Mo­di­fi­ca­cio­nes de la Ley de Agen­da Corta en de­li­tos con­tra la pro­pie­dad

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­ría Sil­va­na Mu­ñoz Ja­ra­mi­llo Jue­za del Tri­bu­nal de Jui­cio Oral en lo Pe­nal Los Án­ge­les

El 5 de ju­lio úl­ti­mo en­tró en vi­gen­cia la Ley 20.931, que in­tro­du­jo di­ver­sas mo­di­fi­ca­cio­nes al Có­di­go Pe­nal, Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal, Ley 18.216, en­tre otros cuer­pos le­ga­les, con la idea de en­fren­tar el au­men­to de la cri­mi­na­li­dad y de la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad de la ciu­da­da­nía.

En el men­sa­je del pro­yec­to de ley se in­di­có que los de­li­tos de ma­yor ocu­rren­cia y que afec­ta­ban en ma­yor me­di­da a la po­bla­ción, son los de­li­tos con­tra la pro­pie­dad, los cua­les in­ci­den en la per­cep­ción de in­se­gu­ri­dad de las víc­ti­mas, pe­ro ¿cuá­les son las mo­di­fi­ca­cio­nes en re­la­ción a los de­li­tos con­tra la pro­pie­dad?

1.- Se ele­vó las pe­nas del ar­tícu­lo 433 del Có­di­go Pe­nal, re­la­ti­vo al ro­bo con vio­len­cia o in­ti­mi­da­ción en las per­so­nas cuan­do, con mo­ti­vo u oca­sión del ro­bo, se co­me­te ade­más ho­mi­ci­dio o vio­la­ción se ele­vó la pe­na des­de quin­ce años y un día a pre­si­dio per­pe­tuo ca­li­fi­ca­do, an­te­rior­men­te la pe­na partía en diez años y un día. En el ca­so del ro­bo con vio­len­cia o in­ti­mi­da­ción a las per­so­nas, cuan­do se co­me­te ade­más, al­gu­na de las si­guien­tes le­sio­nes: cas­tra­ción (395); mu­ti­la­ción de un miem­bro im­por­tan­te que de­je al pa­cien­te en la im­po­si­bi­li­dad de va­ler­se por sí mis­mo o de eje­cu­tar las fun­cio­nes na­tu­ra­les que an­tes eje­cu­ta­ba (396); y en el ca­so que el ofen­di­do que­de de­men­te, inú­til pa­ra el tra­ba­jo, im­po­ten­te, im­pe­di­do de al­gún miem­bro im­por­tan­te o no­ta­ble­men­te de­for­me (397 Nº1), se ele­vó la pe­na des­de quin­ce años y un día a pre­si­dio per­pe­tuo, an­te­rior­men­te la pe­na partía en diez años y un día.

2º Se es­ta­ble­cie­ron re­glas es­pe­cia­les de de­ter­mi­na­ción de pe­na, pa­ra los de­li­tos de hur­to y ro­bo: a) Res­pec­to a las cir­cuns­tan­cias ate­nuan­tes y agra­van­tes se de­ben apli­car den­tro del mar­co le­gal de pe­na es­ta­ble­ci­do por la ley, sin que los jue­ces pue­dan su­bir o ba­jar la pe­na fue­ra de ese mar­co le­gal.

b) En el ca­so que los con­de­na­dos sean re­in­ci­den­tes, el tri­bu­nal de­be, ex­cluir el gra­do mí­ni­mo de la pe­na si es com­pues­ta, o el mí­ni­mum si cons­ta de un so­lo gra­do. (Se ex­cep­túan los ca­sos de hur­to ha­llaz­go; la apro­pia­ción de las plu­mas, pe­los cri­nes, cer­das, la­nas o cual­quier ele­men­to del pe­la­je de ani­ma­les ajenos y la re­cep­ta­ción). No obs­tan­te las re­glas se­ña­la­das, en los re­fe­ri­dos ca­sos, se otor­gó a los fis­ca­les la fa­cul­tad de so­li­ci­tar una pe­na in­fe­rior en un gra­do al mí­ni­mo de los se­ña­la­dos por la ley.

