Con es­tos ejer­ci­cios po­drás que­mar gra­sa mien­tras duer­mes

¿Có­mo ac­ti­var la lep­ti­na pa­ra que­mar gra­sa mien­tras duer­mes? Pri­me­ra­men­te de­bes ha­cer ejer­ci­cio du­ran­te el día.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

¿Es po­si­ble que­mar g ra­sa mien­tra s duer­mes? Pues con­tra­rio a lo que to­do mun­do pen­sa­ría, es po­si­ble ha­cer­lo. Ob­via­men­te no su­ce­de­rá co­mo por ar­te de ma­gia en don­de so­lo bas­ta­ría con dor­mir pa­ra ser muy del­ga­do, no es así. Pa­ra lle­gar a ese pun­to de­bes ac­ti­var a tu cuer­po y tu me­ta­bo­lis­mo, pro­por­cio­nán­do­le los ali­men­tos ne­ce­sa­rios y rea­li­zan­do ru­ti­nas de ejer­ci­cios que per­mi­tan ob­te­ner la con­di­ción fí­si­ca ade­cua­da pa­ra que, du­ran­te el sue­ño, pue­das que­mar aque­llas gra­sas in­ne­ce­sa­rias li­be­ran­do una hor­mo­na de nom­bre lep­ti­na, que se­rá nues­tra me­jor ami­ga en es­te pro­ce­so.

¿Có­mo ac­ti­var la lep­ti­na pa­ra que­mar gra­sa mien­tras duer­mes? Pri­me­ra­men­te de­bes ha­cer ejer­ci­cio du­ran­te el día.

El ejer­ci­cio es im­por­tan­te, ya que te per­mi­ti­rá re­ge­ne­rar tus múscu­los y ace­le­rar tu me­ta­bo­lis­mo; una par­te fun­da­men­tal es la ali­men­ta­ción, ayú­da­te de ali­men­tos que te ayu­den a que­mar gra­sa con­su­mien­do can­ti­da­des im­por­tan­tes de vi­ta­mi­na C y fi­bras. El re­sul­ta­do se­rá que al in­cre­men­tar tus ra­cio­nes de esos ali­men­tos la gra­sa se pro­ce­sa­rá más rá­pi­da­men­te du­ran­te el día y la fun­ción me­ta­bó­li­ca tam­bién au­men­ta­rá.

Es­ta es la pri­me­ra par­te pa­ra la pro­duc­ción de lep­ti­na; va­ya­mos a la se­gun­da eta­pa. De­bes lo­grar ace­le­rar tu rit­mo me­ta­bó­li­co en re­po­so y es­to so­lo po­drás ha­cer­lo cuan­do rea­li­zas en­tre­na­mien­tos de re­sis­ten­cia; es­te ti­po de ejer­ci­cios au­to­má­ti­ca­men­te ac­ti­van la que­ma de ca­lo­rías cuan­do nos en­con­tra­mos en re­po­so. Así que ese con­se­jo no lo ol­vi­des y tó­ma­lo en cuen­ta cuan­do va­yas a en­tre­nar.

Al­go su­ma­men­te im­por­tan­te es de­jar pa­sar al me­nos dos ho­ras des­de nues­tra úl­ti­ma co­mi­da al mo­men­to de ir a dor­mir­nos pa­ra que tu cuer­po ten­ga el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que­mar las ca­lo­rías y cuan­do duer­mas, uti­li­ce la gra­sa al­ma­ce­na­da pa­ra me­ta­bo­li­zar. De­bes ser cons­cien­te de tus ho­ras pa­ra in­ge­rir ali­men­tos; en­tre más es­tric­tos sea­mos en ello, nues­tro cuer­po se acos­tum­bra­rá a se­guir un pro­ce­so me­ta­bó­li­co que te ayu­da­rá a adel­ga­zar.

La fun­ción de la lep­ti­na es per­mi­tir la sa­cie­dad; es una hor­mo­na que au­men­ta en pro­por­ción a nues­tro pe­so y au­men­ta­rá cuan­do te­ne­mos un dé­fi­cit de ca­lo­rías. La lep­ti­na fun­cio­na me­jor cuan­do hay una me­nor in­ges­ta de azú­ca­res, así que de­bes to­mar en cuen­ta eso y, por su­pues­to, lo me­jor es que ten­gas un sue­ño re­pa­ra­dor y su­fi­cien­te. En ver­dad dor­mir es be­né­fi­co pa­ra nues­tro cuer­po, tan­to que has­ta po­de­mos que­mar gra­sa mien­tras lo ha­ce­mos.

Ali­mén­ta­te bien y con la ra­ción su­fi­cien­te pa­ra tu or­ga­nis­mo; que­da más que cla­ro que la pro­duc­ción de lep­ti­na se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. Re­cuer­da que los be­ne­fi­cios se ob­ser­van cuan­do lo­gra- mos una dis­ci­pli­na por so­bre lo que ha­ce­mos. Las co­sas no su­ce­den sin que no­so­tros pro­vo­que­mos al­go pa­ra lo­grar­lo. Así que hay que ha­cer ejer­ci­cio y ac­ti­var nues­tro me­ta­bo­lis­mo pa­ra que per­der pe­so se en­cuen­tre a un pes­ta­ñeo de dis­tan­cia.

ejer­ci­cios

No se tra­ta de ha­cer 2 mil ab­do­mi­na­les por día y has­ta que ya no pue­das ni res­pi­rar; de esa for­ma no vas a lo­grar na­da, las co­sas son más sen­ci­llas.

