­rec­to­rios lo­ca­les abre es­pa­cio a po­si­bles cap­tu­ras po­lí­ti­cas y/o po­si­cio­na­mien­to de in­tere­ses par­ti­cu­la­res, con lo cual cae­ría­mos de la sar­tén al fue­go.

Tam­bién se han es­bo­za­do vo­ces que pro­po­nen si­tuar di­cha res­pon­sa­bi­li­dad en el Go­bierno Re­gio­nal. De es­ta ma­ne­ra, ni la Di­rec­ción Na­cio­nal ni los con­se­jos lo­ca­les se­rían los res­pon­sa­bles fi­na­les de la edu­ca­ción pú­bli­ca, sino que una fi­gu­ra in­ter­me­dia co­mo el in­ten­den­te.

Si bien es desea­ble que en al­gún mi­nu­to con­te­mos con te­rri­to­rios y co­mu­ni­da­des em­po­de­ra­das, hoy es­ta­mos le­jos de esa me­ta. De­be­mos avan­zar en la re­gio­na­li­za­ción, pe­ro es­te desafío no pue­de uti­li­zar co­mo “co­ne­ji­llo de in­dias” a los co­le­gios pú­bli­cos del país.

Por lo de­más, el pro­yec­to es ade­cua­da­men­te gra­dua­lis­ta en su im­ple­men­ta­ción, lo cual per­mi­ti­rá, en al­gu­nos años, ajus­tar­le al­gu­nas tuer­cas si fue­ra ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.