De­ten­cio­nes ciu­da­da­nas y le­gí­ti­ma de­fen­sa

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - May-lin Wong Pa­rra Se­cre­ta­ria ti­tu­lar Juzgado de Le­tras y Ga­ran­tía de Yum­bel.

No es po­co fre­cuen­te es­cu­char en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción la reac­ción ne­ga­ti­va de la ciu­da­da­nía fren­te a las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les adop­ta­das en pro­ce­sos pe­na­les. Son co­mu­nes ex­pre­sio­nes ta­les co­mo “el sis­te­ma pe­nal es muy ga­ran­tis­ta”, “las víc­ti­mas tie­nes me­nos de­re­chos que los imputados” o “aho­ra uno ni si­quie­ra se pue­de de­fen­der”.

Lo cier­to es que hoy en día, en aque­llos de­li­tos de ro­bo, hur­to, le­sio­nes u otros que afec­ten la se­gu­ri­dad in­di­vi- dual y la pro­pie­dad, han si­do en­fren­ta­dos por las víc­ti­mas y por ter­ce­ros a tra­vés de las lla­ma­das de­ten­cio­nes ciu­da­da­nas.

El ar­tícu­lo 129 del Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal con­sa­gra una pre­rro­ga­ti­va le­gal, en vir­tud de la cual, cual­quier per­so­na pue­de de­te­ner a quien sor­pren­die­re en de­li­to fla­gran­te, de­bien­do en­tre­gar in­me­dia­ta­men­te al aprehen­di­do a la po­li­cía, al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co o a la au­to­ri­dad ju­di­cial más pró­xi­ma. Es de­cir, se es­ta­ble­ce la po­si­bi­li­dad que cual­quier ciu­da­dano pue­da aprehen­der, por ejem­plo, al que es­tá co­me­tien­do el de­li­to; al que aca­ba de co­me­ter­lo o al que hu­ye del lu­gar de co­mi­sión del de­li­to y la víc­ti­ma lo re­co­noz­ca co­mo au­tor o cóm­pli­ce, pe­ro pa­ra el só­lo efec­to de po­ner­lo a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des.

¿Qué di­fi­cul­tad ha sur­gi­do con las de­ten­cio­nes ciu­da­da­nas?

De to­da ló­gi­ca re­sul­ta que, pa­ra re­te­ner o aprehen­der a un asal­tan­te, ha de em­plear­se la fuer­za, ya sea pa­ra re­du­cir­lo, dar­le al­can­ce o in­ten­tar re­pe­ler el ata­que, in­cu­rrién­do­se mu­chas ve­ces en ex­ce­sos, los que han si­do ma­la­men­te o im­per­fec­ta­men­te en­ten­di­dos por las víc­ti­mas o por los ter­ce­ros que con­cu­rren en su au­xi­lio, co­mo el me­ro ejer­ci­cio de la es­ta le­gí­ti­ma de­fen­sa, es de­cir, aque­lla si­tua­ción ex­cep­cio­na­lí­si­ma en que la eje­cu­ción de un de­li­to se en­cuen­tra per­mi­ti­da en cier­tos su­pues­tos que la ley es­ta­ble­ce, obran­do ba­jo la con­fian­za de que su con­duc­ta se en­cuen­tra am­pa­ra­da y jus­ti­fi­ca­da. Así acon­te­ce, por ejem­plo, en aquel ca­so en que la mu­jer que va ca­mi­nan­do por la ca­lle, un su­je­to le qui­ta sor­pre­si­va­men­te su gar­gan­ti­lla, pi­de au­xi­lio y ter­ce­ros con­cu­rren en su ayu­da, de­te­nien­do al su­je­to y gol­peán­do­lo, des­po­ján­do­lo de sus ro­pas o le­sio­nán­do­lo gra­ve­men­te, an­tes de en­tre­gar­lo a Ca­ra­bi­ne­ros.

Pe­ro en­ton­ces, ¿cuán­do se ac­túa en le­gí­ti­ma de­fen­sa?

