La má­qui­na, el sis­te­ma y el al­cal­de elec­to

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

Con al­gu­na di­fi­cul­tad, des­pués de una lar­ga fi­la fren­te al ca­je­ro del ban­co, lo­gré en­tre­gar un che­que a nom­bre mío pa­ra ser co­bra­do. Fir­mas, rut, aho­ra te­lé­fono, to­do en for­ma. El ca­je­ro lo ob­ser­vó con de­ten­ción, uno siem­pre tie­ne la idea que le van a en­con­trar al­gún de­fec­to y con la me­jor de sus son­ri­sas le di­rán, que, “el che­que es­tá mal ex­ten­di­do” y to­do se ter­mi­na­rá ahí, sin em­bar­go, en es­ta oca­sión se dio cur­so. El ca­je­ro me sa­lu­do, “bue­nos días Don Ma­rio”. Res­pon­do el sa­lu­do con una ve­nia. Lue­go me pi­dió que pu­sie­ra el de­do pul­gar de­re­cho en un ojo elec­tró­ni­co. No fun­cio­nó. “Pon­ga el de la otra mano Don Ma­rio”. Tam­po­co. En­ton­ces me aven­tu­ré y le di­je. “Pe­ro si ud. ya sa­be que soy yo”. Me mi­ró com­pa­si­vo y res­pon­dió, “Sí, yo sé que es ud, pe­ro la má­qui­na no”. Hu­bo que ha­cer mu­chas co­sas y fi­nal­men­te can­ce­la­ron el che­que. Me des­pe­dí tran­qui­lo. El ca­je­ro tam­bién. Pe­ro, eso no fue to­do. Me fui, esa mis­ma ma­ña­na a una ofi­ci­na pú­bli­ca en bus­ca de un cer­ti­fi­ca­do. En mi ban­co, no ac­ce­die­ron a un cré­di­to, “por­que ud. es­tá en Di­com co­mo deu­dor pre­vi­sio­nal”. No era cier­to y nun­ca lo ha si­do. Me fui, con mi con­ta­do­ra a la ofi­ci­na en cues­tión pa­ra que cer­ti­fi­ca­ran que to­do es­ta­ba pa­ga­do. Un fun­cio­na­rio, sim­pá­ti­co y so­lí­ci­to nos aten­dió. Se que­jó amar­ga­men­te que él, “la se­ño­ra de San­tia­go tie­ne el compu­tador ma­lo y no me ha po­di­do aten­der, por lo tan­to no voy a po­der cer­ti­fi­car que Ud. no tie­ne deu­da” (sic). Que­dé pa­ra­li­za­do con la res­pues­ta. Mi con­ta­do­ra le mos­tró los documentos pa­ga­dos de la pre­vi­sión. El fun­cio­na­rio res­pon­dió que, “sí, así los veo”. En­ton­ces, “por qué no nos en­tre­ga un cer­ti­fi­ca­do se­ña­lan­do que es­tán pa­ga­dos”. Res­pues­ta: “Por­que esos cer­ti­fi­ca­dos só­lo los en­tre­ga San­tia­go”. ¡Plop! Nos fui­mos al ban­co que exi­gía acla­ra­ción y le mos­tra­mos la pre­vi­sión can­ce­la­da. El fun­cio­na­rio lo le­yó y sen­ten­ció: “No me sir­ven. De­be ve­nir cer­ti­fi­ca­do por el INP”. Hoy es miér­co­les, to­do es­to ocu­rrió la se­ma­na pa­sa­da y es­ta­mos igual.

Pe­ro lo an­te­rior no es to­do. Hay al­go más de­li­ca­do e in­mo­ral. Las tar­je­tas de las ca­de­nas co­mer­cia­les son to­das abu­si­vas y fun­da­men­tan su ne­go­cio en la in­mo­ra­li­dad. Ha­cen y des­ha­cen con la ig­no­ran­cia de to­dos, ri­cos y po­bres. La gen­te an­da de­ses­pe­ra­da por­que la deu­da le ha subido a ci­fras im­pa­ga­bles. Ale­gan por­que le han me­ti­do cuen­tas que ellos nun­ca apro­ba­ron, se­gu­ros y otros cuen­tos pa­ra sa­car­les y sa­car­les pla­ta pa­gan­do in­tere­ses reales que lle­gan al 70% anua­les. Es­to es dra­má­ti­co. ¿Qué ha­cer? Un lla­ma­do a los can­di­da­tos a los con­ce­jos co­mu­na­les, es­pe­cial­men­te los al­cal­des. Ellos es­tán fa­cul­ta­dos pa­ra ini­ciar ac­cio­nes le­ga­les en con­tra de to­dos es­tos abu­sa­do­res que tie­nen en la rui­na ve­ci­nos de su co­mu­na. Si una co­mu­na se une y el al­cal­de tie­ne la in­te­li­gen­cia pa­ra en­ca­be­zar una re­pre­sen­ta­ción de su co­mu­ni­dad, se va a lu­cir, de­fen­de­rá los po­bres e ig­no­ran­tes que, apro­ve­chán­do­se de tal con­di­ción, les me­tie­ron el de­do en la bo­ca y los es­tán ahor­can­do. ¿Có­mo es po­si­ble que una per­so­na dis­po­ne el cie­rre de su cuen­ta en Fa­la­be­lla, Pa­rís, Ri­pley y otras ca­de­nas y no lo ha­cen por­que, “no es­tán au­to­ri­za­dos” o por­que “de­ben con­si­de­rar pri­me­ro si hay otras deu­das”, aun­que les ha­yan can­ce­la­do to­do? Es­ta pe­lea ya vie­ne. Su­pon­go que el al­cal­de que sal­ga elec­to es­ta­rá al fren­te pa­ra ga­nar­la. Ah, y no con­tes­te nun­ca lla­ma­das te­le­fó­ni­cas que no sean de co­no­ci­dos, sino la lle­na­rán de nue­vas in­mo­ra­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.