JUE­GO FI­LO­SÓ­FI­CO: QUE SI, QUE NO, QUE NUN…

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Fran­cis­co Rot­zoll Jo­sé Ma­nuel Cae­rols

Se­ñor Di­rec­tor Con­si­de­re­mos a la Na­no­me­tría co­mo una uni­dad de me­di­da grue­sa, ca­si gro­tes­ca (al­gún día así lo se­rá).

Con­cor­de­mos que hay una can­ti­dad de ma­te­ria da­da; y, por qué no, agra­dez­cá­mos­lo.

Re­cor­de­mos que ( por de­fi­ni­ción) el va­cío cir­cun­dan­te a la ma­te­ria es in­fi­ni­to; y, sa­bien­do que el va­cío per­mi­te la plas­ti­ci­dad de la ma­te­ria, tam­bién agra­dez­cá­mos­lo.

Aho­ra bien, las po­si­bi­li­da­des de com­bi­na­ción en­tre una can­ti­dad de ma­te­ria y una in­fi­ni­tud de va­cío son el ab­so­lu­to; lo que no es po­ca co­sa. Es­ta va­ria­bi­li­dad de com­bi­na­cio­nes es en lo que ata­ñe dialogar: Si fue­se una y so­lo una la di­fe­ren­cia na­no­mé­tri­ca en­tre ca­da gran ex­plo­sión y su con­se­cuen­te gran im­plo­sión, las po­si­bi­li­da­des se­rían am­plias; y, si a esa am­pli­tud le agre­ga­mos la in­des­men­ti­ble y a la vez in­con­fir­ma­ble po­si­bi­li­dad del re­torno, co­mo un mé­to­do pa­ra sa­tis­fa­cer la ne­ce­si­dad de eter­ni­dad, ten­dría­mos en­ton­ces tran­qui­los los sen­ti­mien­tos cau­sa­dos por el “Pa­ra qué” y por el “Por qué”; lo que tam­po­co es po­ca co­sa. Si­ga­mos, ¿ Hay al­go más in­quie­tan­te que cual­quier tran­qui­li­dad? Cuan­do el ani­mal hu­mano tie­ne cu­bier­ta su ne­ce­si­dad de sobrevivencia y res­pon­di­das sus du­das exis­ten­cia­les, co­mien­za a vol­ver­se una cria­tu­ra ver­da­de­ra­men­te pe­li­gro­sa o amo­ro­sa. Co­mo sea, evo­lu­cio­nar des­de la me­ra sobrevivencia ha­cia la com­ple­ja vi­ven­cia, en­cie­rra una cues­tión que es­ca­pa al con­te­ni­do ma­te­rial y no in­gre­sa a la con­di­ción de va­cío; lo que bien po­dría­mos lla­mar emo­ción o es­pí­ri­tu o fi­lo­so­fía. Así pues, nos ve­mos obli­ga­dos a acu­ñar el con­cep­to de na­noes­pi­ri­tua­li­dad; er­go, di­fe­ren­cias na­no­fi­lo­so­fi­cas. ¿O? et­cé­te­ra.

Si lle­go has­ta es­te pun­to sin mo­les­tia, in­de­pen­dien­te­men­te de que es­té o no de acuer­do, no ne­ce­si­ta leer la úl­ti­ma lí­nea. Pe­ro si se sin­tió in­có­mo­do con lo ex­pues­to, léa­la - El ser hu­mano sin fi­lo­so­fía más pa­re­ce un ro­bot bio­ló­gi­co.

¿ Dia­lo­ga­mos? Mu­chos re­cor­da­mos, por­que lo vi­vi­mos, el es­tre­pi­to­so fra­ca­so del ré­gi­men so­cia­lis­ta –co­mu­nis­ta de Sal­va­dor Allen­de en nues­tro país, la UP; cuan­do ha­bía ra­cio­na­mien­to y es­ca­sez de ali­men­tos de con­su­mo bá­si­co, co­las y mer­ca­do ne­gro, al igual que en Ve­ne­zue­la; tam­bién al úl­ti­mo a car­go de las Fuer­zas Ar­ma­das.

Pe­ro el fa­na­tis­mo de cier­tos go­ber­nan­tes, po­lí­ti­cos cie­gos de po­der y am­bi­ción e ideo­lo­gía pue­den lle­var a la so­cie­dad de un país con­ta­mi­na­da de odio­si­dad al fra­ca­so y a una muy pro­ba­ble re­vo­lu­ción. Cu­rio­sa­men­te lue­go pa­san a la his­to­ria ve­ne­ra­dos por cier­tos gru­pos de fa­ná­ti­cos sin un mí­ni­mo de ob­je­ti­vi­dad co­mo gran­des go­ber­nan­tes y por ig­no­ran­cia, ter­gi­ver­sa­ción de he­chos y des­in­for­ma­ción mu­chos ter­mi­nan cre­yén­do­lo, es­pe­cial­men­te las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes. Qui­zás, se­rán las pa­ra­do­jas de la His­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.