3º En los de­li­tos de hur­to, ro­bo y re­cep­ta­ción cons­ti­tu­ye una cir­cuns­tan­cia agra­van­te, el he­cho de que el impu­tado ha­ya ac­tua­do for­man­do par­te de una agru­pa­ción or­ga­ni­za­ción de dos o más per­so­nas des­ti­na­da a co­me­ter di­chos he­chos pu­ni­bles.

4º Se eli­mi­nó la agra­van­te es­pe­cí­fi­ca de ser dos o más los mal­he­cho­res.

5º Se ele­vó las pe­nas pa­ra las re­cep­ta­cio­nes cuan­tio­sas (so­bre las 400 UTM), se de­be im­po­ner el gra­do má­xi­mo de la pe­na o el má­xi­mum de la pe­na que co­rres­pon­da en ca­da ca­so.

6 º So­bre la pro­ce­den­cia de pe­nas sus­ti­tu­ti­vas a las pe­nas pri­va­ti­vas o res­tric­ti­vas de li­ber­tad si una mis­ma sen­ten­cia im­po­ne a la per­so­na dos o más pe­nas pri­va­ti­vas de li­ber­tad, se su­ma­rá su du­ra­ción, y el to­tal que así re­sul­te se con­si­de­ra­rá co­mo la pe­na im­pues­ta a efec­tos de su even­tual sus­ti­tu­ción y pa­ra la apli­ca­ción de la pe­na mix­ta.

7º Las pe­nas sus­ti­tu­ti­vas y las pe­nas mix­tas so­lo se­rán apli­ca­bles a aque­llos con­de­na­dos res­pec­to de quie­nes se to­me la mues­tra bio­ló­gi­ca pa­ra la ob­ten­ción de la hue­lla ge­né­ti­ca, co­mo in­di­ca la ley N° 19.970, pa­ra los de­li­tos pre­vis­tos en los ar­tícu­los 433 (ro­bo con vio­len­cia o in­ti­mi­da­ción agra­va­do); 436 in­ci­so pri­me­ro, (ro­bo con vio­len­cia o in­ti­mi­da­ción) 440 (ro­bo en lu­gar ha­bi­ta­do o des­ti­na­do a la ha­bi­ta­ción) 443 (ro­bo de co­sas que se en­cuen­tren en bie­nes na­cio­na­les de uso pú­bli­co o en si­tio no des­ti­na­do a la ha­bi­ta­ción) y 443 bis (ro­bo con fuer­za de ca­je­ros au­to­má­ti­cos, dis­pen­sa­do­res o con­te­ne­do­res de di­ne­ro, o del di­ne­ro y va­lo­res con­te­ni­dos en ellos) y 448 bis (abi­gea­to) del Có­di­go Pe­nal.

8º Res­pec­to a la re­clu­sión par­cial los de­li­tos de hur­to y ro­bo y de re­cep­ta­ción, no es pro­ce­den­te la apli­ca­ción de es­ta pe­na sus­ti­tu­ti­va si den­tro de los diez o cin­co años an­te­rio­res, se­gún co­rres­pon­da, a la co­mi­sión del nue­vo cri­men o sim­ple de­li­to, le hu­bie­re si­do im­pues­ta al con­de­na­do una re­clu­sión par­cial.

Es­pe­ra­mos que ta­les me­di­das con­tri­bu­yan a dis­mi­nuir la de­lin­cuen­cia, sin em­bar­go, la cri­mi­na­li­dad obe­de­ce a cau­sas pre­vias y di­cen re­la­ción a as­pec­tos edu­ca­cio­na­les, so­cia­les, cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cos, por lo que es­tas no bas­tan pa­ra dis­mi­nuir la de­lin­cuen­cia por cuan­to el juez pe­nal, so­lo in­ter­vie­ne una vez que el de­li­to se co­me­tió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.