Do­lor y ale­gría de la patria

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ale­jan­dro Me­ge Val­de­be­ni­to

Co­no­ci­mos en San­tia­go a un dis­tin­gui­do in­ge­nie­ro ve­ne­zo­lano, lle­ga­do con su fa­mi­lia ha­ce po­co tiem­po a Chi­le en bus­ca de me­jo­res po­si­bi­li­da­des de vi­da y de ho­ri­zon­tes más aus­pi­cio­sos pa­ra sus hi­jos. Es­te pro­fe­sio­nal, hu­ma­nis­ta y de­mó­cra­ta con­ven­ci­do, sien­te el do­lor que sig­ni­fi­ca ha­cer aban­dono de la patria por el sis­te­ma po­lí­ti­co so­cial que im­pe­ra en su país y que re­co­no­ce con emo­ción cuan­do in­cli­na su ca­be­za y sen­ten­cia a me­dia voz: “es tal el es­ta­do de co­sas en mi país que con Ma­du­ro o sin Ma­du­ro, las co­sas no van a cam­biar, por eso me vi­ne con mi fa­mi­lia. Y aquí es­ta­mos de ver­dad agra­de­ci­dos y fe­li­ces”.

Es el do­lor por la patria que se de­ja y la ale­gría por la patria que lo re­ci­be y lo aco­ge.

Re­cor­da­mos es­te epi­so­dio cuan­do la pren­sa nos in­for­ma que el sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior de Chi­le de­cla­ra que los pro­ble­mas de nues­tro país no se re­suel­ven por­que ha­ya un cam­bio ( tan so­li­ci­ta­do) de ga­bi­ne­te. De lo an­te­rior se des­pren­de que la so­lu­ción al cli­ma so­cial y las di­fi­cul­ta­des que se vi­ven co­mo país no de­pen­de úni­ca­men­te de las per­so­nas que go­bier­nan. Es un te­ma de so­cie­dad y con­cien­cia ciu­da­da­na que in­vo­lu­cra el con­cep­to de la patria que que­re­mos y que sea­mos ca­pa­ces de cons­truir. Ello re­quie­re de un aban­dono de trin­che­ras ideo­ló­gi­cas pa­ra un diá­lo­go sin des­ca­li­fi­ca­cio­nes que ha­ga creí­ble la afir­ma­ción de que to­dos bus­ca­mos una patria uni­da, aún en las na­tu­ra­les y le­gí­ti­mas di­fe­ren­cias, en que con­ver­jan to­das las vo­lun­ta­des que nos per­mi­tan su­pe­rar las des­con­fian­zas y ven­cer el pe­si­mis­mo de que to­do es­tá mal, es­ta­do de áni­mo que no te­ne­mos el de­re­cho de trans- mi­tir a nues­tros hi­jos, ni me­nos el in­ten­to de con­ven­cer­nos de que to­do es­tá bien cuan­do la reali­dad nos mues­tra las fa­len­cias que de­be­mos re­co­no­cer y en­fren­tar, sin por ello ser con­si­de­ra­dos ne­ce­sa­ria­men­te par­ti­da­rios o enemi­gos del go­bierno de turno, cuan­do la res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da uno es, an­tes de to­do, con el país, con su gen­te y con la patria. No son po­cos los ex­tran­je­ros, por las ra­zo­nes que sean, que lle­gan a nues­tro país en bus­ca de opor­tu­ni­da­des que no han te­ni­do en sus paí­ses de ori­gen y que creen, aún más que no­so­tros mis­mos, que Chi­le es una na­ción que ofre­ce li­ber­tad, asi­lo so­li­da­rio y la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llo in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo pa­ra cons­truir jun­tos un me­jor

La so­lu­ción al cli­ma so­cial y las di­fi­cul­ta­des que se vi­ven co­mo país no de­pen­de úni­ca­men­te de las per­so­nas que go­bier­nan.

fu­tu­ro.

En es­ta ta­rea de re­cons­truc­ción de la fe y las con­fian­zas en lo que se ha lo­gra­do ha­cer y lo que po­de­mos al­can­zar se re­quie­re del com­pro­mi­so ciu­da­dano con la patria por so­bre las apre­cia­cio­nes de unos so­bre los otros de ser pa­ra la patria los hé­roes o los vi­lla­nos.

Pa­ra ser res­pon­sa­bles y ho­nes­tos con la patria en el mes que nos de­te­ne­mos pa­ra re­cor­dar­la y hon­rar­la, de­be­mos ad­he­rir con con­vic­ción a la fra­se de Jo­sé Mar­ti: “La patria ne­ce­si­ta sa­cri­fi­cios. Es ara y no pe­des­tal. Se la sir­ve, pe­ro no se la to­ma pa­ra ser­vir­se de ella”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.