En­tró en vi­gen­cia la Ley de Pro­bi­dad

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - En­ri­que Inos­tro­za San­hue­za Se­re­mi de Go­bierno Re­gión del Bio­bío

Es­te lu­nes 5 de sep­tiem­bre la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let en­ca­be­zó la en­tra­da en vi­gen­cia de la Ley so­bre pro­bi­dad en la fun­ción pú­bli­ca y pre­ven­ción de los con­flic­tos de in­tere­ses. Un com­pro­mi­so que asu­mió con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra ga­ran­ti­zar a la ciu­da­da­nía una po­lí­ti­ca más lim­pia y que hoy ele­va los es­tán­da­res de trans­pa­ren­cia de fun­cio­na­rios y de las más al­tas au­to­ri­da­des.

La nue­va nor­ma­ti­va au­men­ta la can­ti­dad de au­to­ri­da­des y car­gos que de­ben rea­li­zar de­cla­ra­cio­nes de pa­tri­mo­nio e in­tere­ses, en­du­re­cien­do las san­cio­nes pa­ra quie­nes trans­gre­den la nor­ma. Por ejem­plo, al­gu­nos de los as­pec­tos que de­be­rán ser de­cla­ra­dos, di­cen re­la­ción con bie­nes in­mue­bles, vehícu­los, ac­cio­nes, par­ti­ci­pa­ción en so­cie­da­des e in­clu­so los nom­bres de cón­yu­ges y pa­rien­tes pa­ra así evi­tar ano­ma­lías que po­drían afec­tar las de­ci­sio­nes de una de­ter­mi­na­da la­bor o ins­ti­tu­ción.

Si al­gu­na au­to­ri­dad o fun­cio­na­rio pú­bli­co en­tre­ga in­for­ma­ción in­com­ple­ta e inexac­ta, arries­ga san­cio­nes eco­nó­mi­cas que van des­de las 5 a las 50 UTM e in­clu­so po­drían lle­gar a per­der su car­go. Las re­glas del jue­go han cam­bia­do, hoy son más se­ve­ras pa­ra quie­nes ejer­cen car­gos de di­rec­ción pú­bli­ca.

Sin lu­gar a du­das, la ini­cia­ti­va de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let y la pron­ta apro­ba­ción de los par­la­men­ta­rios ha per­mi­ti­do res­pon­der a la ciu­da­da­nía la exi­gen­te de­man­da por más trans­pa­ren­cia.

Ya no ha­brán más va­cíos le­ga­les en es­ta ma­te­ria y se juz­ga­rá tras­ver­sal­men­te a quién no cum­pla con la nor­ma­ti­va. Hoy, el go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let con res­pon­sa­bi­li­dad se es­tá ha­cien­do car­go de la cri­sis de con­fian­za que afec­ta a los li­de­raz­gos po­lí­ti­cos e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas.

Con es­to se ha da­do un tre­men­do pa­so pa­ra que hoy ya sean diez los com­pro­mi­sos de la Agen­da de Pro­bi­dad y Trans­pa­ren­cia tra­mi­ta­dos en su to­ta­li­dad por el Con­gre­so Na­cio­nal, un hi­to his­tó­ri­co pa­ra avan­zar ha­cia una me­jor de­mo­cra­cia, com­ba­tir la co­rrup­ción, erra­di­car las ma­las prác­ti­cas y re­cu­pe­rar la con­fian­za de la ciu­da­da­nía en sus ins­ti­tu­cio­nes. La Pre­si­den­ta ha de­mos­tra­do que en tiem­pos don­de la ciu­da­da­nía tie­ne des­con­fian­za con la co­sa pú­bli­ca, no se re­quie­re só­lo co­men­ta­rios, sino que li­de­raz­gos; co­mo lo ha de­mos­tra­do im­pul­san­do una agen­da am­bi­cio­sa de trans­pa­ren­cia y pro­bi­dad, que con el apo­yo de los se­na­do­res y dipu­tados, ha per­mi­ti­do te­ner re­glas pa­ra una me­jor de­mo­cra­cia.

Si al­gu­na au­to­ri­dad o fun­cio­na­rio pú­bli­co en­tre­ga in­for­ma­ción in­com­ple­ta e inexac­ta, arries­ga san­cio­nes eco­nó­mi­cas que van des­de las 5 a las 50 UTM e in­clu­so po­drían lle­gar a per­der su car­go. Las re­glas del jue­go han cam­bia­do, hoy son más se­ve­ras pa­ra quie­nes ejer­cen car­gos de di­rec­ción pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.