El lar­go ca­mino de la in­clu­sión y de la par­ti­ci­pa­ción

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ro­ber­to Po­ble­te Za­pa­ta Dipu­tado de la Re­pú­bli­ca

La dis­ca­pa­ci­dad tie­ne con­ta­dos los días co­mo im­pe­di­men­to pa­ra ejer­cer una gran can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des que a dia­rio y en los he­chos, rea­li­zan mi­les de per­so­nas que, aten­di­das sus con­di­cio­nes par­ti­cu­la­res de per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad, de­sa­rro­llan co­ti­dia­na­men­te.

Me re­fie­ro a la cos­tum­bre de al­gu­nos de ha­cer­nos creer que cier­tos ofi­cios y pro­fe­sio­nes no pue­den ser ejer­ci­das por per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, sien­do es­to qui­zá uno de los erro­res más in­sul­sos, tor­pes y crue­les que po­de­mos co­me­ter. Y cla­ro, la ley en al­gu­nos ca­sos, tam­bién es un obs­tácu­lo que de­be­mos re­mo­ver, y por eso es­ta­mos en el he­mi­ci­clo, pa­ra ter­mi­nar con una li­mi­ta­ción más, pa­ra cam­biar la cul­tu­ra que di­cha for­ma de pen­sar nos pro­po­ne, y en­ca­rar es­ta fal­so y fic­ti­cio im­pe­di­men­to que al­gu­nos “se­res nor­ma­les”, pre­ten­den cons­truir.

De be m o s en­ten­der de una vez por to­das, que ac­tual­men­te vi­vi­mos una épo­ca don­de es­ta­mos ha­cien­do pa­ten­te, y sa­can­do a la luz esa ma­ne­ra ve­la­da de de­jar fue­ra de las ac­ti­vi­da­des más im­por­tan­tes del dia­rio vi­vir a las per­so­nas que tie­nen al­gún gra­do de dis­ca­pa­ci­dad.

Hoy, a tra­vés del pro­yec­to de ley que mo­di­fi­ca el Có­di­go Or­gá­ni­co de Tri­bu­na­les, pa­ra per­mi­tir que per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad pue­dan ser nom­bra­das en car­gos de Juez o No­ta­rio, bus­ca­mos que re­ci­ban sus de­re­chos de par­ti­ci­par en to­do lo pú­bli­co y en to­do lo que nos to­ca com­par­tir, sin ex­cep­cio­nes.

De­be­mos re­cor­dar que has­ta ha­ce unos po­cos años atrás quie­nes no po­dían dar­se a en­ten­der oral­men­te o por es­cri­to eran con­si­de­ra­dos por el Có­di­go Ci­vil co­mo ab­so­lu­ta­men­te in­ca­pa­ces an­te el de­re­cho, vién­do­se im­pe­di­dos de ac­tuar en la vi­da ju­rí­di­ca sino ba­jo la ac­tua­ción de un re­pre­sen­tan­te le­gal.

Hoy, co­mo co­ro­la­rio de un com­pro­mi­so he­cho con to­dos y ca­da una de las per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad de nues­tra re­gión, he­mos de­fen­di­do es­ta ini­cia­ti­va le­gal que pro­po­ne su­pri­mir en nues­tro Có­di­go Or­gá­ni­co de Tri­bu­na­les las nor­mas que im­pi­den que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad pue­dan ocu­par el car­go de Juez o No­ta­rio. No es más que la apli­ca­ción pu­ra y lla­na de las re­glas y prin­ci­pios ju­rí­di­cos que con­sa­gran la igual­dad an­te la ley y la no dis­cri­mi­na­ción ar­bi­tra­ria, per­mi­tien­do la ple­na in­clu­sión y el ejer­ci­cio de los de­re­chos fun­da­men­ta­les por par­te de to­dos los ha­bi­tan­tes de la Re­pú­bli­ca. Ade­más con es­to no de­be­mos ol­vi­dar que da­mos cum­pli­mien­to a las obli­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que pe­san so­bre el Es­ta­do de Chi­le en es­ta ma­te­ria.

Es­te pro­yec­to de ley no es sino un pa­so más en el lar­go ca­mino de la in­clu­sión y de la par­ti­ci­pa­ción, y es a la vez un pa­so me­nos pa­ra las di­fe­ren­cias ar­bi­tra­rias y la ex­clu­sión no ra­zo­na­da, in­jus­ta y abu­si­va.

De­be­mos re­cor­dar que tan só­lo has­ta ha­ce unos po­cos años atrás quie­nes no po­dían dar­se a en­ten­der oral­men­te o por es­cri­to eran con­si­de­ra­dos por el Có­di­go Ci­vil co­mo ab­so­lu­ta­men­te in­ca­pa­ces an­te el de­re­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.