La com­pren­sión e ima­gi­na­ción por me­dio de la lec­tu­ra

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Mó­ni­ca Co­lin Ara­ve­na Je­fa Pro­vin­cial de Edu­ca­ción Bio­bío Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción

No po­de­mos ne­gar que fo­men­tar há­bi­tos de lec­tu­ra en nues­tra épo­ca ac­tual se vuel­ve al­go di­fí­cil, no só­lo pa­ra los do­cen­tes, sino que tam­bién pa­ra las ma­dres, pa­dres y tu­to­res.

El cre­cien­te au­men­to y desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía en el mun­do, la te­le­vi­sión, los vi­deo­jue­gos o el uso de las re­des so­cia­les son par­te de la jor­na­da dia­ria de los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes del mun­do en­te­ro, pues son su pri­me­ra al­ter­na­ti­va de en­tre­ten­ción, dis­trac­ción y so­cia­bi­li­za­ción.

La tec­no­lo­gía to­do lo que trae con­si­go y lle­gó pa­ra que­dar­se, y si bien es­ta no re­em­pla­za­rá ja­más a esas ho­jas pla­ga­das de pa­la­bras que en su con­jun­to com­po­nen un es­cri­to úni­co, de­be­mos adap­tar la lec­tu­ra a los tiem­pos de hoy, ya que es ella la que en­ri­que­ce el vo­ca­bu­la­rio, fo­men­ta la com­pren­sión lec­to­ra, y lle­va a quien lee un li­bro a un in­fi­ni­to mun­do de ima­gi­na­ción, sen­si­bi­li­dad y crea­ti­vi­dad.

Es por ello que el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, en con­jun­to con otras ins­ti­tu­cio­nes, ha desa­rro­lla­do el Plan Na­cio­nal de Lec­tu­ra 2015-2020, que apo­ya la for­ma­ción edu­ca­ti­va de una so­cie­dad in­for­ma­da, re­fle­xi­va, crí­ti­ca, crea­ti­va y par­ti­ci­pa­ti­va.

In­cor­po­rar for­mas di­ná­mi­cas y lú­di­cas pa­ra que los es­tu­dian­tes se in­tere­sen por la lec­tu­ra es al­go que nos he­mos pro­pues­to, pues se ha en­ten­di­do y com­pren­di­do que des­per­tar el in­te­rés de un ni­ño y ni­ña por se­guir una his­to­ria se pue­de dar de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, es por ello que el Plan de Lec­tu­ra con­si­de­ra en su pro­ce­so to­dos los for­ma­tos, so­por­tes y me­dios di­gi­ta­les co­mo ca­na­les reales pa­ra am­pliar y en­ri­que­cer el ac­ce­so a la lec­tu­ra.

Fo­men­tar la lec­tu­ra y su com­pren­sión es hoy una he­rra­mien­ta de en­ten­di­mien­to y ar­gu- men­ta­ción, pues el en­ten­der bien un tex­to, co­mo tam­bién leer­lo com­ple­to, nos da es­pa­cio pa­ra que mu­chas in­te­rro­gan­tes se cie­rren por­que el tí­tu­lo, las pri­me­ras lí­neas o unas po­cas ho­jas nos pue­den de­jar con un enig­ma que al mo­men­to de de­fen­der, ca­re­ce­rá de ar­gu­men­tos y de in­for­ma­ción vá­li­da.

La com­pren­sión de lec­tu­ra es al­go esen­cial pa­ra to­das las per­so­nas y en to­dos los tiem­pos es nues­tra prin­ci­pal fuen­te de in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to. Com­pren­der la lec­tu­ra co­mo al­go vi­tal y pri­mor­dial nos abre ven­ta­nas a la ima­gi­na­ción, desa­rro­llo so­cial y per­so­nal, ma­yor fun­da­men­to y ar­gu­men­to pa­ra plan­tear opi­nio­nes y pun­tos de vis­tas, tras­pa­sar co­no­ci­mien­tos, so­cia­bi­li­zar, ri­que­za de vo­ca­bu­la­rio y fo­men­to de la com­pren­sión lec­to­ra, en­tre tan­tas cua­li­da­des más que nos lle­van al cre­ci­mien­to per­so­nal y tam­bién el de la so­cie­dad.

“De los di­ver­sos ins­tru­men­tos in­ven­ta­dos por el hom­bre, el más asom­bro­so es el li­bro; to­dos los de­más son ex­ten­sio­nes de su cuer­po… Só­lo el li­bro es una ex­ten­sión de la ima­gi­na­ción y la me­mo­ria”, tal co­mo lo in­di­ca Jor­ge Luis Bor­ges; leer abre la men­te y ca­mi­nos, pues la lec­tu­ra te in­vi­ta a so­ñar y dar­te cuen­ta de que en la vi­da no hay más ba­rre­ras que tus pro­pias li­mi­tan­tes.

La com­pren­sión de lec­tu­ra es al­go esen­cial pa­ra to­das las per­so­nas y en to­dos los tiem­pos es nues­tra prin­ci­pal fuen­te de in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.