Mu­jer re­sul­ta gra­ve­men­te le­sio­na­da al acom­pa­ñar a fa­mi­liar en am­bu­lan­cia

Sos­tie­nen que se­ría una prác­ti­ca ha­bi­tual del Ces­fam de San Ro­sen­do de per­mi­tir que pa­rien­tes via­jen con pa­cien­tes, de­bi­do a la fal­ta de pro­fe­sio­na­les pa­ra­mé­di­cos de apo­yo.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl Yas­na Ma­tus, de­nun­cian­te.

Con la fi­na­li­dad que el Ces­fam de San Ro­sen­do se ha­ga car­go de los gas­tos mé­di­cos de su ma­dre, Yas­na­ma­tus, pu­so en evi­den­cia una si­tua­ción que -a lo me­nos- re­sul­ta cues­tio­na­ble, que per­so­nas aje­nas al es­ta­ble­ci­mien­to mé­di­co, pue­dan ir en la par­te pos­te­rior de las am­bu­lan­cias, an­te la -su­pues­ta- fal­ta de per­so­nal pa­ra­mé­di­co.

Es­ta si­tua­ción que - apa­ren­te­men­te- se­ría una nor­ma­li­dad en el plan­tel mu­ni­ci­pal de sa­lud, no se ha­bría he­cho pú­bli­co, si el pa­sa­do 29 de agos­to su pro­ge­ni­to­ra no hu­bie­ra acom­pa­ña­do a un fa­mi­liar a una in­ter­con­sul­ta a otra co­mu­na, mo­men­to en que el trans­por­te de sa­lud su­frió un gra­ve ac­ci­den­te.

“Mi ma­má acom­pa­ñó a mi tío a una ho­ra que te­nía en el hos­pi­tal de Los Án­ge­les. Ella fue en la par­te pos­te­rior de la am­bu­lan­cia del con­sul­to­rio, vien­do que mi tío es­tu­vie­ra bien. Tras la aten­ción en Los Án­ge­les y cuan­do se ve­nían de re­gre­so, un ca­mión los cho­có por al­can­ce”, ex­pli­có.

Pro­duc­to del ac­ci­den­te su ma­dre re­sul­tó con gra­ves le­sio­nes, de­bien­do ser in­ter­na­da en el Com­ple­jo Asis­ten­cial Víc­tor Ríos Ruiz.

“Mi ma­má que­dó con una he­mo­rra­gia ce­re­bral, una frac­tu­ra de cla­ví­cu­la y 3 cos­ti­llas ro­tas. Por ello, de­bió ser tras­la­da­da al hos­pi­tal de Los Án­ge­les, en don­de que­dó in­ter­na­da en Ur­gen­cia”, pre­ci­só.

Con­sul­ta­da so­bre por qué se per­mi­tió que su ma­dre fue­ra en la par­te pos­te­rior de la am­bu­lan­cia, la mu­jer sos­tu­vo que era una prác­ti­ca ha­bi­tual del con­sul­to­rio.

“En ge­ne­ral es nor­mal. (…) Por­que no man­dan nin­gún téc­ni­co pa­ra­mé­di­co. (…) Por ello, siem­pre un fa­mi­liar acom­pa­ña a los en­fer­mos en la par­te de atrás de la am­bu­lan­cia”, ase­gu­ró.

Por úl­ti­mo, se le pre­gun­tó que bus­ca con ha­cer pú­bli­ca la de­nun­cia.

“Que­re­mos que se cu­bra su aten­ción, por­que en­ten­de­mos que las am­bu­lan­cias de­ben te­ner se­gu­ro. No­so­tros no que­re­mos pla­ta, só­lo que atien­dan bien a mi ma­dre, oja­lá con es­pe­cia­lis­tas. Que­re­mos que ella vuel­va a ser la de an­tes, por­que co­mo es­tá aho­ra, no se en­cuen­tra bien”, en­fa­ti­zó.

Por úl­ti­mo, ca­be con­tex­tua­li­zar que el tío que­dó só­lo con con­tu­sio­nes le­ves, tras el ac­ci­den­te.

RES­PUES­TA DEL CON­SUL­TO­RIO

Con la fi­na­li­dad de co­no­cer una res­pues­ta del con­sul­to­rio cues­tio­na­do, La Tri­bu­na se con­tac­tó con su di­rec­tor, Pa­tri­cio Mon­ca­da.

El di­rec­ti­vo par­tió por re­co­no­cer que es una prác­ti­ca per­mi­ti­da por el con­sul­to­rio, que la fa­mi­lia pue­da acom­pa­ñar a sus fa­mi­lia­res en­fer­mos.

“Yo creo que eso es re­la­ti­vo, ósea, se da en al­gu­nas si­tua­cio­nes. Co­mo cuan­do no cuen­tan con los me­dios eco­nó­mi­cos pa­ra tras­la­dar­se. Acá en la co­mu­na son fa­mi­lias hu­mil­des, en­ton­ces a ve­ces se per­mi­te la po­si­bi­li­dad”, con­fir­mó.

Con res­pec­to a la fal­ta de per­so­nal pa­ra­mé­di­co, Mon­da­ca des­es­ti­mó tal ar­gu­men­to.

“Te­ne­mos la do­ta­ción ajus­ta­da a nues­tro re­que­ri­mien­to. En nin­gu­na opor­tu­ni­dad an­te­rior he­mos te­ni­do la po­si­bi­li­dad de dis­po­ner de for­ma per­ma­nen­te un pa­ra­mé­di­co pa­ra los tras­la­dos, es­to se ha­ce so­la­men­te en si­tua­cio­nes de ma­yor gra­ve­dad”, con­clu­yó.

“EnEn g ge­ne­ral es nor­mal. (…) Por­queor­qu no man­dan nin­gún téc­ni­co pa­ra­mé­di­co. (…) Por ello, siem­pre un fa­mi­liar acom­pa­ña a los en­fer­mos en la par­te de atrás de la am­bu­lan­cia”.

PATROCINANTE DE LA DE­NUN­CIA

El con­ce­jal de La­ja y ami­go de la fa­mi­lia, Joa­quín San­hue­za, en­fa­ti­zó en la prohi­bi­ción de tras­por­tar a per­so­nas aje­nas al cen­tro de sa­lud.

“Es una irres­pon­sa­bi­li­dad tre­men­da del con­sul­to­rio. Ya que to­dos sa­be­mos que per­so­nas par­ti­cu­la­res no pue­den ir en es­tos vehícu­los. Ella subió -sim­ple­men­te- a pro­te­ger la in­te­gri­dad de su her­mano”, sen­ten­ció.

DES­DE EL CES­FAM san­ro­sen­dino en­tre­ga­ron un pro­nun­cia­mien­to al res­pec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.