Si­gue el ho­rror…y cre­ce dra­má­ti­ca­men­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

Me preo­cu­pa que la acu­sa­ción en con­tra de la mi­nis­tra, se trans­for­me en un pro­ble­ma po­lí­ti­co y no re­pre­sen­te el dra­ma hu­mano de 610 ni­ños muer­tos y 1000 vio­la­cio­nes anun­cia­das. Si eso ocu­rrie­ra, cos­ta­rá creer en el Chi­le ac­tual.

En la Co­mi­sión que es­tu­dia la acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal de la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, se anun­cian nue­vas ci­fras con res­pec­to a los ni­ños de Sename, cu­yo dra­ma­tis­mo su­pera cual­quier fi­gu­ra nor­mal de la vi­da.

Es­ta acu­sa­ción, que en ver­dad se sus­ten­ta úni­ca­men­te en el de­sin­te­rés que pa­re­cie­ra te­ner la mi­nis­tra so­bre los asun­tos de su Se­cre­ta­ría de Es­ta­do, pue­de ter­mi­nar ocul­tan­do lo prin­ci­pal. Y eso es de una gra­ve­dad ex­tre­ma. Vea­mos.

Se ha se­ña­la­do que en­tre el 2010 y es­ta fe­cha, han fa­lle­ci­do 610 ni­ños en los ho­ga­res del Sename. ¡ 610!, ni­ños que lle­ga­ron a esos ho­ga­res por­que sus pa­dres, irres­pon­sa­bles, tor­pes y sin amor al­guno por la vi­da y la so­cie­dad, hi­cie­ron to­do por aban­do­nar a su hi­jo, en ma­nos de un or­ga­nis­mo del Es­ta­do, frío, de­sin­te­re­sa­do por la suer­te de esos pe­que­ños que los trans­for­ma­ron en es­co­rias de la so­cie­dad. De ahí se des­pren­de que, co­no­ci­do es­te dra­ma enor­me, ca­da muer­te fue sim­ple­men­te un nú­me­ro. Pe­ro eso no es to­do. Aho­ra co­rre por pa­si­llos del Con­gre­so otro he­cho, tan gra­ve co­mo el an­te­rior. Se anun­cia que se in­cu­ba­ron 1000 de­nun­cias por abu­sos se­xua­les en con­tra de esos mu­cha­chos. 1000 ac­tos des­ho­nes­tos, en una po­bla­ción de unos 6000 jó­ve­nes. Ac­tos prac­ti­ca­dos no sé por quién, en la no­che o el día, abu­san­do de la so­le­dad de esos jó­ve­nes cu­yas fa­mi­lias des­apa­re­cie­ron en el trá­fa­go de la jus­ti­cia o, peor aún, en el de­sin­te­rés o des­co­no­ci­mien­to, de to­da una so­cie­dad. ¿Quién de­be asu­mir un cui­da­do de esos ni­ños y ni­ñas que deam­bu­lan por ho­ga­res, al­gu­nos de ellos muy aje­nos al lu­gar en que co­men­za­ron su vi­da? ¿Dón­de es­tán las igle­sias que pre­di­can el amor, y que hoy aban­do­nan a esos ni­ños? ¿ y los al­cal­des que no tie­nen idea cuán­tos de esos pe­que­ños per­te­ne­cen a sus co­mu­nas y de­ben, ur­gen­te­men­te ir a bus­car­los pa­ra cons­truir en ellos un nue­vo fu­tu­ro? ¿ Es que no ha­re­mos na­da? ¿ Nos que­da­re­mos tran­qui­los con de­cla­ra­cio­nes dra­má­ti­cas de per­so­nas que han tra­ba­ja­do en el Sename y han vis­to ver­da­de­ras tor­tu­ras en esos jó­ve­nes cu­yo mun­do es­tá ab­so­lu­ta­men­te des­trui­do?

Vi­ví una ex­pe­rien­cia cu­ya tris­te­za es enor­me. Ni­ñi­tas, pe­que­ñas ni­ñi­tas, re­cién cum­pli­do sus 12, 14, años, vio­la­das por sus pa­dres, tíos, her­ma­nos ma­yo­res. Pe­que­ñas lle­va­das de la mano por su ma­dre, pa­ra des­ha­cer­se de ellas por­que “mi ma­ri­do se acues­ta con ella no­más y a mí me tie­ne aban­do­na­da”. Es de tal vio­len­cia que han per­di­do la ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual. Ha­brá que vol­ver a cui­dar­las, pre­pa­rar­las pa­ra la vi­da. Con­cu­rri­mos al Sename pa­ra apo­yo. No­so­tros po­nía­mos lo prin­ci­pal, per­so­nas dis­pues­tas a amar­las y cui­dar­las, tam­bién el edi­fi­cio que las co­bi­ja­ba, pe­ro na­da. No hu­bo in­te­rés.

Me preo­cu­pa que la acu­sa­ción en con­tra de la mi­nis­tra, se trans­for­me en un pro­ble­ma po­lí­ti­co y no re­pre­sen­te el dra­ma hu­mano de 610 ni­ños muer­tos y 1000 vio­la­cio­nes anun­cia­das. Si eso ocu­rrie­ra, cos­ta­rá creer en el Chi­le ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.