La pro­pia ley ha pre­vis­to que, en aque­llos ca­sos en que fa­lla o no es po­si­ble la in­ter­ven­ción del Es­ta­do en la pro­tec­ción de los de­re­chos de la víc­ti­ma a tra­vés de las po­li­cías o el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, el in­di­vi­duo pue­da de­fen­der­se de la ar­bi­tra­rie­dad, pre­sen­ta­da ba­jo la for­ma de agre­sión ile­gí­ti­ma.

Los ar­tícu­los 10 nu­me­ra­les 4, 5 y 6 del Có­di­go Pe­nal es­ta­ble­cen los re­qui­si­tos de la le­gí­ti­ma de­fen­sa tan­to pro­pia, de pa­rien­tes o de ter­ce­ros, sien­do és­tos 3: a) que exis­ta una agre­sión ile­gí­ti­ma, b) que el me­dio que se uti­li­ce pa­ra im­pe­dir la agre­sión sea ne­ce­sa­rio y ra­cio­nal a la agre­sión re­pe­li­da y c) que la víc­ti­ma no ha­ya pro­vo­ca­do al agre­sor.

No ca­be du­da que una le­sión, ro­bo, hur­to, da­ño o cual­quier otro de­li­to del cual se es víc­ti­ma, sin me­diar

La di­fi­cul­tad pa­ra apre­ciar la con­cu­rren­cia de to­dos los re­qui­si­tos de la le­gí­ti­ma de­fen­sa en las de­ten­cio­nes ciu­da­da­nas di­ce re­la­ción con el me­dio que se uti­li­za pa­ra im­pe­dir la agre­sión.

pro­vo­ca­ción, es una agre­sión ile­gí­ti­ma, ya que na­die pue­de es­tar obli­ga­do a so­por­tar ese ti­po de ata­ques. Sin em­bar­go, la di­fi­cul­tad pa­ra apre­ciar la con­cu­rren­cia de to­dos los re­qui­si­tos de la le­gí­ti­ma de­fen­sa en las de­ten­cio­nes ciu­da­da­nas di­ce re­la­ción con el me­dio que se uti­li­za pa­ra im­pe­dir la agre­sión.

El em­pleo de fuer­za ex­ce­si­va o ac­tua­cio­nes que ex­ce­den la ra­cio­na­li­dad obs­ta­cu­li­zan su re­co­no­ci­mien­to, ya que es­tas ge­ne­ral­men­te tie­nen lu­gar en con­tex­to de efer­ves­cen­cia, mie­do, ra­bia o enojo. No se­rá ra­cio­nal ni ne­ce­sa­rio, por ejem­plo, que ma­te o de­je in­cons­cien­te a la per­so­na que sus­trae de mi bol­si­llo un ce­lu­lar, sin que me­die ame­na­za ni em­pleo de ar­mas in­ti­mi­dan­tes y al cual, lo­gro de­te­ner an­tes de su hui­da. En ese ca­so, se po­drá em­plear fuer­za pa­ra man­te­ner­lo en el lu­gar, pe­ro apre­miar­lo in­de­bi­da­men­te o ve­jar­lo, es lo que im­pi­de la nor­ma.

En de­fi­ni­ti­va, no es que el sis­te­ma pro­ce­sal pe­nal pre­fie­ra los de­re­chos de los imputados fren­te a los de las víc­ti­mas, sino que la ley es ri­gu­ro­sa con el uso de la fuer­za o vio­len­cia por los ciu­da­da­nos, au­to­ri­zan­do con­cu­rrir en res­guar­do de un de­re­cho pro­pio o en ayu­da de ter­ce­ros siem­pre pa­ra en­tre­gar­lo in­me­dia­ta­men­te a quien co­rres­pon­da y siem­pre que el me­dio em­plea­do pa­ra im­pe­dir o re­pe­ler una agre­sión sea ne­ce­sa­ria­men­te ra­cio­nal, si­tua­ción en la que nues­tra con­duc­ta es­ta­rá jus­ti­fi­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.