Con­se­jos con los que po­drás ba­jar de pe­so de for­ma más rá­pi­da

Las gran­des ven­ta­jas de có­mo pue­des en­fo­car es­tos ejer­ci­cios pa­ra ba­jar de pe­so rá­pi­do, es que per­so­nas que par­ten de di­fe­ren­te ni­vel pue­den prac­ti­car­la.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Con es­ta ru­ti­na pa­ra ba­jar de pe­so rá­pi­do, con­se­gui­rás ver re­sul­ta­dos en po­co tiem­po. Es­tá pen­sa­da pa­ra que pue­das no­tar efec­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en tu fi­gu­ra. Ade­más, otra de las gran­des ven­ta­jas de es­ta ru­ti­na de ejer­ci­cios pa­ra ba­jar de pe­so rá­pi­do es que per­so­nas que par­ten de di­fe­ren­te ni­vel pue­den prac­ti­car­la, ya que los ejer­ci­cios bá­si­cos que ex­pon­dre­mos son sen­ci­llos de eje­cu­tar.

No obs­tan­te, es­ta ru­ti­na de ejer­ci­cios pa­ra ba­jar de pe­so rá­pi­do es per­fec­ta­men­te com­bi­na­ble con otro ti­po de en­tre­na­mien­tos, por lo que les re­co­men­da­mos que prue­bes com­bi­nar­la con al­guno de los en­tre­na­mien­tos que te­ne­mos en nues­tra sec­ción.

Pue­des es­co­ger la que me­jor se adap­te a tus po­si­bi­li­da­des, tiem­po y ob­je­ti­vos. Sin más preám­bu­los, va­mos a ex­pli­car pa­ra qué sir­ve y có­mo se rea­li­za la ru­ti­na de ejer­ci­cios pa­ra ba­jar de pe­so rá­pi­do.

Ru­ti­na de ejer­ci­cios pa­ra ba­jar de pe­so: Des­crip­ción Du­ra­ción: 30 días. Días de en­tre­na­mien­to a la se­ma­na: 3.

Des­can­so du­ran­te la se­ma­na: De­be­re­mos des­can­sar un día, mí­ni­mo, en­tre ca­da se­sión.

Re­cu­pe­ra­ción: Sin des­can­so. Ob­je­ti­vo: Per­der pe­so. Ma­te­rial: Nin­guno, es­tá pen­sa­do pa­ra que cual­quier per­so­na pue­da rea­li­zar­la des­de ca­sa sin nin­gún pro­ble­ma.

Ni­vel: Cual­quie­ra, es­tá pen­sa­do pa­ra que pue­da ser el en­tre­na­mien­to de un prin­ci­pian­te o el com­ple­men­to de una ru­ti­na pa­ra de­por­tis­tas más avan­za­dos.

An­tes de em­pe­zar a en­tre­nar, es im­pres­cin­di­ble que ca­len­te­mos ade­cua­da­men­te pa­ra me­jo­rar nues­tro ren­di­mien­to y evi­tar po­si­bles le­sio­nes. Aun­que no se de­ban ha­cer ejer­ci­cios que to­quen di­rec­ta­men­te el tren su­pe­rior, es im­por­tan­te ca­len­tar las ar­ti­cu­la­cio­nes de la mu­ñe­ca, co­do y del man­gui­to ro­ta­dor, ya que in­di­rec­ta­men­te par­ti­ci­pan.

No obs­tan­te, de­be­re­mos ha­cer más hin­ca­pié en ejer­ci­tar los to­bi­llos y las ro­di­llas, pues son las zo­nas que más car­ga de tra­ba­jo acu­mu­lan sin lu­gar a du­das. Ha­bien­do he­cho un ca­len­ta­mien­to ade­cua­do, es­ta­re­mos lis­tos pa­ra em­pe­zar con es­ta ru­ti­na de ejer­ci­cios pa­ra ba­jar de pe­so rá­pi­do.

La gra­sa de la re­gión es­to­ma­cal es, sin du­das, la ra­zón nú­me­ro uno por la cual las per­so­nas con so­bre­pe­so co­mien­zan a bus­car qué cam­bios rea­li­zar en su es­ti­lo de vi­da, ali­men­ta­ción y ru­ti­na de ejer­ci­cios: pa­ra po­der ba­jar la zo­na ab­do­mi­nal.

Y cla­ro que en­ten­de­mos el por­qué: la gra­sa ab­do­mi­nal, apar­te de ser la más mo­les­ta es­té­ti­ca­men­te, tam­bién es la más pe­li­gro­sa pa­ra la bue­na sa­lud de las per­so­nas, ya que pue­de au­men­tar con­si­de­ra­ble­men­te el ries­go de pro­ble­mas car­día­cos.

ejer­ci­cios PA­RA RE­DU­CIR el AB­DO­MEN

Hay opi­nio­nes muy di­ver­sas al res­pec­to: que los ejer­ci­cios car­dio­vas­cu­la­res son lo me­jor, que las pe­sas son me­jo­res, que al­gu­na die­ta in­ten­sa es la que me­jor fun­cio­na. Lo cier­to es que ca­da cuer­po es di­fe­ren­te y lo que a una per­so­na le sir­ve, tal vez a otra no.

Lo pri­me­ro que tie­nes que pen­sar es que los me­jo­res ejer­ci­cios y la me­jor die­ta es la que te sir­va y per­mi­ta te­ner cons­tan­cia. Des­pués de eso, hay cier­tas re­co­men­da­cio­nes e in­for­ma­ción que te pue­de ser muy útil a la ho­ra de am­pliar los ho­ri­zon­tes de las ru­ti­nas de ejer­ci­cios pa­ra ba­jar la zo­na ab­do­mi­nal.

