El tér­mino de la fi­lo­so­fía y de los pe­ñas­ca­zos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Jo­sé Luis Re­yes Aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de Edu­ca­ción Universidad Cen­tral

La even­tual dis­mi­nu­ción de los pro­gra­mas de fi­lo­so­fía en los pla­nes co­mu­nes de la en­se­ñan­za me­dia a fa­vor de una asig­na­tu­ra de edu­ca­ción cí­vi­ca ha pro­vo­ca­do un pre­de­ci­ble de­ba­te don­de, de ma­ne­ra pre­do­mi­nan­te, quie­nes guar­dan re­la­ción con la edu­ca­ción se han ma­ni­fes­ta­do en con­tra de una me­di­da de ese ca­rác­ter.

Y qui­zá efec­ti­va­men­te tie­nen al­go de ra­zón; la fi­lo­so­fía en la en­se­ñan­za me­dia es una opor­tu­ni­dad que tie­ne un es­tu­dian­te de co­no­cer los ini­cios del pen­sa­mien­to ra­cio­nal en Oc­ci­den­te. Su es­tre­cho víncu­lo con el na­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia tam­bién. Otor­ga co­no­ci­mien­tos so­bre pro­ble­mas acer­ca de los cua­les los se­res hu­ma­nos nos he­mos ocu­pa­do du­ran­te mi­les de años.

Un cur­so de fi­lo­so­fía bien desa­rro­lla­do per­mi­te al es­tu­dian­te com­pren­der el pro­ble­ma y co­no­cer tam­bién los in­ten­tos de so­lu­ción que los fi­ló­so­fos han en­sa­ya­do por mu­cho tiem­po.

En un buen cur­so de fi­lo­so­fía los es­tu­dian­tes se per­ca­tan de la im­por­tan­cia de per­se­guir el co­no­ci­mien­to, por es­qui­vo que es­te sea, y que en oca­sio­nes hay que ad­mi­tir que cier­to co­no­ci­mien­to no es­tá a nues­tro al­can­ce.

Pe­ro la fi­lo­so­fía no só­lo otor­ga co­no­ci­mien­tos que al­gu­nos pen­sa­do­res ilus­tres ya han ma­ni­fes­ta­do; tam­bién per­mi­te a los es­tu­dian­tes ad­qui­rir las he­rra­mien­tas ne­ce­sa- rias pa­ra desa­rro­llar su ca­pa­ci­dad de com­pren­der los ra­zo­na­mien­tos vá­li­dos de aque­llos que no lo son y per­ca­tar­se cuan­do una per­so­na in­tro­du­ce pre­jui­cios o dog­mas don­de de­bie­ra pre­va­le­cer el aná­li­sis ra­cio­nal. Ejem­plo cons­pi­cuo de lo que se­ña­lo lo pue­den ob­ser­var en las dis­cu­sio­nes so­bre el abor­to o la eu­ta­na­sia.

Hay, sin em­bar­go, un as­pec­to po­si­ti­vo que po­dría traer la eli­mi­na­ción o dis­mi­nu­ción de la fi­lo­so­fía a los es­tu­dian­tes de en­se­ñan­za me­dia. Es­to guar­da re­la­ción con la cos­tum­bre de al­gu­nos de ellos de cul­mi­nar las ma­ni­fes­ta­cio­nes lan­zan­do pie­dras, pro­vo­can­do des­ór­de­nes.

Re­cor­de­mos que allá por el año 2011, quien era pre­si­den­te de la CUT cul­pó a los pro­fe­so­res de Fi­lo­so­fía de en­se­ñar “le­se­ras” a los es­tu­dian­tes. “A los ca­bros les lle­nan la ca­be­za de por­que­rías pa­ra que sal­gan a ti­rar pie­dras y ha­cer des­ór­de­nes”, opi­nó Mar­tí­nez res­pec­to de los pro­fe­so­res de Fi­lo­so­fía.

“Hay mu­chas uni­ver­si­da­des don­de al­gu­nos ha­cen apo­lo­gías de que la for­ma de en­ca­rar los pro­ble­mas de la so­cie­dad se ha­ce a pe­ñas­ca­zos”, de­ta­lló en un me­dio ra­dial el 31 de agos­to de 2011.

En fin, ima­gino que Mar­tí­nez efec­ti­va­men­te es­ta­ba con­ven­ci­do de esa en­se­ñan­za tan prác­ti­ca que re­ci­bían los es­tu­dian­tes de Fi­lo­so­fía en una ma­te­ria re­co­no­ci­da por su ca­rác­ter fun­da­men­tal­men­te abs­trac­to.

Qui­zá de­trás de una me­di­da tan re­sis­ti­da co­mo la anun­cia­da, de es­te de­ba­te aún ti­bio, que a la ma­yo­ría nos ha­ce pen­sar que los es­tu­dian­tes ve­rán mer­ma­da su for­ma­ción, otros Mar­tí­nez real­men­te creen que la ma­ne­ra ade­cua­da y efi­cien­te de ha­cer que al­gu­nos de nues­tros es­tu­dian­tes de­jen de ha­cer des­ma­nes y, prin­ci­pal­men­te, de­jen de lan­zar pie­dras, sea la eli­mi­na­ción de la fi­lo­so­fía en las au­las de la en­se­ñan­za me­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.