Sea due­ño de su éxi­to y su fra­ca­so

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Em­pren­der un ne­go­cio, o una idea de es­tas, es abrir­se a la po­si­bi­li­dad de ser due­ño de su tiem­po y ser su pro­pio je­fe, pe­ro tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad -cier­ta- de ser due­ño de nues­tro pro­pio éxi­to o fra­ca­so.

Ser em­pren­de­dor re­quie­re de va­len­tía. Aquí no bas­ta con te­ner los re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra po­der ini­ciar el pro­yec­to, sino que tam­bién se re­quie­re co­ra­je pa­ra sa­ber que los pri­me­ros seis me­ses, se­gún dic­tan los ex­per­tos, siem­pre son los más com­ple­jos, cuan­do es pro­ba­ble que no exis­tan ma­yo­res ga­nan­cias, o sim­ple­men­te que los re­cur­sos in­ver­ti­dos no pue­dan ser re­cu­pe­ra­dos.

Te­ner un ne­go­cio re­quie­re de mu­chas co­sas, pe­ro la per­sis­ten­cia, de­ter­mi­na­ción, vo­lun­tad, co­ra­je y la sa­bi­du­ría son fun­da­men­ta­les.

Es ne­ce­sa­rio que nues­tras au­to­ri­da­des pue­dan ge­ne­rar cur­sos y ofi­ci­nas de orien­ta­ción a los em­pren­de­do­res, y qué me­jor que di­cha re­par­ti­ción sea for­ma­da des­de el mu­ni­ci­pio, don­de se re­quie­re con ur­gen­cia que los ne­go­cios ten­gan una du­ra­ción su­pe­rior a tres me­ses.

Us­ted po­drá pre­gun­tar­se, y con jus­ta ra­zón, ¿qué tie­ne que ver que el mu­ni­ci­pio en­tre­gue per­mi­sos pa­ra abrir un ne­go­cio por tres me­ses? Es sim­ple la res­pues­ta, ya que la idea es que un ne­go­cio sea ca­paz de sub­sis­tir du­ran­te el tiem­po, pa­ra que más ade­lan­te sea una opor­tu­ni­dad de ge­ne­ra­ción de em­pleos.

Há­ga­se es­ta pre­gun­ta: ¿al mu­ni­ci­pio le sir­ve es­tar en­tre­gan­do per­mi­sos a ne­go­cios por un cor­to tiem­po? La ver­dad es que pro­ba­ble­men­te, des­de el as­pec­to frío de la ma­te­ria­li­za­ción de un ne­go­cio, al mu­ni­ci­pio no le im­por­te. Pe­ro en ma­te­ria so­cial, que un pro­yec­to de em­pren­di­mien­to fra­ca­se tam­bién pue­de ser un pro­ble­ma pa­ra la au­to­ri­dad.

Por eso, el tra­ba­jo de­be ser con­jun­to; si las per­so­nas tie­nen una idea, las au­to­ri­da­des de­ben po­ner a dis­po­si­ción de sus ciu­da­da­nos las he­rra­mien­tas su­fi­cien­tes pa­ra po­der sa­lir ade­lan­te con el em­pren­di­mien­to, o con cual­quier idea que per­mi­ta un ma­yor desa­rro­llo co­mu­nal.

Atré­va­se a em­pren­der, pe­ro in­ves­ti­gue có­mo ha­cer­lo, pa­ra no fla­quear en el in­ten­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.