Los ejer­ci­cios ab­do­mi­na­les de­fi­ni­rán los múscu­los de la ba­rri­ga só­lo si an­tes per­de­mos gra­sa ab­do­mi­nal. Por eso, rea­li­zar ejer­ci­cios car­dio­vas­cu­la­res de 3 a 5 ve­ces a la se­ma­na y com­bi­nar­los con ejer­ci­cios co­mo sen­ta­di­llas con pe­sas y ejer­ci­cios con apa­ra­tos de re­sis­ten­cia de 2 a 3 ve­ces a la se­ma­na es una gran re­ce­ta pa­ra per­der la gra­sa del ab­do­men. Lue­go pue­des de­di­car­te a una ru­ti­na re­gu­lar de ejer­ci­cios pa­ra el ab­do­men que te ayu­den a tor­near sus múscu­los.

Por úl­ti­mo, ten en cuen­ta que el ejer­ci­cio de­be com­ple­men­tar­se con la ali­men­ta­ción pa­ra per­der la ba­rri­ga. Pa­ra per­der gra­sa, al­gu­nos es­tu­dios tam­bién de­mues­tran que una die­ta ri­ca en pro­teí­nas ayu­da al dé­fi­cit ca­ló­ri­co. Así, com­bi­na­da con una ru­ti­na de ejer­ci­cios de re­sis­ten­cia y ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos car­dio­vas­cu­la­res se­rá óp­ti­ma y efec­ti­va pa­ra ba­jar la ba­rri­ga.

Ha­cer ejer­ci­cio es uno de los me­jo­res há­bi­tos que po­de­mos te­ner, pues ade­más de quemar gra­sas y per­der pe­so, tam­bién con­tri­bu­ye a nues­tra sa­lud y a me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da. Sa­be­mos que no hay una die­ta mi­la­gro­sa que nos per­mi­ta per­der pe­so por sí so­la y con­ser­var ese pe­so du­ran­te mu­cho tiem­po. Pa­ra lo­grar un pe­so equi­li­bra­do y sano es muy im­por­tan­te com­ple­men­tar la die­ta con, por lo me­nos, 30 mi­nu­tos de ejer­ci­cio dia­rio.

CA­LEN­TA­MIEN­TO

Bus­ca un lu­gar am­plio de tu ca­sa en el que te pue­das mo­ver sin pro­ble­mas y em­pie­za a tro­tar mo­de­ra­da­men­te en un so­lo pun­to co­mo si se tra­ta­ra de una mar­cha. Man­tén tu res­pi­ra­ción con­tro­la­da: de­bes po­ner en mo­vi­mien­to to­do tu cuer­po sin sen­tir fa­ti­ga.

TRO­TE li­ge­ro

Si tie­nes su­fi­cien­te es­pa­cio co­mo pa­ra tro­tar en ca­sa des­pla­zan­do tu cuer­po, en­ton­ces au­men­ta el rit­mo del tro­te an­te­rior y em­pie­za. Si tu es­pa­cio es re­du­ci­do pue­des tro­tar en un so­lo pun­to a un ma­yor rit­mo, pe­ro sin ha­cer mo­vi­mien­tos brus­cos. Mue­ve las pier­nas a ma­yor ve­lo­ci­dad y no ol­vi­des que de­bes res­pi­rar de for­ma pau­sa­da y rít­mi­ca, in­ha­lan­do y ex­ha­lan­do el ai­re de ma­ne­ra na­tu­ral. Es un ejer­ci­cio ideal pa­ra tra­ba­jar los cuá­dri­ceps y me­jo­rar la ca­pa­ci­dad car­dio res­pi­ra­to­ria. De­dí­ca­le 5 mi­nu­tos de tu ru­ti­na.

SAL­TOS CON CUER­DA

Una vez ter­mi­nes con el tro­te li­ge­ro, jun­ta las pier­nas y fle­xio­na un po­co las ro­di­llas. Co­lo­ca los bra­zos a los la­dos del cuer­po co­mo en una po­si­ción pa­ra sal­tar cuer­da y si­mu­la los sal­tos. Si tie­nes una cuer­da pue­des uti­li­zar­la pa­ra fa­ci­li­tar el ejer­ci­cio. Es­te ejer­ci­cio te per­mi­te for­ta­le­cer y to­ni­fi­car las pan­to­rri­llas. Rea­li­za de 20 a 30 sal­tos por ru­ti­na.

SEN­TA­DI­LLAS

Es­te ejer­ci­cio es tan sen­ci­llo co­mo le­van­tar­se de una si­lla y vol­ver­se a sen­tar. Sim­ple­men­te adop­ta una po­si­ción er­gui­da, fle­xio­na las ro­di­llas y las ca­de­ras, co­lo­ca los pies pa­ra­le­los y abier­tos al an­cho de los hom­bros, co­lo­ca tus ma­nos por de­trás de la nu­ca y des­pués em­pie­za a ba­jar y a su­bir. Las ro­di­llas siem­pre for­man una lí­nea rec­ta con los ta­lo­nes, nun­ca es­tán por de­lan­te ya que pue­den da­ñar las ar­ti­cu­la­cio­nes. Con es­te ma­ra­vi­llo­so ejer­ci­cio que­ma­rás gra­sa y to­ni­fi­ca­ras pier­nas, mus­los y glú­teos.

re­cuer­da que si tie­nes com­pli­ca­cio­nes fí­si­cas, de­ja de en­tre­nar y vi­si­ta a tu mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.