Pa­ra eli­mi­nar pan­za en po­cos días es ne­ce­sa­rio que se­pas que no exis­te un ejer­ci­cio que co­mo tal só­lo se en­fo­que en que­mar gra­sa jus­to en esa zo­na; ne­ce­si­tas rea­li­zar ejer­ci­cios de car­dio pa­ra que la gra­sa de to­do tu cuer­po se eli­mi­ne. Y com­bi­nar­lo con ru­ti­na de fuer­za y re­sis­ten­cia que te per­mi­ti­rá tra­ba­jar los múscu­los ab­do­mi­na­les y así con­ti­nuar con ese tra­ba­jo fí­si­co.

Los ejer­ci­cios pa­ra que­mar gra­sa ab­do­mi­nal rá­pi­da­men­te de­ben eje­cu­tar­se apli­can­do re­sis­ten­cia y fuer­za en la zo­na; te re­co­men­da­mos rea­li­zar pi­la­tes y tam­bién ab­do­mi­na­les.

Rea­li­za ejer­ci­cios que ace­le­ren el pro­ce­so pa­ra que­mar gra­sa: run­ning, na­ta­ción, zum­ba; to­dos aque­llos que ace­le­ren tu rit­mo car­dia­co y que per­mi­tan a tu or­ga­nis­mo ir con­su­mien­do ener­gía con ba­se en la gra­sa acu­mu­la­da.

No ol­vi­des los ejer­ci­cios de fuer­za y re­sis­ten­cia, que tam­bién ayu­dan a que­mar gra­sa de una ma­ne­ra cons­tan­te.

DA­TOS A CON­SI­DE­RAR Pan­za in­fla­ma­da por es­trés:

Es el ti­po de ab­do­men que tie­nen las per­so­nas que pa­de­cen sín­dro­me del in­tes­tino irri­ta­ble, gas­tri­tis o co­li­tis.

Evi­ta ha­cer ejer­ci­cios car­dio­vas­cu­la­res por­que au­men­tan los ni­ve­les de cor­ti­sol. Op­ta por ha­cer yo­ga, ca­mi­nar 40 mi­nu­tos dia­rios y al­gu­na ru­ti­na de pe­sas que te ayu­de a es­cul­pir y for­ta­le­cer tu cuer­po.

Pan­za de llan­ta:

Es­te ti­po de ab­do­men se for­ma por los ma­los há­bi­tos co­mo con­su­mir ali­men­tos con mu­cha azú­car y lle­var una vi­da se­den­ta­ria.

Los ejer­ci­cios que pue­den ayu­dar­te a des­apa­re­cer­la son ab­do­mi­na­les, sen­ta­di­llas, co­rrer, sal­tar la cuer­da y su­bir y ba­jar es­ca­le­ras.

Pan­za de em­ba­ra­za­da:

Es­te ti­po de abul­ta­mien­to en el ab­do­men lo tie­nen mu­je­res que han te­ni­do hi­jos.

Lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es cin­co se­ries al día de ejer­ci­cios de Ke­gel, que con­sis­ten en apre­tar y sol­tar los múscu­los pél­vi­cos 20 ve­ces ca­da se­rie.

Man­ten­te ale­ja­da de los ab­do­mi­na­les. Des­pués del par­to, los múscu­los de la lí­nea me­dia del ab­do­men se se­pa­ran y ne­ce­si­tas de­jar­los re­cu­pe­rar­se (de­ja pa­sar de tres a cua­tro me­ses).

ab­do­men hin­cha­do:

Es­te ti­po de vien­tre sue­le es­tar plano por la ma­ña­na y en el trans­cur­so del día se dis­tien­de con in­di­ges­tión o ga­ses, in­to­le­ran­cia a cier­tos ali­men­tos co­mo el glu­ten, lác­teos, al­cohol y le­va­du­ras.

Lo creas o no, la res­pi­ra­ción pue­de ser la me­jor co­sa que pue­des ha­cer pa­ra es­te ti­po de pan­za. Prue­ba es­to ca­da ma­ña­na: re­cués­ta­te bo­ca arri­ba, com­ple­ta­men­te re­la­ja­da, y res­pi­ra pro­fun­da­men­te con tu ab­do­men 10 ve­ces. Si eres cons­tan­te, no­ta­rás re­sul­ta­dos en po­co tiem­po.

es­tás del­ga­da, pe­ro tie­nes pan­za:

Lle­vas una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da y te man­tie­nes to­do el día ac­ti­va, pe­ro tie­nes una pe­que­ña pan­ci­ta. Tú de­bes de­jar de in­sis­tir en los ab­do­mi­na­les.

Los ejer­ci­cios pa­ra ba­jar la pan­za que de­bes ha­cer son la­gar­ti­jas. Tra­ta de ha­cer­las tres ve­ces por se­ma­na e in­cre­men­ta las se­ries que reali­ces pa­ra que los re­sul­ta­dos sean más rá­pi­dos. Ade­más de ha­cer es­tos ejer­ci­cios pa­ra ba­jar la pan­za, es im­por­tan­te que no des­cui­des tu ali­men­ta­ción, que con­su­mas ali­men­tos ri­cos en fi­bra y be­bas mí­ni­mo dos li­tros de agua dia­rio.

sé Cons­cien­te De que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca es po­si­ti­va. De­ja des­can­sar tus múscu­los día por me­dio, pa­ra que rin­das me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.