Las cam­pa­ñas y las ne­ce­si­da­des

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

La pe­lea por los si­llo­nes edi­li­cios co­men­zó. Di­fí­cil ta­rea pa­ra to­dos, ya que la nue­va nor­ma­ti­va del Ser­vel les im­pi­de ha­cer mu­chas co­sas en ma­te­ria de pro­pa­gan­da. En con­se­cuen­cia, se­rán las ideas, los pro­yec­tos y los avan­ces que ten­gan en car­pe­ta, el me­jor slo­gan.

Hoy to­dos los can­di­da­tos es­tán en las ca­lles bus­can­do cap­tar vo­tos y por so­bre to­do, mo­ti­van­do a sus elec­to­res a que rom­pan con la tó­ni­ca de las úl­ti­mas elec­cio­nes, en don­de la abs­ti­nen­cia de par­ti­ci­par le ga­nó a cual­quier can­di­da­to, has­ta al más po­pu­lar. Hoy no bas­ta con caer sim­pá­ti­co o te­ner una bue­na idea, es sim­ple: si no lo­gra con­ven­cer al elec­tor a que se ha­ga el áni­mo de su­fra­gar, la pe­lea es­tá per­di­da.

Pa­ra ello, y ha­cien­do un sim­ple aná­li­sis del pa­no­ra­ma en la pro­vin­cia de Bio­bío, se pue­de evi­den­ciar que exis­ten gran­des pro­ble­mas so­cia­les, don­de si bien el re­cur­so prin­ci­pal de­be pro­ve­nir del go­bierno, la ta­rea que ten­drán los al­cal­des se­rá ser los mo­to­res pa­ra lo­grar re­unir los re­cur­sos. To­ca­rán las puer­tas de la pro­vin­cia, la re­gión e in­clu­so en los mi­nis­te­rios. Va­rios de los ac­tua­les edi­les sa­ben de aque­llo.

Pa­vi­men­ta­ción ru­ral, se­gu­ri­dad, más y me­jor aten­ción de sa­lud, con­ta­mi­na­ción, edu­ca­ción y cul­tu­ra, son la pun­ta del ice­berg de las po­si­bi­li­da­des que un buen al­cal­de pue­de ges­tio­nar pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de sus co­mu­nas.

El día de ayer, co­no­ci­mos el ca­so de mu­ni­ci­pios que en ma­te­ria de pre­sen­ta­ción de pro­yec­tos a la sub­de­re es­tán muy dé­bi­les, ra­zón su­fi­cien­te pa­ra ana­li­zar la ca­li­dad de la ges­tión al­cal­di­cia y de los pro­fe­sio­na­les de ca­ra a lo que se es­pe­ra en un pró­xi­mo desafío. Us­ted de­ci­di­rá si se­guir en las mis­mas o pro­bar nue­vos rum­bos. De eso se tra­ta la de­mo­cra­cia.

Hoy ya no bas­tan las pro­me­sas in­con­clu­sas que se hi­cie­ran en otros tiem­pos, aho­ra to­do que­da gra­ba­do, res­pal­da­do en los ce­lu­la­res o cá­ma­ras de los ve­ci­nos, por lo que no se ju­gar con la ilu­sión de la co­mu­ni­dad, ya que las evi­den­cias ha­bla­rán por si so­las.

Hay zo­nas ale­ja­das de las urbes co­mo An­tu­co, Al­to Bio­bío o Qui­la­co, don­de quien os­ten­te el car­go de al­cal­de no só­lo de­be bus­car una ges­tión po­si­ti­va, sino que de­be abar­car ma­te­rias don­de mu­chas ve­ces no tie­ne com­pe­ten­cia, pe­ro don­de una es­tra­te­gia pro­fe­sio­nal pa­ra ca­na­li­zar las ne­ce­si­da­des de sus ve­ci­nos pue­de ser cla­ve.

La pe­lea por los si­llo­nes edi­li­cios co­men­zó. Di­fí­cil ta­rea pa­ra to­dos, ya que la nue­va nor­ma­ti­va del Ser­vel les im­pi­de ha­cer mu­chas co­sas en ma­te­ria de pro­pa­gan­da. En con­se­cuen­cia, se­rán las ideas, los pro­yec­tos y los avan­ces que ten­gan en car­pe­ta, el me­jor slo­gan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.